0

meneame_share

voltaire Voltaire y la receta mágica contra los chismes

Como todo el mundo intuye, Voltaire era una persona que frecuentaba compañías de alta alcurnia, y como a nadie se le escapa, en dichos círculos las lenguas de muchos tienen veneno y los chismorreos y las críticas por la espalda eran el pan de cada día para los integrantes de dicha clase social.

Es por ello que a Voltaire le sorprendió (valga la redundancia) la sorpresa del Duque de Roquelaure ante las puyas que se escuchaban en las reuniones acerca de las personas que no estaban presentes y le expresó a su amigo su malestar por ello temiendo que él mismo fuera objeto de burlas cuando no se hallaba presente.

0

meneame_share

voltaire El lado creyente de Voltaire

Voltaire, uno de los padres del saber enciclopédico y de la ilustración francesa era, como no puede ser de otra manera ateo, o al menos eso es lo que hacía ver acorde con lo que se esperaba de una figura marcadamente racional como la suya.

Es por eso que tuvo que tirar de inventiva o al menos de ingenio en cierta situación en la que caminaba por la calle con uno de sus más íntimos amigos.

0

meneame_share

Balzac Balzac y la codicia de la herencia

Hoy os vamos a contar una simpática anécdota de Honoré de Balzac que sacó humor en unos duros momentos (que quizá para él no eran tan duros) para dejar una ingeniosa frase que hizo reír a los suyos durante un buen rato.

Resulta que uno de sus tíos, adinerado señor con bastante hacienda, murió a una avanzada edad y tras un agónico proceso que se sabía que iba a acabar en defunción.

0

meneame_share

vargas llosa Vargas Llosa y su puñetazo a García Márquez

Uno de los más sonados “beefs” (como se conoce en el mundo del rap a los enfrentamientos personales entre dos estrellas del género) que se han dado en la literatura fue el que vivieron dos de los grandes de las letras contemporáneas de América Latina como son Vargas Llosa y Gabriel García Márquez.

De hecho, lo que ocurrió dejó atónitos a todos los que lo presenciaron y requirió una explicación posterior que aclaró las cosas aunque no restó un ápice del halo rocambolesco que la historia encierra.