Vicente Espinel y la décima espinela, ciertos mitos y algunas verdades

Vicente Espinel.

Vicente Espinel.

En España y Latinoamérica, Vicente Espinel es referencia obligada en el plano de la música y la declamación popular. No es para menos, la variante que realizó de la décima ha servido para miles de poetas y compositores para transmitir sus sentires más hondos. La fuerza de su aporte radica en la simpleza y la solidez de la idea.

Sin embargo, hay muchos mitos que giran en torno a su figura. Cosas que, de tanto repetirse, se han tenido por ciertas. Aquí se tratarán de dilucidar algunas, y se deja, por supuesto, la puerta abierta para todo aquel que quiera hacer sus aportes.

Preguntas que surgen en torno a Espinel

Analizando la figura de Espinel, es imposible que no surjan estas interrogantes:

¿Fue Espinel el Inventor de la décima?

¿Fue la fórmula de la espinela idea de él?

¿Cuántas espinelas escribió?

¿Por qué su fama?

Trataré de responder estos enigmas.

Las tres cosas que muchos dicen sobre Espinel

Es común escuchar sobre las hazañas poéticas de Vicente Espinel. Suelen ser repetidas entre decimistas y admiradores del poeta. Muchos vociferan:

  1. «¡Espinel es un grande! ¡Él creó la décima!».

Otros gritan:

  1. «¡Espinel es un grande! ¡Él creó la décima espinela!».

Otros más repiten a viva voz:

  1. «¡Escribió miles de décimas! ¡Es el mejor!».

Esas y muchas otras frases puede usted escuchar en tertulias y encuentros de aficionados. También lo repite gente preparada en la materia. No obstante, en lo que compete a estas tres afirmaciones aquí mencionadas —a pesar de parecer las dos primeras idénticas, y las tres verídicas—, dos son históricamente erradas. Y sí, son producto de la repetición, la aceptación de criterios por falta de preparación y la misma imaginería popular.

Aclarando un poco lo que se dice

La primera frase es errada. Espinel no inventó la décima. Esta forma poética existía años atrás, antes de que él siquiera naciese. La tercera frase, también es errada. Espinel no escribió miles de décimas. De hecho, no llegó a cien siquiera. Pero, se preguntarán:

  1. “¿Y quién inventó la décima?”.
  2. “¿Por qué espinela?”.
  3. “¿Cuántas décimas escribió Espinel?”.

Vamos por partes, primero es necesario aclarar términos.

¿Qué es una décima?

En poesía, una «décima», a secas, es una estrofa de 10 versos, octosílabos. Preferible y comúnmente, con rimas variables según el poeta que le hiciese a su gusto y parecer. En ese mismo orden de ideas, hablar de un inventor de la «décima», es muy osado y resulta difícil por la escasez de material de la época al respecto. (Siglos XIV y XV).

Lo cierto es que, estructuralmente, una décima, dentro de sus formas antiguas comunes, está compuesta por dos «quintillas» (estrofas de cinco versos de arte menor con rimas variables). Ejemplo: ababacdcdc, donde los versos 5 y 6, respectivamente, sirven de conectores, tanto de la idea del mensaje que quiere trasmitir el poeta, como de la musicalidad o canto del poema. Esa versificación que se muestra aquí, no es la única existente. Se podría decir que, por cada poeta, un tipo de décima.

La popularidad de la forma poética ideada por espinel, la “espinela”

Lo que ocurrió fue que, con el pasar del tiempo, algunas formas se fueron haciendo más populares que otras, por su musicalidad y entonación. Y, como en el caso de Espinel, a parte de los dos factores antes mencionados, vale destacar el momento histórico que le tocó vivir y los admiradores —muy grandes hombres de letras— que le apadrinaron.

Ahora bien, una «décima espinela» es una variante poética ideada por Vicente Espinel. De allí «espinela». 8 de ellas aparecen publicadas en su libro Diversas rimas. Esta forma poética cuenta con la siguiente estructura de rima abba.accddc. Cada letra es la sílaba final de cada verso, y, por ende, la rima del mismo.

El punto (.) definitivo

Podrán apreciar acá, a parte de la hoy afamada rima lograda por Espinel y no vista antes de su aporte, otro aspecto: luego del cuarto verso, y no es un error de tipografía, hay un punto. Este está colocado totalmente adrede por este servidor y en otrora por el mismo Espinel.

Frase Vicente Espinel.

Frase Vicente Espinel.

Y si bien un punto (.) parece algo simple y no tan rimbombante, añadió a esta forma poética una fuerza y expresividad únicas. De hecho —y necesario es acotar—, si bien resultó sumamente ingenioso por parte del poeta (y ha sido recalcado por estudiosos y grandes hombres de letras de antaño y de ahora), él, Espinel, quizá, no previó el impacto de dicho signo de puntuación en lo futuro.

Algunos otros tipos de décimas

Desde sus inicios, se conocen diversas formas de décimas. Esto, por supuesto, respecto a su rima.  Aunque, hoy en día están casi olvidadas. Entre estas, se pueden nombrar:

  • aabbbcccaa.
  • abbaccddcc.
  • ababaccddc.

Esta última forma es de Espinel, y también aparece en Diversas Rimas.

Espinel y sus dos grandes padrinos

Ahora bien, aclarado el punto, ¿por qué, entre tantos poetas, la variante de Espinel fue la más arraigada y difundida? Bueno, digamos que Espinel nació con buena estrella.

El poeta, aparte de ser talentoso y estudioso, debió su fama y la difusión mundial de su trabajo a otros dos grandes de las letras: Miguel de Cervantes y Saavedra y a Félix Lope de Vega, quienes, al leer sus espinelas en el libro Diversas Rimas, quedaron anonadados ante la expresividad que había tomado la estructura poética con los cambios que ideó Espinel. Tanto así, que le elogiaron a lo sumo en sus publicaciones.

Algo irónico de la vida, y que es bueno acotar, es que Cervantes y Lope de Vega se odiaban, por lo que, se podría decir que estaban unidos por su admiración a Espinel.

Lope de Vega.

Lope de Vega.

El aprecio de Lope de Vega

Dijo Lope de Vega en un terceto:

“Hónrese bien de sus montañas Ronda,

pues hoy su Espino se convierte en palma segura,

que su nombre el Lete esconda”.

El precio de Cervantes

Y Cervantes escribe:

“Del famoso Espinel cosas diría

que exceden al humano entendimiento,

de aquellas ciencias que en su pecho cría

el divino de Febo sacro aliento.

Mas, pues no puede de la lengua mía

decir lo menos de lo más que siento,

no diga más, sino que al cielo aspira,

ore tome la pluma, ora la lira».

Las únicas 10 décimas conocidas de Espinel

Ahora bien, respecto a las décimas que escribió Espinel —las únicas realmente registradas a su nombre—, sólo hay diez.

Las dos dedicadas «A don Gonzalo de Céspedes y Meneses», que dicen así:

  I

“Si puede haber males justos,

éstos, Gonzalo, son tales,

pues de tus trágicos males

sacas generales gustos.

Sepan los pechos robustos,

si en desdichas te embarazas,

que con celestiales trazas,

entre agravios y querellas,

las desdichas atropellas

y las virtudes abrazas”.

II

“En los profundos abismos

de tu desdicha corriente,

¿quién te hizo ser prudente

sino tus trabajos mismos?

Cesaron los parosismos,

haciendo los males cursos;

mas tus trágicos discursos

publicarán tus concetos

en locutorios secretos

y en generales concursos”.

Y las ocho espinelas de Diversas Rimas

Estas llevan el título de «redondillas». Dichos poemas constituyen el número 61 de entre las 86 composiciones o «rimas» que Espinel incluyó en tan importante obra. Son éstas:

I

“No hay bien que del mal me guarde,

temeroso y encogido,

de sinrazón ofendido,

y de ofendido cobarde.

Y aunque mi queja, ya es tarde,

y razón me la defiende,

más en mi daño se enciende,

que voy contra quien me agravia,

como el perro que con rabia

a su mismo dueño ofende”.

 II

“Ya esta suerte, que empeora,

se vio tan en las estrellas,

que formó de mí querellas

de quien yo las formo ahora.

Y es tal la falta, señora,

de este bien, que de pensallo,

confuso y triste me hallo,

que si por vos me preguntan

los que mi daño barruntan,

de pura vergüenza callo”.

III

“Suele decirme la gente,

que en parte sabe mi mal,

que la causa principal

se me ve escrita en la frente.

Y aunque hago del valiente,

luego mi lengua desliza

por lo que dora y matiza,

que lo que el pecho no gasta

ningún disimulo basta

a cubrillo con ceniza”.

IV

“Si me os nombran, o si os nombro

vivo lleno de cuidado,

de ordinario recatado

con la barba sobre el hombro.

Que de mil cosas me asombro,

porque en mi poca ventura

no está mi suerte segura,

que quizá dicen las lenguas,

que ha sido por propias menguas

lo que fue por desventura”.

Miguel de Cervantes.

Miguel de Cervantes.

V

“A vos presentar os quiero

desta verdad por testigo,

que a un declarado enemigo

os tengo por verdadero.

Que aunque desdeñado muero,

ser sin razón desdeñado

no es, por lo que en mí ha faltado

que en todo el discurso nuestro,

tan buen gusto como el vuestro

no pudo ser engañado”.

VI

“Sola esta satisfación

me queda de tantos daños,

que nunca en tan largos años

os enfadó mi razón.

Mas ya para más pasión

podrá ser que lo neguéis,

que cuando queréis podéis,

pero a tan grande delito

resta vivo un sobrescrito,

que de mi letra traéis”.

VII

“Esto da fuerza a mi fe

a que su intento prosiga,

y vuesa merced no diga

desta agua no beberé.

Podrá ser que lo que fue

torne a ser como primero,

que en vuestra clemencia espero,

y no he de desesperar,

que no será justo echar

la soga tras el caldero”.

VIII

“El pensamiento cansado

del importuno dolor

busca el estado mejor

(si en amor hay buen estado).

Que a un pecho tan lastimado

ni la gloria le alimenta,

ni la pena le atormenta,

que elevada la memoria,

ni siente pena, ni gloria,

ni el bien, ni el mal le sustenta”.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.