Lope de Vega. 455 años de su nacimiento. 20 frases y algunos versos

Félix Lope de Vega (1562-1635) fue uno de los más importantes poetas y dramaturgos del Siglo de Oro español. Se acaban de cumplir 455 años de su nacimiento y siempre merece la pena recordarlo pero, sobre todo, leerlo.

Sus obras son incontables. Varios centenares de comedias, unos 3.000 sonetos y tres novelas o nueve epopeyas, entre otras. Fuenteovejuna, Peribáñez y el comendador de Ocaña, El caballero de Olmedo, La dama boba, El castigo sin venganza, El perro del hortelanopor mencionar algunas, serían las más destacadas y representadas.

Lope era de una familia humilde, pero su vida estuvo llena de extremos y pasiones. Las que más vivió fueron la escritura y las mujeres. Se casó dos veces y tuvo seis amantes reconocidas con las cuales engendró catorce hijos. Murió en 1635 con 73 años y fue enterrado con todo el boato y la fama de los más grandes. Pero desde luego su herencia en arte es inmortal. Vive de nuevo cada vez que la leemos.

Frases

  • El querer no es elección porque ha de ser accidente.
  • Cuando se alteran los pueblos agraviados, y resuelven, nunca sin sangre o sin venganza vuelven.
  • No sé yo que haya en el mundo palabras tan eficaces ni oradores tan elocuentes como las lágrimas.
  • Los celos son hijos del amor, mas son bastardos, te confieso.
  • No quiso la lengua castellana que de casado a cansado hubiese más de una letra de diferencia.
  • La raíz de todas las pasiones es el amor. De él nace la tristeza, el gozo, la alegría y la desesperación.
  • Que más mata esperar el bien que tarda
    que padecer el mal que ya se tiene.
  • Forzoso es hablarle al vulgo en necio para darle gusto.
  • No hay en el mundo palabras tan eficaces ni oradores tan elocuentes como las lágrimas.
  • Que de una mujer que es buena mil cosas buenas se aprenden.
  • ¡Dios me libre de enemistades de amigos!
  • Donde hay amor no hay señor, que todo lo iguala el amor.
  • Con viento mi esperanza navegaba;
    perdonóla la mar, matóla el puerto.
  • La poesía es pintura de los oídos, como la pintura poesía de los ojos.
  • Lo que cuenta no es mañana, sino hoy. Hoy estamos aquí, mañana tal vez, nos hayamos marchado.
  • Que no hay, para olvidar amor, remedio
    como otro nuevo amor, o tierra en medio.
  • El vino, mientras más se envejece, más calor tiene: al contrario de nuestra naturaleza, que mientras más vive, más se va enfriando.
  • Pero la vida es corta: viviendo, todo falta; muriendo, todo sobra.
  • No hay placer que no tenga por límites el dolor; que con ser el día la cosa más hermosa y agradable tiene por fin la noche.
  • No sé la razón de la sinrazón que a mi razón aqueja.

Versos

Versos de amor, conceptos esparcidos,
engendrados del alma en mis cuidados,
partos de mis sentidos abrasados,
con más dolor que libertad nacidos;

expósitos al mundo, en que perdidos,
tan rotos anduvistes y trocados,
que sólo donde fuistes engendrados
fuérades por la sangre conocidos;

[…]

 

***

A mis soledades voy,

A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.

No sé qué tiene el aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo,
no puedo venir más lejos.

[…]

  • De su poesía religiosa no nos podemos olvidar de estos:

A Cristo en la cruz

¿Quién es aquel Caballero
herido por tantas partes,
que está de expirar tan cerca,
y no le socorre nadie?

«Jesús Nazareno» dice
aquel rétulo notable.
¡Ay Dios, que tan dulce nombre
no promete muerte infame!

[…]

***

¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?

¿Qué tengo yo, que mi amistad procuras?
¿Qué interés se te sigue, Jesús mío,
que a mi puerta, cubierto de rocío,
pasas las noches del invierno escuras?

  • Y posiblemente el soneto de amor más hermoso de la literatura en español:

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

  • Y este, el más famoso:

Un soneto me manda hacer Violante
que en mi vida me he visto en tanto aprieto;
catorce versos dicen que es soneto;
burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante,
y estoy a la mitad de otro cuarteto;
mas si me veo en el primer terceto,
no hay cosa en los cuartetos que me espante.

Por el primer terceto voy entrando,
y parece que entré con pie derecho,
pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo, y aun sospecho
que voy los trece versos acabando;
contad si son catorce, y está hecho.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.