Poetas de hoy día (I)

poesia

Aunque soy de la poesía de antes; aunque prefiero perderme en unos versos del gran Neruda o de mi “adorado” Bécquer, no dejo de reconocer que actualmente hay poetas que me dejan con un “ay” en el pecho; con un suspiro suspendido en el aire que me hace pensar que la poesía, la poesía de verdad, la auténtica, aún por suerte, no ha muerto.

Voy a empezar dando nombres y mencionando de cada uno de ellos algunas poesías que me transportan, que me erizan la piel, que me llegan, que me lo dicen todo y a la vez no dicen nada…

Seguramente algunos nombres os suenen, otros no tanto, y otros, los habrás escuchado de pasada. Quizás a partir de este instante, tú también empieces a perderte en sus letras.

Luna Miguel

Luna-Miguel

Luna Miguel, de las poetas más jóvenes que sigo, nació en 1990 en Madrid. Trabaja en periodismo y edición. Es autora de los libros de poemas “Estar enfermo” (2010), “Poetry is not dead” (2010), “Pensamientos estériles” (2011) y “La tumba del marinero” (2013), entre otros.

www.lunamiguel.com

Os dejo con un poema que me emociona, de su último libro “Los estómagos”:

Definición del vientre

Todo está entre el pecho y la vagina. Todo lo importante

está y seguirá estando aunque quizá las nubes se hayan ido

y sólo quede hierba, muchísima hierba, escondida bajo la alfombra.

La mascota soy yo. La mascota se saca de paseo a sí misma

en un acto de tranquila rebeldía. La mascota no conoce el verano.

La mascota se come a sí misma en un acto de amor. La mascota

tiene órganos y todos se encuentran entre el pecho y la vagina.

De qué manera podríamos definir el vientre. De qué manera

la caja torácica esconde otra materia gris. El estómago

está entre el pecho y la vagina. Más lejos o más cerca que los nervios.

Más lejos o más cerca que el amor de la mascota.

Todo se alinea y queda hierba. Mucha. Muchísima hierba.

Luis Sevilla

la casa en penumbras

Luis Sevilla aún no tiene ningún libro en el mercado, sinceramente no sé porqué. Es de los mejores poetas actuales que he leído. Tiene técnica, tiene belleza en sus letras, tiene melancolía… Es bloguero, de los de antes, de los que escribía casi a diario porque escribir era su vida. No dejes de visitarlo aquí: http://lacasaenpenumbras.blogspot.com.es/

Yo mientras os dejo con un pequeño avance: El poema 3 de su “Hermosos amantes rotos”:

Está cayendo un pequeño diluvio,

Hace días que no sé nada de ti

Aunque bien pensado puede que hayan pasado semanas.

Siempre se pierde la noción del tiempo

Cuando algo se tiene presente.

Se oye la lluvia

Y sale humo de un café reciente.

Esta mañana es demasiado oscura

Y tú estás demasiado clara.

Tu boca aún pintada de rojo,

Tu vestido azul por encima de la rodilla.

Tus tacones negros que nunca te quito.

No estás aquí pero aún me lees uno de esos poemas insignificantes

Que siempre lo son cuando estás desnuda en la cama

Y no hay razón alguna para escribir un poema.

Sólo oírte

Como una luz fundiéndose tras los ojos que se cierran alrededor de tu boca.

Pienso en esta oficina donde se esparcen los papeles

Y todo parece ordenado,

En que ojalá se pudieran arrancar algunas cosas

Como cuando la ropa

O la sequedad de una carretera inundada de agua.

Puede que estemos enfermos buscándonos sin movernos, pienso

Mientras un sorbo de café

Y el teléfono suena y me pierdo,

Aunque no para siempre

Dentro del trabajo gris que me lleva lejos de donde quiera que estés en mí.

Ana Patricia Moya

ana-patricia-moya-bocaditos-realidad-L-PLGjgU

Nacida en Córdoba en el año 1982 estudió Relaciones Laborales y es Licenciada en Humanidades. Yo la defino como una “todoterreno”, ya que ha trabajado como arqueóloga, bibliotecaria, joyera, profesora de clases particulares, gestora documental,… No para de estudiar y de intentar buscarse la vida como el resto de los motales. Es directora, coordinadora y editora de la Editorial Groenlandia (proyecto cultural sin ánimo de lucro y especializado en publicaciones digitales). Os dejo con uno de sus poemas:

Poema de “Bocaditos de Realidad”

Así os veo, queridas mujeres trabajadoras,
simplemente por tener un coño entre las piernas:
limpiando la mierda que dejan los demás,
cobrando la mitad de lo que cobra un hombre,
soportando la justicia de raíces machistas,
ocultando vuestros méritos detrás de sus espaldas.

Y, con cierto pavor, tiemblo al pensar
que como vuestro presente será mi posible futuro.

De momento me quedo con ellos… En próximos artículos, vendrán mucho más: muchos más que merecen ser leídos, muchos más que merecen ser publicados una y otra vez, muchos más que no deberían de dejar de escribir nunca… ¡Gracias por todas y cada una de vuestras letras!


2 comentarios

  1.   Misael Bueso Gómez dijo

    Para Carmen Guillén
    Gracias por esa selección de buenos poetas y la publicación de sus magníficas creaciones;
    por mucho, es usted en sí misma, un bellísimo poema. Saludos afectuosos a la distancia.

    Misael Bueso Gómez
    desde Valle de ángeles, Honduras, C.A.

  2.   juan dijo

    Exceptuando a Luna Miguel, que vende su show como poesía, es una buena selección de poetas.

Escribe un comentario