5 Libros perdidos que jamás podremos leer

5 libros que jamás podremos leer

¿Verdad que tenemos infinidad de libros que podríamos leer cientos de veces? Es imposible que nos de la vida para leer todos los libros que existen, sin embargo, es también casi imposible no pararse a pensar en cuáles son esos 5 libros perdidos que jamás podremos leer… Sí, existen, o al menos existían… Y no, no es como el cementerio de los libros olvidados que nos contaba Carlos Ruíz Zafón en su gran libro “La sombra del viento”. Se trata de libros que por desgracia fueron quemados o extraviados… Vamos a ver una selección de ellos.

Los libros perdidos de la Biblia

La Biblia actual es un convenio canónico que se acordó entre la jerarquía eclesiástica durante el Concilio de Trento (1545-1563) para unir Antiguo y Nuevo Testamento. Sin embargo,  en ellos,  no se reúne todo lo que existió de la Biblia. Se reconoce que al menos existieron 20 libros más, llamados apócrifos (algunos textos pudieron ser rescatados pero no la gran mayoría) que se perdieron. Se conoce también que al menos uno de ellos llevaba como título “El libro de las batallas de Yahvé”.

El porqué estos apócrifos no han sido considerados como parte de la Biblia está en las siguientes explicaciones:

  1. Rechazo de Jesús y los apóstoles.
  2. Rechazo por parte de la Comunidad Judía.
  3. Rechazo por gran parte de la Iglesia Católica.
  4. Transmiten falsas enseñanzas.
  5. No son proféticos.

La Primera Guerra Mundial de Ernest Hemingway

5 libros que jamás podremos leer- Ernest Hemingway

Ernest Hemingway fue conductor de una ambulancia italiana durante la Primera Guerra Mundial. También participó en la Guerra Civil Española y en los inicios de la Segunda Guerra Mundial. Todo esto le llevo a escribir una serie de relatos a los que posteriormente bautizó con el título “La Primera Guerra Mundial”.

¿Qué ocurrió con estos escritos? La primera de sus cuatro esposas colocó dichos escritos en una maleta para viajar desde Paris a Lausanne (Suiza), para encontrarse con el propio Hemingway. Cuando esta llegó y fue en busca de la maleta, se percató de que esta no estaba donde la dejó… Todo hace sospechar que dicha maleta fue robada. Este acontecimiento derivó en el final del matrimonio. Hemingway nunca pudo dejar de reprocharle a la que había sido por entonces su esposa aquel desgraciado suceso.

Podría pensarse que Hemingway trató de recopilar de nuevo aquellas notas escritas y perdidas, pero no lo hizo. Siguió escribiendo nuevos relatos y todo eso le convirtió en el reconocido autor que estudiamos hoy.

Memorias, de Lord Byron

5 libros - lord Byron

Lord Byron tuvo cuanto menos una vida bastante polémica: posiblemente tuvo una hija con su medio-hermana, pudo ser el amante de muchas aristócratas británicas de su época y fue a luchar por la independencia de Grecia… Quizás anotó gran parte de estos recuerdos en un manuscrito que los abogados de su viuda quemaron una vez el escritor había fallecido. Según un crítico literario,  dichos relatos “encajaban solo en un burdel y hubiesen condenado a Lord Byron a la eterna infamia”. 

De lo que tenemos ninguna duda es que dichas memorias, dicha biografía, habría sido todo un best-seller.

Poema “Margites” de Homero

Como todos sabemos, Homero fue el creador de grandes obras como “La Ilíada” y “La Odisea”, sin embargo se cree, que antes de la creación de estas geniales obras, escribió un poema llamado “Margites”, escrito alrededor del año 700 a. C.

Dicho poema se perdió, pero según el propio Aristóteles en su Poética, manifestó que Homero con el poema “Margites” marcó una línea en las comedias, como lo hizo con la Ilíada y la Odisea en las tragedias.

Toda una pérdida de incalculable valor literario, sin duda.

El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson

Se dice, se cuenta, se rumoreó en su día, que bajo los efectos de la cocaína o alguna droga parecida, Robert Lois Stevenson, escribió 30.000 palabras de una obra en tan sólo 3 días, pero no la versión que se conoce hoy día sobre “El extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde”, sino una mucho más locuaz y delirante, donde el escritor bajo el efecto de la droga mezcló letras, horror y fantasía. Dicha versión literaria nunca vio la luz. La causante de esto fue la propia mujer del autor que le sugirió una versión del libro algo más moralista y menos “alocada”.

Stevenson no tuvo más remedio que echar al fuego de una chimenea dicho manuscrito y reescribir dicho libro como es el que se conoce actualmente.

 


Escribe un comentario