Todo lo que sucedió con Miranda Huff

Todo lo que sucedió con Miranda Huff.

Todo lo que sucedió con Miranda Huff.

Todo lo que sucedió con Miranda Huff (2019) es la tercera entrega del novel escritor de origen español, Javier Castillo. Desde que se lanzó al mercado literario la obra, tal y como ocurrió con sus dos primeros títulos, El día que se perdió la cordura (2014) y El día que se perdió el amor (2018), ha sido todo un éxito mundial.

En efecto, este thriller psicológico ha enganchado a más de un lector. Todo gracias a una narración con sorpresivos cambios de trama y una perfecta mezcla entre suspenso y amor. Se trata de la historia de una pareja, los Huff, quienes en un momento difícil de la relación deciden hacer un pequeño viaje de retiro. Pero algo está mal, Miranda Huff ha desaparecido y todo indica que no está viva.

Sobre el autor, Javier Castillo

Javier Castillo nació en Málaga, España, en 1987. Desde muy joven mostró interés en la literatura, sintiendo gran inclinación por las novelas negras. Ha declarado en varias ocasiones tener gran afición por Agatha Christie. A la edad de 14 años, Castillo escribió su primer relato inspirado en la obra de esta famosa escritora del género policiaco.

Antes de debutar en el mundo literario, Javier Castillo cursó estudios empresariales y realizó un máster en gestión. Posteriormente, ocupó puestos de trabajo como asesor financiero y consultor corporativo. No obstante, jamás abandonó la pasión por la escritura.

Sueños hechos realidad

En 2014 Castillo publicó su primera novela, El día que se perdió la cordura, a través de la aplicación Kindle Direct Publishing. Por más de un año este libro se mantuvo como el número uno en las listas de ventas en Amazon, batiendo records en el formato digital. Luego, en 2016 la editorial Suma de Letras realizó la publicación física de esta y todas sus otras obras venideras hasta la actualidad:

  • El día que se perdió la cordura (2016).
  • El día que se perdió el amor (2018).
  • Todo lo que sucedió con Miranda Huff (2019).
  • La chica de nieve (2020).

Acerca de la trama

Un par de viajes en el tiempo

Todo lo que sucedió con Miranda Huff es una novela que entrelaza distintas líneas temporales. Se narra en primera persona, desde la perspectiva de diferentes personajes, en especial la de los principales:

  • Ryan.
  • Miranda.
  • James Black.

La historia de Black se remonta a 1975, cuando él apenas era un estudiante becado en la Universidad de California. Ahí conoce a Jeff, su compañero de cuarto y a su profesora Paula Hicks, una viuda. Ella, más tarde, se convertiría en su amante.

Asimismo, algunos capítulos permitirán al lector ir al pasado de los protagonistas, Miran y Ryan, para conocer un poco sobre su vida personal. Allí se podrá saber sobre las distintas versiones de cómo se enamoraron, sus vivencias en la universidad y, en general, de cómo su relación fue evolucionando desde entonces.

Javier Castillo.

Javier Castillo.

Resumen Todo lo que sucedió con Miranda Huff

Un comienzo ansioso

El suspenso de esta novela se marca desde las primeras páginas. En el prólogo, tenemos a un Ryan Huff consternado por la desaparición de su esposa, Miranda. Él estaba en casa, sin dormir y sin poder dejar de pensar en su situación y en lo que había vivido la noche anterior.

Afuera, alguien está tocando insistentemente la puerta, Ryan cree que puede ser su esposa, pero, cuando decide ir a ver quién es, solo se trata de la inspectora. Son malas noticias: apareció el cadáver de una mujer muy cerca de donde había desaparecido Miranda. Hay que identificar el cuerpo.

Problemas en el paraíso

Ryan y Miranda son una joven pareja de Los Ángeles que decide casarse. Están juntos desde la universidad, donde los dos cursaban estudios cinematográficos. Ambos son guionistas. Durante el primer año de matrimonio, el trabajo de Ryan es nominado a unos premios importantes, por lo cual, la pareja asiste a una gran cantidad de eventos y fiestas donde se codean con personajes importantes de la industria.

Ante los ojos del público, parecen una pareja perfecta. Pero, después de dos años de matrimonio, empiezan los problemas en casa. A duras penas pueden pagar la hipoteca de su inmensa propiedad. Tras su éxito, Ryan se enfocó en disfrutar de su fama fugaz y su productividad se esfumó. Eso, sin contar que la idea original de ese guion galardonado le perteneció, realmente, a Miranda.

Punto de quiebre

La cosa se estaba poniendo grave entre los Huff. Es entonces cuando deciden ir a una terapia de pareja. Por recomendación de su consejero matrimonial, organizan todo para irse de viaje el fin de semana a una cabaña en Hidden Springs.

Después de tener todo listo y haber terminado sus deberes, se supone que tendrían que irse juntos a la cabaña. Pero, una llamada de Miranda a Ryan, quien en ese momento se encontraba reunido con James Black, su mentor y buen amigo, lo cambió todo. Cada quien se iría por su cuenta.

Viejas amistades

Ryan conoció al famoso James Black el primer día de clases en la Universidad de California, en 1996. Él era un reconocido guionista y director de cine retirado. Cuando Ryan se graduó, su amistad permaneció fuera del campus. Más que un amigo, Black era su mayor confidente y fiel consejero en cosas del amor. Pero él ocultaba muchos secretos.

A pesar de tener todo el dinero del mundo por su exitosa carrera en Hollywood, James Black era un hombre sencillo. Conducía el mismo auto de siempre, vivía en una casa humilde y se sentaba a comer en el Steak, un restaurante cutre de Los Ángeles.

La cabaña

Después de varias horas conduciendo, Ryan al fin llegó a la cabaña en Hidden Springs, y notó que afuera estaba el auto de su esposa. La puerta del lugar estaba abierta, y, al entrar, su mujer no estaba. Sin embargo, hay dos copas de vino en la cocina a medio tomar, el baño está lleno de sangre y la cama del dormitorio está deshecha. Obviamente, algo malo ha pasado, y Ryan solo piensa en llamar a las autoridades.

Revelaciones del pasado y del futuro

Las autoridades llegan e indiscutiblemente el primer sospechoso era el señor Huff, pero no hay pruebas contundentes en su contra y lo dejan ir. De vuelta a Los Ángeles, Ryan pasó por casa de Black, pues su secretaria, Mandy, se había comunicado horas antes con él: algo terrible le pasaba a James.

Al llegar, Ryan encontró a su amigo en el piso del sótano en estado de shock. Tal parece que la versión original de su obra maestra, La gran vida de ayer, había desaparecido. Una película amateur que grabó en sus años de estudiante y que Miranda y Ryan estuvieron a punto de ver escondidos una tarde en la universidad. Pero, Black, que para entonces era profesor, los encontró y los detuvo a tiempo.

Esto se pudo gracias a Jeff, el encargado de esa pequeña sala de proyección y antiguo amigo de Black, quien, por su aspecto, parecía haber sufrido un terrible accidente. Ryan se despide de Mandy esa noche para ir a casa y esta le confiesa que está embarazada de él.

Traiciones

Ryan, en realidad, no era tan buen tipo, tenía un problema con el alcohol. Además de acostarse con Mandy, engañó a Miranda muchas veces con Jennifer, una prostituta de un bar que solía frecuentar. El cadáver que encontraron en el bosque el día después de la desaparición de Miranda, era, en realidad, el de la amante del bar.

Frase de Javier Castillo.

Frase de Javier Castillo.

Ryan reconoció perfectamente a Jennifer en la bolsa forense, pero no dijo nada al respecto. Sus características físicas y su edad coincidían con el perfil de Miranda, pero, en definitiva, no era su esposa. Lo que él no sabía es que más tarde la policía encontraría videos de seguridad del bar donde salen juntos.

La verdad sobre La gran vida de ayer

El reparto original de la película de James Black estaba conformado por Jeff, Paula y sus hijos —Anne y Jeremie—, además de su propia persona. La idea del film era grabar los diferentes tipos de amor: el pasional, el incondicional, el prohibido, entre otros. Pero, la ambición de James por hacer cine real lo llevó al borde de la locura ese verano.

Siendo la protagonista Paula, su personaje —Gabrielle— tenía más escenas. Mientras grababan, Jeff se encargaba de cuidar a sus hijos, y estos crearon afecto hacia él. De ahí nació una relación entre Paula y Jeff. James se dio cuenta y los confrontó, pero no dijo nada para entonces.

Una terrible venganza

El final de la película terminaba con un desastroso accidente, en el que Paula moría. Se supone que conduciría hasta caer por un barranco en Hidden Springs, pero frenaría a tiempo para salir y luego empujarían el auto. No obstante, James Black cortó los cables del freno. Cuando Jeff se dio cuenta, trató de interponerse en el camino, pero ya era muy tarde, terminó atropellado.

James, en vez de ayudarlos, solo se preocupó en filmarlo todo. Paula dio sus últimos respiros frente a la cámara. Jeff, después de una larga rehabilitación, logró sobrevivir. Fue él quien cuidó por el resto de su vida como un papá a Anne y Jeremie. Con el tiempo, estos crecieron y buscaron la forma de hacer justicia.

Un plan maestro

Miranda estaba harta de Ryan, cuando se emborrachaba, lo cual hacía constantemente, la maltrataba y la humillaba. Ella no era ninguna tonta, sabía que Mandy estaba embaraza de él y que, aparte, la engañaba con otras mujeres. Una noche, los hermanos Anne y Jeremie la ayudaron a entrar en razón, y ella, con su mente prodigiosa, armó un plan perfecto para desenmascarar a Black y deshacerse de su esposo.

Su consejero matrimonial, el Dr. Morgan, era, en verdad, Jeremie. La cabaña en Hidden Springs la alquilaron con la tarjeta de Ryan y usaron su teléfono la noche anterior en la zona para ubicarlo en el lugar. Eligieron esa ubicación con el fin de que la investigación llevara al descubrimiento del cadáver de Paula Hicks —así fue—. En una de tantas visitas a Black, Miranda aprovechó para robar las cintas de La gran vida de ayer que eran la prueba principal.

La estocada final fue asesinar a Jennifer, la prostituta con quien Ryan se acostaba. Su sangre era la que estaba derramada en el piso del baño en la cabaña. Cuando Miranda apareció tres días después, toda llena de barro y heridas, inculpó a su esposo de haber matado a esa chica y de querer hacerle lo mismo a ella.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.