Charlando con Jo Nesbø en Barcelona. Kosmópolis, _La sed_, Harry Hole y mucho más

Fotografía de fondo: ©Thron Ullberg

Pues sí. Estuvimos (yo en espíritu pero con igual ilusión) con Jo Nesbø este pasado sábado en Barcelona. Con motivo de su visita a Kosmópolis, el escritor noruego también participó en un encuentro con sus lectores que organizó mediante un concurso la página de la editorial que publica sus libros en España.

Mi mayor agradecimiento a Isabel de la Mora, que con su crónica y junto a Hilda Pérez y Araceli Ferrer, colegas de Enganchados a Jo Nesbø, han hecho posible este artículo. Desgrano lo que Nesbø contó en el tono más distendido y cercano de lector/escritor. Y acabo con una breve reseña de La sed que, como anticipé, me ha durado dos días literalmente. Con esto remato un final de mes muy Nesbø. Por cierto, feliz cumpleaños para hoy, maestro. Que sean otros 57 por lo menos.

Kosmópolis

El sábado 25 Jo Nesbø estaba invitado en Kosmópolis para una conferencia junto a Marc Pastor. Con el escritor catalán estuvo charlando y respondiendo preguntas. La serie de televisión Occupied, una distopía, de la que es cabeza pensante, fue uno de los temas con referencia a la literatura del cambio climático. Pero Nesbø explicó que esta serie iba por los derroteros de recrear el temor de un país pequeño (Noruega) a ser invadido por un enemigo más fuerte (Rusia). Una situación que no puede entenderse sin saber del pasado noruego.

También hablaron sobre La sed desde un punto de vista entre escritores dedicados al mismo género. Pastor, como criminólogo, echó mano de estadísticas criminales comparando Noruega (cinco millones de habitantes) con Cataluña (con siete). Y comprobaron que Cataluña, año a año, superaba con creces el número de crímenes que en el país nórdico. Nesbo bromeó con que así se salía mejor en la foto de esas estadísticas.

Fotografías de @kosmopolisCCCB y @JLEspina. Vía Twitter.

Con sus lectores

Pero antes de la conferencia Nesbø estuvo en un encuentro mucho más informal con un par de afortunadas lectoras que pudieron preguntarle varias cosas. Esto fue lo que les contó.

Harry Hole, otros personajes, crítica política y a los medios de comunicación

Los pensamientos y posiciones más personales de Nesbø se han visto cada vez más en sus novelas. En La sed en particular por ejemplo hay una gran crítica a la forma de trabajar de los medios. El sensacionalismo y el todo vale aparecen bien reflejados. Aquí es en el personaje de una periodista que no duda en arriesgarse a cualquier cosa por conseguir la bomba informativa sobre el espeluznante caso que se investiga.

La corrupción política es otro de sus temas recurrentes que ya está en títulos anteriores de la serie Harry Hole. La personaliza magistralmente uno de esos personajes sin escrúpulos y ambiciosos sin límites que producen tanto rechazo como admiración. El jefe de policía Mikael Bellman es insuperable en su creación y vuelve a mostrar sin piedad lo que se puede llegar a hacer por alcanzar el poder.

Sobre Harry Hole lo que apreciamos en su mayor grado aquí es su difícil equilibrio entre el deber moral que siente hacia su familia y el deber social hacia su trabajo. Además, como en Policía, sigue sintiéndose feliz y eso para alguien como Hole es complicado de asumir y llevar. Nesbø recalcó que la felicidad lo asusta y constantemente tiene dudas sobre cómo conservarla o cuánto le va a durar. O, como se conoce bien, cuánto va a tardar él en estropearla para que no se la estropeen. Y esta vez lo comprueba de manera muy directa.

Le preguntaron también sobre otro personaje al que los lectores echamos de menos, Søs Hole, la hermana de Harry. Nesbø contestó que Søs tiene tanta carga emocional que le quitaba espacio a Harry, en el sentido de que sería demasiada para ambos. Y decidió apartarla en los últimos libros.

También habló de cómo a veces no puede “controlar” la evolución de personajes. Así contó el caso de uno de los más interesantes que ha creado, Truls Berntsen, la gris y rastrera cruz de la moneda que son él y Mikael Bellman. Su caída en picado a los infiernos durante los últimos títulos solo podía implicar una redención. Y Nesbø confesó abiertamente que no había previsto ese giro pero ahí estaba.

Fotografía cortesía de Isabel de la Mora. Muchísimas gracias por la crónica.

Macbeth y El muñeco de nieve

La versión de Macbeth para la iniciativa Hogarth Shakespeare por lo visto tiene ya 500 páginas que no ha rematado aún. Está prevista para 2018. Es una versión muy libre de la obra de Shakespeare. Nesbø pone a los personajes principales en una ciudad europea en la peor época de los años 70. Y no hay ni príncipes ni reyes, sino un SWAT y un policía arribista que luchan por el puesto del comisario de policía que está a punto de jubilarse.

Sobre El muñeco de nieve no lo notaron muy entusiasmado. Dijo que no había participado en el guion ni en la elección de actores. No había visto nada de la película (aunque tiene un cameo). Y cuando le dijeron que no veían mucho a Michael Fassbender como Harry Hole, él se rio en un gesto cómplice y dijo que, por lo que sabía, no esperásemos que la película se pareciera al libro. Y volviendo a Shakespeare comentó que ya que a él no le han respetado mucho su obra, pues ha hecho lo mismo con la del bardo inglés aunque, claro, salvando las distancias. En fin, ya lo veremos en octubre.

Su método de trabajo

Que consiste en escribir unos 5 o 6 páginas con una pequeña sinopsis y 6 meses para la investigación, documentación, estructura y todo claro (principio y final). Cuando realmente se pone con el primer capítulo ya tiene la trama e incluso algunos pequeños diálogos. Este recurso lo utiliza para llevar a los personajes hacia donde él quiere.

Lo más importante: que el primer capítulo salga redondo porque así en el segundo puede equivocarse. Y echando la vista atrás recordó los fallos que tenía sobre todo de racord cuando apenas le revisaban las obras. Ahora, con 5 editores, las cosas han cambiado mucho.

La sed

Me limitaré a mi impresión: otra novela redonda y brillante. Situaciones equívocas, subtramas, conclusión que no concluye, sustos importantes y hechos inesperados o sorprendentes, y escenas macabras marca de la casa. En El leopardo teníamos la espeluznante manzana de Leopoldo, aquí, una escalofriante dentadura de hierro. Así que sangre por doquier. Pero también, quizás para compensar lo de Macbeth, hay un homenaje a Shakespeare en la figura de Otelo, ya que los celos tienen un importante papel en esta nueva historia.  Y una frase final que… En fin, que habrá más Harry. De momento.

En fin, otra genialidad del maestro de Oslo. “Te necesitamos, Harry”, le dice su más denodado enemigo en una ocasión. Y si él lo necesita, nosotros aún más. Para seguir disfrutando con el lingotazo Hole. Sus resacas literarias son absolutamente memorables. Yo desde luego no me canso de ellas.

Y como última primicia: es posible que Nesbø esté en la Feria del Libro en Madrid el año que viene. Ya era hora de su regreso por la meseta central. Desde hoy tengo ya los brazos abiertos.

Compra los mejores libros
Descubre los libros más vendidos en Amazon. No sabemos si son los mejores pero sí los que más gente compra.
Los libros más vendidos en Amazon

2 comentarios

  1.   Isabel dijo

    Estupendo Mariola.
    Sólo me olvidé de escribir en la crónica la especial relación q tiene con “Petirrojo”; para nosotros nuestro primer Nesbø, para él un homenaje a su padre.

    1. Sí, pero no te preocupes. A mí también se me pasó. Y me dejé también lo que comentasteis sobre Headhunters. Pero vamos, está todo lo más importante.
      Muchísimas gracias otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *