Fernando de Rojas: el autor de leyes

Fernando de Rojas

Fernando de Rojas (c. 1470-1541) es conocido por ser el autor de La Celestina (1499), clásico universal de la literatura española. Sin embargo, su autoría ha sido muy cuestionada y se ha valorado la posibilidad de que esta obra pudiera ser considerada anónima. Si bien han existido muchas dudas sobre la vida de este autor y sobre quién escribió sobre los amores de Calisto y Melibea, ha quedado patente que Rojas sí es el verdadero creador de La Celestina.

Sin embargo, ha sido imposible atribuirle más trabajos literarios más allá de este. El valor de La Celestina ha resultado ser más que suficiente para incluir al jurista Fernando de Rojas en la lista de los escritores más importantes de la literatura española. Y aquí te contamos un poquito más sobre este autor.

Fernando de Rojas: contexto y vida

Discusión sobre el origen judío del autor

Se piensa que Fernando de Rojas tendría orígenes judíos. Se le da bastante veracidad a esta hipótesis, aunque tampoco es la única. Igualmente, Rojas se encontraría muy alejado de sus últimos parientes judíos. Y es que el autor alcanzó unas cotas de poder en el servicio público imposibles para una persona de familia conversa reciente. Entonces se estima que pudo ser judío de cuarta generación.

En 1492 se ordenó la expulsión de los judíos de España por los Reyes Católicos. Muchas familias fueron obligadas a convertirse a la fe cristiana, pero a pesar de que lo hicieran hubo bastantes personas acusadas de judaizar, o de ser criptojudios, y practicar la religión judía en el interior de sus hogares. Sobre la familia de Fernando de Rojas también pesó esta sospecha. Aunque también hay otra versión que dice que su progenitor era un hidalgo de nombre García González Ponce de Rojas. De hecho, existen peticiones de la familia para demostrar su hidalguía.

Muchas otras gentes fueron perseguidas por los propios ciudadanos cristianos quienes ante la más mínima suposición se lanzaban a denunciar a sus vecinos. También fue el caso de la familia política de Rojas. Porque se casó con Leonor Álvarez de Montalbán, quien era hija de un converso acusado de practicar la religión judía, Álvaro de Montalbán. Este hombre intentó que su yerno, jurista reputado, lo ayudara. Pero Fernando de Rojas poco pudo hacer por su suegro.

Este era el clima que se respiraba en tiempos del autor y, aunque como hemos visto él no fue ni muchísimo menos ajeno a este contexto de intolerancia religiosa, Fernando de Rojas consiguió llevar una vida desahogada con su propia familia, participando de la vida pública.

Estatua Justicia

Vida del autor

Fernando de Rojas nació en La Puebla de Montalbán, en Toledo, entre 1465 y 1470. Sobre su origen se ha discutido muchísimo si se trataba de una familia de hidalgos o de conversos. Asimismo se sabe muy poco sobre su infancia y adolescencia. Para conocer un poco más sobre su formación, o si, incluso, le pertenece la composición de la única obra que se le atribuye, La Celestina, hay que acudir a la lectura y estudio de los documentos de la época.

Por ejemplo, tuvo un grado universitario, desde luego, porque fue jurista y ocupó diferentes cargos de relevancia pública, como Alcalde Mayor en Talavera de la Reina (Toledo).  Además, en el texto de La Celestina se habla del bachiller Fernando de Rojas, lo que hoy en día vendría siendo el título de licenciado o graduado. Entonces también se infiere que terminó sus estudios al mismo tiempo que compuso esta obra porque ya estaba graduado aproximadamente cuando salió La Celestina en 1499. Por el contenido de esta misma obra se cree que hizo sus estudios en la Universidad de Salamanca. Tiempo después se marcharía a Talavera de la Reina.

Se casó en 1512 con Leonor Álvarez de Montalbán. Y antes ya se había instalado en Talavera de la Reina donde pudo disfrutar de reconocimiento profesional. Aquí sí se encuentra bastante documentación sobre el autor que trabajó como letrado y alcalde en esta población ejerciendo labores de gran prestigio social. Con su esposa tuvo un total de siete hijos.

Mantuvo una gran biblioteca, y su trabajo de La Celestina demuestran su amor por las letras y la literatura, más allá de su desempeño en leyes. No obstante, no se le vincula con otros textos o autores, impresores o círculos literarios. No deja de ser curioso como un único texto le ha podido encumbrar en la literatura española, habiendo escrito su gran obra a una edad de juventud.

Fernando de Rojas murió en 1541, destacando en su testamento la fe cristiana que profesaba.

Libros viejos

Algunas consideraciones sobre La Celestina

Las menciones a su persona como autor de La Celestina provienen especialmente de las personas de su entorno. De todas formas nadie más reclamó la propiedad de la obra, pero ni siquiera el nombre de Fernando de Rojas figuró en la portada de las primeras ediciones de este libro.

La obra salió en una primera versión como Comedia de Calisto y Melibea y después en otra con el título de Tragicomedia de Calisto y Melibea, quizá como consecuencia directa del carácter de la obra, e indirecta por el espíritu de la sociedad española. Además, el texto sufrió cambios de estructura y contenido porque de 16 actos se aumentó a 21. Se conservan muy poquitas ediciones de todas ellas y las opiniones y juicios son diversas sobre ellas, incluso se sigue cuestionando si fue Fernando de Rojas realmente quien se ocupó de todas estas modificaciones; ya que se habla de la existencia de dos más autores.

La palabra celestina, que figura en el diccionario con la siguiente definición: «alcahueta (mujer que concierta una relación amorosa)», proviene de esta obra que ha pasado a la historia a pesar de todos los misterios que rodean a su autor. Es una obra teatral en verso cuyo éxito se palpa desde el principio con sus múltiples traducciones y reediciones al italiano, alemán, inglés, francés, holandés y al latín.

Es una historia ultra realista y descarnada, pero aceptada, que causó sorpresa en su momento y motivó otras continuaciones. Además influyó en otros autores y obras. La Celestina también ha tenido numerosas adaptaciones en diferentes formatos artísticos y pervive como obra universal en la vida y en la cultura más de 500 años después de su publicación.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   luciano tanto dijo

    La tradicional estulticia española acerca de si fulano o mengano, incluso protagonistas de la historia, como el autor de La Celestina, eran judíos…

    1.    Belen Martin dijo

      Sí, así es, Luciano. Siempre repitiéndose la misma historia. ¡Gracias por comentar!