8 libros escritos en el exilio

Isabel Allende

Isabel Allende, una de las autoras exiliadas más famosas del siglo XX.

Isabel Allende dijo una vez que “el exiliado mira hacia el pasado, lamiéndose las heridas; el inmigrante mira hacia el futuro, dispuesto a aprovechar las oportunidades a su alcance.” A partir de esta afirmación las opiniones del mundo literario en torno al exilio son diversas, pero la realidad es una: vivir alejado de tu país como alergia a un panorama injusto permite al autor tener una perspectiva aún mayor de lo que dejó atrás, de refugiarse en otro país desde el que poder dar a conocer una historia. Muchos han sido los escritores que han abandonado esa Argentina, esa España o esa Nigeria en pos de una vida mejor, convirtiendo en eternos estos 8 libros escritos en el exilio

La divina comedia, de Dante Alighieri

Tras oponerse al Papado en favor de un Emperador que suponía su visión de una Italia unida, Dante fue desterrado de Florencia y condenado al exilio perpetuo en 1302. Y aunque aún se desconoce la fecha exacta en la que fue escrito, se cree que durante los primeros años de destierro Dante escribió parte de La Divina Comedia, clásico de la literatura universal y punto de transición entre el pensamiento medieval y renacentista en el que el autor  plasmó su particular visión de la muerte y el más allá.

Los miserables, de Victor Hugo

cosette-los-miserables-victor-hugo

El autor de Nuestra Señora de París nunca estuvo a favor de los cambios que impulso Napoleón III, motivo por el que fue exiliado a Bruselas y, posteriormente, a la isla de Jersey, en el canal de la Mancha. Durante esos veinte años años, el autor concibió Los miserables, la cual fue publicada en 1862. Considerada como uno de las grande obras del siglo XIX, Los miserables abarca la transformación que París vivió durante aquellos años a través de la política, el arte o la arquitectura.

Animal de fondo, de Juan Ramón Jiménez

Foto de Juan Ramón Jiménez

Lorca no pudo llegar a contarlo, Machado no alcanzó a sentarse en un escritorio extranjero y Alberti se enfrentó a muchas penurias a fin de abandonar esa España convulsa por la Guerra Civil. En lo que respecta a Jiménez, el autor consiguió llegar a Washington y refugiarse en un misticismo que plasmaría en las paginas de trabajos como Animal de fondo, la obra en la que dio forma a ese “Dios deseado y deseante” al que cuestionó durante gran parte de su vida.

Mito, literatura y el mundo africano, de Wole Soyinka

wole-soyinka

Es la vieja (y triste) historia del escritor africano: oposición a la influencia extranjera, escribir sobre los tabúes de una sociedad corrompida y terminar en prisión. En el caso del nigeriano Soyinka, el primer autor africano que recibió el Nobel de Literatura en 1986, su cautiverio fue de 22 meses y su exilio tuvo lugar en 1972, año que marcaría el pistoletazo de salida a su período más creativo. A pesar de existir pocas obras disponibles en español de este autor (en Amazon encontraréis Lanzadera en una cripta), su ensayo Mito, literatura y el mundo africano sigue siendo la piedra angular de su bibliografía.

La casa de los espíritus, de Isabel Allende

La historia de una familia en los tiempos de un Chile convulso que hoy todos conocemos fue concebida por Allende un 8 de enero de 1981 tras comenzar a escribir una carta a su abuelo de cien años, recién fallecido y atrapado bajo la dictadura de Pinochet. Desde entonces, Isabel Allende no solo se ha convertido en una de las voces literarias latinas más influyentes desde el exilio, sino que ha adoptado ese infame día de enero como punto de partida de cada una de sus nuevas novelas.

Antes que anochezca, de Reinaldo Arenas

Escritores homosexuales y Cuba nunca fue una buena combinación, especialmente desde que la dictadura castrista se impusiera en los años 60. Severo Sarduy lo sabía cuando convirtió París en una ventana desde la que llorar por la Cuba de colores y fusiones que dejó atrás, La Novia, de Ahmel Echevarría, hablaba de amores gays furtivos durante el Quinquenio Gris, mientras que Arenas fue el que salió peor parado. Tras llegar a Nueva York a principios de los 80 y suicidarse en 1990 tras varios años sufriendo de sida, el escritor al que Javier Bardem diera vida en el cine escribió casi diez libros entre los que destaca su autobiografía Antes que anochezca, la cual terminó pocos días antes de su muerte.

Como la huella del pájaro en el aire, de Héctor Bianciotti

“Más de un cuarto de siglo había transcurrido sin que regresara al país de mi primer nacimiento” es la frase que inicia el texto de la obra de Bianciotti publicada en el año 2000. Un libro que tiene mucho de autobiografía y en el cual este autor argentino se cuestiona la naturaleza de la identidad, si esta debe yacer atada a su lugar de nacimiento o si es una suma de todos los lugares en los que ha vivido. En su caso, los lugares a los que se autoexilió desde su Pampa originaria en 1955 fueron España, Italia y París. Bianciotti falleció en el año 2012.

Mi Marruecos, de Abdelá Taia

Publicada en el año 2000, Mi Marruecos habla de las sutilezas escondidas en los cuerpos, aromas y  familias del país en el que nació Taia, artista que en el año 2006 confesaría su homosexualidad en la revista Tel Quel, causando un gran escándalo en Marruecos. Poco después el mundo descubrió los muchos motivos por los que este cineasta y escritor se autoexiliaría en Europa tras recibir una beca en Ginebra.

Impuesto o voluntario, el exilio ha existido desde tiempos ancestrales, siendo muchos los pensadores condenados por manifestar una opinión opuesta al sistema. Valientes que hicieron posibles que estos 8 libros escritos en el exilio se convirtieran en obras únicas, con perspectiva. En un canto a la vida pasada que jamás volverá.

¿Qué otros libros escritos en el exilio conoces?

Compra los mejores libros
Descubre los libros más vendidos en Amazon. No sabemos si son los mejores pero sí los que más gente compra.
Los libros más vendidos en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *