7 libros para almas solitarias

La soledad, ese estado no tan aberrante que muchas personas siguen evitando aferrándose algo, que a veces requiere de sacrificios a fin de convertirte en alguien más libre pero también desdichado. Gabo lo sabía, también Murakami  o Hesse, autores que convirtieron  estos 7 libros para almas solitarios en manuales no oficiales para comprender un estado del alma tan natural como infravalorado.

Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez

Muchos de nosotros agradecemos que el título inicial de La casa  fuera sustituido por el nombre con el que todo el mundo hoy conoce a la que es una de las grandes novelas hispanas de nuestro tiempo. Porque la soledad, a pesar de cuantos hijos de nombres similares tengas y de que el fantasma de tu marido vague bajo la lluvia, siempre estuvo ahí para Ursula Iguarán, la heroína más discreta de esa literatura mágica y existencial que Gabriel García Márquez plasmara en su obra de 1967.

El lobo estepario, de Herman Hesse

Como producto de la crisis espiritual que el autor alemán Herman Hesse vivió en la década de los años 20, El lobo estepario llegó para convertirse en carne de malinterpretación y, al mismo tiempo, nueva Biblia de cualquier lector trascendental que apreciase el retrato de un hombre, Harry Haller,  dividido entre un sistema deshumanizado y una vida precaria. Para la posteridad quedan una huella de oro y frases como “la soledad era fría, es cierto, pero también era tranquila, maravillosamente tranquila y grande, como el tranquilo espacio frío en el que se mueven las estrellas“.

El diario de Bridget Jones, de Helen Fielding

De los hombres salvajes de los años 20 que vagan por calles solitarias pasamos a mujeres que a pesar de tener trabajo, casa y buen sueldo siguen siendo víctimas del eterno tópico que considera a los solteros treintañeros como playboys y a las mujeres maduras como. . .   solteronas. La que sigue siendo una de las novelas feministas más influyentes del cambio de siglo, la obra de Fielding, surgida a partir de diferentes columnas escritas por la propia autora para el periódico The Independent, no solo sirvió para unir más a las treintañeras de Occidente, sino para demostrarnos lo hilarante que podía llegar a ser Renée Zellweger en su adaptación cinematográfica. Uno de los mejores libros para almas solitarias con ganas de reírse de uno mismo. De una vez por todas.

El viejo y el mar, de Ernest Hemingway

Tú, yo, el vecino. . .  cada persona tiene un objetivo en la vida, sea más o menos ambicioso, pero. . . ¿qué pasa si esos propósitos nunca se cumplen? ¿Aceptamos el fracaso? ¿O seguimos buscando la oportunidad de demostrarle al mundo lo que valemos? Más o menos este era el problema de Santiago, el pescador protagonista de la famosa obra de Hemingway publicada en 1952. El relato de un hombre viejo que se adentró en las aguas del Golfo de México para capturar a un pez tan grande que pudiera deslumbrar a quienes siempre le vieron como fracasado se convirtió en la excusa perfecta para narrar la eterna lucha del hombre contra la naturaleza. . .  y sus propios demonios.

Madame Bovary, de Gustave Flaubert

Dicen que sentirse solo rodeado de gente es peor que hacerlo sin nadie, motivo por el que la protagonista de la obra del perfeccionista Flaubert siempre fue una incomprendida. Porque, ¿acaso tenía motivos para sentirse infeliz esa mujer acaudalada, casada con un médico enamorado y con una hija preciosa? La obra de Flaubert explora esa insatisfacción, la de un mundo que sucumbe al condicionamiento social y en muchos casos sacrifica viejos sueños, algo que quizás no ha cambiado tanto como cabría esperar en pleno siglo XXI.

El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger

Polémica en su momento por su lenguaje soez y las constantes referencias al alcohol o la prostitución, la novela más famosa del estadounidense Salinger es un análisis de la rebeldía adolescente frente al sistema, las normas, las creencias familiares o la propia educación a través de los ojos del protagonista,  Holden Caulfield, ese joven de 16 que no se atrevió a entregarse  a una prostituta y que consideraba al mundo como “falso”.

Tokio blues, de Haruki Murakami

Fue mi introducción a Murakami, y como tal guardo un muy buen recuerdo. Porque a pesar de parecer una historia sencilla, Tokio Blues es también compleja, el perfecto retrato de una juventud confundida encarnada por los personajes del solitario Toru y Naoko, la ex novia de su mejor amigo fallecido. A lo largo de las páginas de la obra también conocida como Norwegian Wood, en referencia a la canción de The Beatles, Murakami nos cuenta la historia de personajes inmersos en sus propios universos y su incapacidad para hacer que todos ellos coincidan en algún momento.

Estos 7 libros para almas solitarias se convertirán en perfectos aliados a esas reflexiones, crisis existenciales y tardes de soledad en las que, más que temer al sentimiento más contradictorio del mundo, se trata de aceptarlo, de apoyarnos en él para conocer nuestra mejor versión.

¿Qué libros para almas solitarias añadirías?

Compra los mejores libros
Descubre los libros más vendidos en Amazon. No sabemos si son los mejores pero sí los que más gente compra.

Los libros más vendidos en Amazon


Categorías

Literatura

Escritor de viajes y literatura, amante de las letras exóticas. Como autor de ficción he publicado relatos premiados en España, Perú y Japón y el libro Cuentos de las tierras cálidas.

5 comentarios

  1.   Alberto Fernández Díaz dijo

    Hola, Alberto.

    Estoy de acuerdo contigo: se tiene auténtico terror a estar o sentirse solo y no nos enseñan desde críos que es bueno tener momentos de soledad para conocernos mejor, para conectar con nuestra parte más profunda.

    A mucha gente se le olvida que también es un horror querer estar solo y no poder. La inmensa mayoría de las personas no saben estar solas y serían incapaces de ir sin nadie al cine, a un concierto, a tomar algo…

    La soledad, cuando no es impuesta por las circunstancias, es un bien a reivindicar.

    Yo no pienso que sean siete libros para almas solitarias, sino para todos los amantes de la buena literatura (sacaría de la lista “El diario de Bridget Jones, aunque reconozco que no lo he leído, porque me da la sensación de que no está a la altura del resto). De los que mencionas, leí “Cien años de soledad”, “El guardián entre el centeno” y “Tokio blues”. Los tres me gustaron mucho y también para mí el libro de Murakami fue mi primer acercamiento a este autor.

    “El lobo estepario” lo empecé un par de veces o tres, pero no lo continué (no porque no me gustase). Es un libro denso. Se nota que Hesse lo escribió a raíz de una crisis existencial. Lo tengo que acabar algún día.

    Un abrazo desde Oviedo y buena Semana Santa.

    1.    Alberto Piernas dijo

      Hola, Alberto

      ¡Cuánto tiempo!

      En efecto, la gente muchas veces le tiene miedo a la soledad y de aceptarla, se puede disfrutar plenamente. Eso sí, no hay que confundirla con el aislamiento 😉

      Otro abrazo

  2.   Anónimo dijo

    Creo que algunos saben lo que es la soledad, pero, me pregunto si alguien sabe lo que es la compañía. ¿Estar al lado de alguien, charlar hacer alguna actividad o similar? se supone que interactuar con las personas es dejar de estar solo, creo que no es así, la auténtica compañía perceptible es la de las fauces del tiempo devorándolo todo sin cesar.

    Cuando hay necesidades instintivas y emocionales la compañia parece ser que es lo que se necesita, para evitar y autoengañarse y olvidar que todo se desvanece lentamente para pasar al olvido más abosoluto. Piensas que estás solo, pero, realmente siempre lo has estado y nunca te habías percatado, ¿sientes aprecio, amor por tus seres queridos? pero, tal vez, dejaron de escuchar el ruido del tiempo desvaneciéndose, les seguirás amando a pesar de no poder apenas escuchar con tus oidos ensordecidos.

    La soledad solo quiere que luches, y de la forma más sabia, con el corazón liberado de toda absurdidad ilusoria en la cual antes creías ser feliz, la soledad es una lucha constante sin descanso, de mantenerse fiel y firme para que emerga lo que tuviste que dejar oculto a salvo de la vida el creador de los auténticos pensamientos y que siempre deseó darte compañía, tú corazón. Con él nunca estarás solo y comprendiendo empezarás hacer lo que siempre deseó que hicieras, luchar en el silencio más absoluto la batalla más grande de todas el de tu éxito de dejar la soledad.

    Creo que por eso algunas personas y también famosas en cierto aspecto brillan en su materia, consiguieron dejar de estar solos, y se dedicaron a lo que amaban, su sentido de la vida.

  3.   Un absurdo. dijo

    Cierto es que de la bondad emana la sensación de estar vivo, en un mundo donde se debe ser lo contrario y no hay lugar para ella. Quien concibe la lucha contra otros absurda e innecesaria comprende que se debe luchar, la maldad también habita en las personas, aunque la considero ciertamente defectuosa, un árbol no nace seco y podrido.

    La soledad, es un síntoma que se padece cuando se percibe el estar vivo con otra intensidad y de lo impredecible que es estar vivo. Mientras otros se creen inmortales por la lejanía de la vejez olvidada, viven en un supuesto de lo que creen lo más apropiado intercambiando emociones artificiales según la época que sea, un valor de identificarse con la emoción aceptada.

    La soledad es el lenguaje con el cual está escrito la vida, por ello desapercibidos vagan entre los que se conforman con la dependencia social y los conceptos conductuales que esta ofrece. Las víctimas que aman sus propias cadenas.

    Soy un espectador de este teatro escandaloso y cuando se cierra el telón vuelvo a mi lugar preferido.

  4. la soledad es buena cuando eres tu quien la busca,aterradora cuando es ella quien te busca………..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.