10 grandes dedicatorias de la literatura

Escribir

Los motivos por los que un escritor comienza una obra pueden ser muchos: dejar constancia de la realidad de su tiempo,  inspirar a otras personas o liberarse de sus demonios. Sin embargo, durante el proceso de la misma, o incluso antes, muchos momentos y personas formarán parte de la vida de un autor que llegará a desviarse por derroteros más personales antes de contarnos esa historia. Como prueba, estas 10 grandes dedicatorias de la literatura.

Para Phyllis, que me hizo meter los dragones.

George R.R. Martin, Canción de hielo y fuego: Tormenta de espadas.

 

Querido Pat:
Viniste a verme mientras tallabas una figurilla en madera, y me dijiste: -¿ Por qué no me haces algo?-
Te pregunté qué querías y respondiste: -Una caja-.
-¿Para qué?-
-Para poner cosas en ella-.
-¿Que cosas?-
-Todo lo que tengas-, dijiste.
Bien, aquí tienes la caja que querías. He puesto en ella casi todo lo que yo tenía, y todavía no está llena. Hay en ella dolor y excitación, sentimientos buenos y malos, y malos pensamientos y buenos pensamientos…, el placer del constructor, algo de desesperación y el gozo indescriptible de la creación.
Y todavía la caja no está colmada.

John Steinbeck, Al este del edén.

 

Dedicado a la mala escritura.

Charles Bukowski , Pulp.

 

¿Qué puedo decir acerca de un hombre que sabe cómo pienso y que aún así duerme a mi lado con la luz apagada?

Gillian Flynn, Lugares oscuros.

Mi querida Lucy:

Escribí esta historia para ti, pero cuando la empecé no había caído en la cuenta de que las niñas crecen mas rápidamente que los libros. Por lo tanto, ya eres mayor para los cuentos de hadas y, para cuando el relato esté impreso y encuadernado, serás aún mayor. Sin embargo, algún día serás lo bastante mayor para volver a leer cuentos de hadas, y entonces podrás sacarlo de la estantería superior, quitarle el polvo y decirme qué opinas de él. Probablemente, yo ya estaré tan sordo que no te oiré, y seré tan viejo que no comprenderé nada de lo que digas…A pesar de todo seguiré  siendo… tu afectuoso padrino.

C.S. Lewis, Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario.

 

Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona grande. Tengo una seria excusa: esta persona grande es el mejor amigo que tengo en el mundo. Tengo otra excusa: esta persona grande puede comprender todo; hasta los libros para niños. Tengo una tercera excusa: esta persona grande vive en Francia, donde tiene hambre y frío. Tiene verdadera necesidad de consuelo. Si todas estas excusas no fueran suficientes, quiero dedicar este libro al niño que esta persona grande fue en otro tiempo. Todas las personas grandes han sido niños antes. (Pero pocas lo recuerdan.) Corrijo, pues, mi dedicatoria:

A LEÓN WERTH

CUANDO ERA NIÑO

Antoine de Saint-Exupéry, El principito.

 

Para Anna, que abandonó El Señor de los Anillos para leer este libro. (¿Qué más se puede pedir a una hija?). Y para Elinor, que me prestó su nombre, a pesar de que no lo necesitaba, para una reina elfa.

Cornelia Funke, Corazón de tinta.

Zembla, Zenda, Xanadú:
Todos nuestros mundos de sueños pueden volverse realidad.
Las tierras de las hadas pueden ser terroríficas también.
Mientras me alejo de la vista
Lee, y tráeme el hogar a ti.

Salman Rushdie, Harun y el mar de las historias.

(Los tres destinatarias forman el nombre en clave de Zafar, hijo al que Rushdie escribió esta dedicatoria mientras yacía oculto en la clandestinidad tras publicar Los versos satánicos).

 

Dedico esta edición a mis enemigos, que tanto me han ayudado en mi carrera.

Camilo José Cela, La familia de Pascual Duarte, edición de 1973.
(La primera  fue dedicada al dramaturgo Víctor Ruiz Iriarte).

E.E. Cummings, No Thanks

(En 1935, Cummings publicó con 300 dólares un conjunto de 70 poemas llamado No Thanks, el cual dedicó a las 14 editoriales que lo habían rechazado formando el diseño de una urna funeraria.


¿Cuál de estas dedicatorias de la literatura te ha gustado más? ¿Cuál añadirías?

Compra los mejores libros
Descubre los libros más vendidos en Amazon. No sabemos si son los mejores pero sí los que más gente compra.
Los libros más vendidos en Amazon

4 comentarios

  1.   Fernando dijo

    Ninguna.

  2.   Rafael López F. dijo

    La de: Camilo José Cela, La familia de Pascual Duarte, edición de 1973 y la de: E.E. Cummings, No Thanks. Una extraordinaria forma de dar gracias a la vida por enfrentarlos a la adversidad.

  3. Siempre me ha gustado la de “El Principito”, de Antoine de Saint-Exupéry. Es una dedicatoria tan mágica como la misma obra. También me parece maravillosa la de C.S. Lewis, en “Las crónicas de Narnia: El león, la bruja y el armario”. Así tengo un relato prometido en silencio para tres regalos de la vida, uno de los cuales nos abandonó con apenas 11 años. (Promesa que no olvido). Y la tercera dedicatoria que me gusta es la de Cornelia Funke, “Corazón de tinta”: Dios bendiga a los hijos y lo que son capaces de hacer por nosotros.

  4.   Luis Alberto dijo

    La de Camilo José Cela en la edición de 1973 de «La familia de Pascual Duarte»: «Dedico esta edición a mis enemigos, que tanto me han ayudado en mi carrera». Cela, grande, hasta en la sorna que esconde un digno y bendito odio y desprecio por el enemigo tozudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *