Paul Jenkins le saca los colores a Marvel y DC

El uionista Paul Jenkins se despide de las dos grandes (Marvel y DC) dejando bien a las claras la situación que se vive hoy día en el cómic USA

Pues la semana pasada saltó la liebre como se suele decir. No es que todo el mundo se creyera que los dibujantes y guionistas que trabajan para DC y Marvel estaban la mar de contentos con cómo estaban sucediendo según qué cosas en los últimos tiempos, pero parece ser que la cosa es más grave de lo que los más pesimistas (donde me incluyo) podían imaginar. La caja de los truenos se abrió con una carta abierta del guionista Paul Jenkins (Hellblazer, Inhumanos, El Increíble Hulk, Espectacular Spider-man, Witchblade, Sentry y un largo etc.), tras anunciar su deseo de no volver a trabajar para la DC y la Marvel, y sí hacerlo en BOOM Studios para la que desarrolla Fairy Quest con Humberto Ramos y Deadmatch con Carlos Magno. A la carta le sucedió una entrevista con CBR donde se explicaba con más detalle sobre lo que a su entender es un trato indigno el que los autores están recibiendo por parte de los editores de las dos grandes.

Os dejo con algunos extractos de lo más jugoso que Jenkins soltó por la boca y que ha sido secundado por muchos compañeros de profesión:

Durante el transcurso de mi carrera en esta industria he tenido la opurtunidad de trabajar con todos los grandes personajes de Marvel y DC, y durante la mayor parte de ese tiempo fue muy divertido. Pero honestamente, el medio merece más de lo que le estamos dando. Y también los fans, esa gente que está pagando 4 dólares por cada cómic. Hemos eliminado toda consecuencia de las historias que les estamos contando, y creo que el cómic mainstream se ha convertido en un homogéneo potingue de “meh”*. No tengo ningún deseo de alentar la indiferencia del lector o de estar involucrado en un producto en el que no creo del todo.

Para continuar leyendo las palabras de Paul Jenkins solo hay que hacer clic en Seguir leyendo:

Sé cuando todo era mucho más fácil, y es en los días de Marvel Knights. En aquellos tiempos, Marvel había estado en la quiebra, y no les quedaba más remedio que darnos a los creadores la libertad y la confianza que tantos de nosotros merecemos. Miro hacia atrás y me fijo en Inhumanos y The Sentry, en mi Spidey con con Bucky [Mark Buckingham] y Humberto [Ramos], y de otros éxitos como Lobezno: Origen, y sé – porque estaba allí – que tuvieron éxito en gran parte debido a me dieron libertad para crear sin ser obstaculizado por mandatos editoriales.

Hace un tiempo que eso ya no es así. En los últimos años, he visto impotente como los editores hacían cambios inútiles y destructivos en guiones y dibujos que en los que antes no intervenían. Me molesta que los creadores fueron el foco principal cuando las principales editoriales los necesitaban, y ahora que las grandes corporaciones llevan las riendas las decisiones creativas las están tomando de nuevo los accionistas. Quiero crear cómics de la forma en que se supone que debe hacerse. Quiero personajes que mueran y se queden muertos, o por lo menos asegurarme de que las decisiones creativas en una serie conducen a algo más que a un regreso inevitable al mismo status quo.

Nunca olvidaré lo que nos dijo Bill Jemas durante una de las primeras reuniones editoriales (la primera de Joe [Quesada], en realidad): le dijo a los editores que hicieran buenas series, y que el trabajo del departamento de marketing sería publicitar y vender esas series. Le dijo a todo el personal que fueran valientes y que creyeran en la calidad de las obras. Dejó muy claro que la comercialización de las series no interferiría en las decisiones creativas. Bueno, eso fue muy bien en aquellos emocionantes tiempos, pero unos años después noté un cambio muy evidente. Y ese cambio, ahora me doy cuenta, coincidió con las negociaciones de Marvel con Disney. De repente lo importante eran los grandes eventos y los crossovers, y probablemente yo no esté hecho para eso.

He tenido una relación editorial con Marvel que se ha prolongado durante muchos años. No siempre fue una relación perfecta, como Marvel y yo sabemos. Y aunque no siempre hemos estado de acuerdo, eso se queda entre Marvel y yo. Los fans harían bien en tener un problema conmigo si yo simplemente fuera aireando mis quejas del día a día públicamente sin tener una buena razón para hacerlo. Pero DC es un asunto completamente diferente. ¿Por qué estoy dispuesto a describir ciertos detalles específicos ocurridos durante mi breve encuentro con ellos en los Nuevos 52? Porque estoy horrorizado por la forma en que están siendo intimidados los creadores, y algo alucinado por las cosas que he visto en mi estancia allí. Me he encontrado con más mentiras y amenazas veladas – e intentos de justificar un sistema y comportamiento disfuncionales – de las que nunca he visto en mi carrera.

DC se ha ido por el retrete. Me recuerda a como era Marvel justo antes de Marvel Knights. […] Y lo peor de todo es que intimidan a sus autores. A mí trataron de intimidarme, y les dije que se fueran al infierno. Las historias de horror son muchas y variadas. Yo tengo unas cuantas, y he escuchado demasiadas de diferentes autores que están siendo machacados para que obedezcan, siempre con la amenaza de que perderán sus puestos de trabajo si no siguen la corriente. DC parece haber desarrollado una cultura en la que piensan que la “profesionalidad” es joder a un autor de alguna manera, y luego pretender ser amigos en una convención. La profesionalidad trata de entregar un trabajo de calidad a tiempo, o de ser amable con los fans en las convenciones, o de trabajar hacia un objetivo de mutuo beneficio.[…] Esto es lo que me molesta de esta situación: no hace falta ser un genio para ver que hay una gran cantidad de autores muy descontentos en DC últimamente. Bueno, ¿Te imaginas cuántos más ahí así a los que no conocemos porque sienten que si hablan serán incluidos en la listas negra? […] El tema es que DC ha comenzado a actuar como un matón, para obligar a las personas a aceptar unas condiciones de trabajo de mierda como si se les estuviera haciendo un favor. […] Yo tengo muchos otros intereses, como el cine, los videojuegos y mi primera novela.

Más información – Fairy Quest: Jenkins, Ramos y el crowdfunding

Fuente – Zona Negativa


Escribe un comentario