‘Las aventuras de Alfred y Agatha’, misterios para niños

Las aventuras de Alfred y Agatha

La semana pasada uno de mis sobrinos cumplió seis años y, como ‘la tita bibliotecaria’ que soy, le regalé un par de libros. Me acerqué a una librería infantil que recientemente han abierto en mi pueblo y he decir que fue una de los mejores ratos que he pasado últimamente.

Entre las novedades que encontré, la librera me habló de una colección de libros muy interesantes: Las aventuras de Alfred y Agatha.

Esta colección editada por Edebé está recomendada para niños de entre seis y nueve años y parte de una premisa muy interesante: ¿Qué hubiera pasado si dos colosos del misterio como Alfred Hitchcock y Agatha Christie se hubieran conocido de niños?

A través de los libros que componen esta colección se juega con la idea de cómo podría haber sido la amistad de infancia de los dos maestros del suspense.

Su autora es Ana Campoy (Madrid, 1979), licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid. Tras unos años dedicada a la interpretación, el teatro, los guiones incluso el doblaje, finalmente volvió a la literaria y cursó la especialidad de Literatura infantil y juvenil en la Escuela de Escritores de Madrid.

Actualmente trabaja como periodista y como escritora de esta colección de historias de misterio para los más pequeños.

En Las aventuras de Alfred y Agatha, junto a los pequeños Agatha Christie y Alfred Hitchcock, encontramos a Morritos Jones, una perrita que es la mejor amiga de Agatha y que tiene dos peculiaridades: tiene dos rabos y una inteligencia especial.

Editados en castellano y catalán, la colección se compone actualmente de siete aventuras:

  1. Los diez pájaros Elster
  2. El chelín de plata
  3. La caja mágica
  4. El pianista que sabía demasiado
  5. El gran truco de Houdini
  6. La carrera de Inglaterra
  7. La momia del Titanic

Una colección de libros perfecta para que los niños disfruten del mejor misterio en estas vacaciones estivales que tan largas se hacen cuando uno puede contar sus años con los dedos de las manos.


Escribe un comentario