La gente ya no habla de libros

Según datos de la Agencia del ISBN, en 2014, último año del que se tienen registros, en España se publicaron 90 mil títulos literarios entre editoriales y plataformas de autopublicación, de los cuales se llegaron a vender 20 millones de libros de ficción, siendo 2 de ellos pertenecientes a 50 Sombras de Grey.

A su vez, un 38% de la población española asegura no leer nunca o casi nunca, mientras que del 62% restante solo un 20% lee a diario, con lo cual se podría decir que tan solo 9 de los 46.77 millones de españoles se consideran lectores asiduos. ¿Y en qué se traduce esto? En que haya una gran oferta pero una demanda no tan clara, lo cual me lleva a pensar que la gente ya no habla de libros, que no lee, que ven la literatura como algo propio de otro tiempo. Y la pregunta es: ¿Por qué?

Sí, la portada es bonita

Hace unos días, una conocida me preguntó si sabía “qué libros estaban bien” para regalarle uno a un familiar asiduo a leer todos los días. Al no convencerle demasiado mis propuestas soltó la coletilla de: Porque del Grey no han sacado uno nuevo, ¿no?

Otros ejemplos que se me vienen a la cabeza son las colecciones de libros antiguos que algunos lucen en casa porque “queda bonito”, o la persona que coge un libro porque le llama la portada y para cuando le dices de qué va ya lo han dejado en su sitio. Sí, parece existir un gran recelo general a bucear en la literatura más allá de una frase escrita en el muro de Facebook dicha por un autor que realmente nadie conoce.

Cuando yo era pequeño, tenía muchos libros en mi casa, todos los de Disney de Ediciones Gaviota con sus grandes dibujos, o la estantería de mi padre (uno de esos 9 millones de lectores) que fui desengranando con el paso del tiempo. Sin embargo, hoy día veo a niños que apenas levantan las cejas de su consola, que consultan tutoriales de videojuegos en YouTube con 8 años o que no salen a jugar con otros niños porque están más pendientes de los tropecientos canales de animación que hay en televisión. Hablarles de literatura supone hacerlo de algo que asocian directamente al colegio y a esos libros impuestos de los que se acaban saltándose dos o más capítulos aunque tengan un control sobre el mismo al final de la semana.

Para las nuevas generaciones, la literatura se ha visto eclipsada por otras formas de ocio más instantáneas como el cine, la televisión, los videojuegos y, especialmente en los últimos años, esa tecnología llamada Internet cuyo explorador de Google un niño de 5 años sabe abrir antes que un libro, un cuento o cualquier otra forma de apego hacia la literatura.

Pero la cosa no acaba ahí. En la época adulta, mucha gente tampoco parece leer ni hablar de libros. Te sientas a tomar una cerveza y hablas de fulana y mengano, de Juego de Tronos o de la última tertulia de Sálvame.La literatura (salvando excepciones como la mencionada Grey o, digamos, Crepúsculo), parece algo que pertenece a otro tiempo, a otra época, a un mundo paralelo en el que unas pocas personas se reúnen en un café para divagar sobre impresiones y libros que fueron aplastados por nuevas formas de entretenimiento.

Lo peor de todo ello no reside en el hecho de que la gente ya no lea tanto o no sepa qué libro es Cien años de soledad, La Odisea o Bodas de sangre. El problema sea quizás la forma en la que hacemos que, desde pequeños, muchos niños sientan alergia a la literatura. Pero yo no soy ni padre ni profesor. . .

¿Qué opináis?

 

 


8 comentarios

  1. Soy escritora, amo los libros, mi esposo es historiador, también ama los libros, mi sobrino es filosófo y músico, ama los libros, mi madre es profesora de matemática y ama los libros… los amigos son artistas, aman los libros…imparto clases de literatura latinoamericana y de literatura contemporánea y veo que hay jóvenes que aman los libros… hay alumnos qasí que considero que

    1. Hay alumnos que quieren iniciar talleres literarios, talleres de lectura y buscan quien les anime y les coordine. Hay docentes que son ávidos lectores, Hay alumnos que aman la novela histórica y otros la novela negra, haya muchos otros que les gusta la poesía. Así que creo que somos muchos los que hablamos de libros, que disfrutamos compartir lo que leemos y que eso además nos motiva a leer a otros autores. Gracias por http://www.actualidadliteratura.com

  2.   Rebeca dijo

    Coincido con lo que comentas. Pienso que la gente hoy en día está más pendiente de la tecnología; pero por un lado, hay que tener que son tiempos diferentes y las innovaciones van ganando terreno al campo de la lectura, pero eso no quita que la gente lea. Los libros se han adaptado a la tecnología, yo misma leo muchas veces en plataformas de internet (aunque prefiero mil veces los libros en papel). Son modas: en el siglo XIX ser un ávido lector era la clave, y hoy día es tener iPads y iPhones. Sin embargo, esas modas son cíclicas, volveremos al “pasado”.
    Con todo esto quiero decir que siempre ha habido, hay y habrá lectores, en más o menos cantidad.
    Yo, como estudiante de filología hispánica y amante de la literatura, me encantaría que hubiese más gente con cultura literaria, pero nos ha tocado un siglo en el que las tendencias son diferentes. Qué se le va a hacer…

  3.   Manuel Augusto Bono dijo

    Pues pienso lo mismo y la conclusión es, que me da mucha pena. Sólo con este dato o circunstancia se puede explicar lo que nos está pasando en España y en algún otro lugar de la Tierra.
    Enyd Bliton, Salgari, Edgar RiceBurroughs y muchos otros, yo los leí cuando aún no había cumplido 8 años. En Reyes, siempre me regalaban libros y soldaditos de plomo.

  4.   estercita31 dijo

    no pienso atajarme. pero compro libros, unos treinta y seis por año, más los que saco de la biblioteca. En este momento, como estoy de vacaciones, leo LA MUJER JUSTA, de Sandor Márai y una policial que nunca debe flatarme. Aclaro que no importa que sea un libro nuevo o de la mesa de saldos…las cncuenta sombras de grey NO LAS LEÍ y no pienso hacerlo. Gracias.

  5.   Susana dijo

    Totalmente de acuerdo, creo que cada vez somos menos los que leemos asiduamente. Cuando yo tenía 10 años leía todo lo que caía en mis manos (y eso que entonces había muy poca literatura infantil) pero mi hijo lee poquísimo. Cuando vamos a las librerías le encanta ojear los libros y siempre me pide alguno pero al final los ojea en casa y no los lee; tiene dos estanterías llenas de libros con los que yo ni habría soñado a su edad, pero no lee casi nunca. Cuando está en casa (por suerte pasa mucho tiempo jugando en la calle con sus amigos) prefiere ver la tele o youtubers y gamers en la tablet. Y la verdad, yo no se que hacer para que se aficione a la lectura.

    1.    Yoz Nks dijo

      Hola, es un gusto saber que trate de inculcarle a su hijo la lectura, me gustaría darle una opinión al respecto.

      Pienso que el problema por el cuál los niños actualmente no leen puede ser por la manera en que se les “motiva” a hacerlo, quizás no es lo suficientemente atractiva la forma en que se le recomienda un título o un autor.

      Sé que bastantes son los jóvenes que ahora se envuelven con la tecnología, sin embargo no puedo decir que sea completamente mala, a mi me gustan los videojuegos tengo 22 pero no me obsesionan; aún así le puedo decir por ejemplo Devil My Cry los personajes están basados en los de la obra de “La Divina Comedia” (1313) – Dante Alighieri, otro es Halo con una muy amplia historia de la cuál existen libros y cómics.Usted y yo sabemos que hasta la ciencia ficción suele ser increíblemente adictiva.
      Assassins Creed que se basa en hechos históricos reales mmm ha eso voy es así como la tecnología a algunos nos a alentado a investigar y aprender del pasado que desconocíamos por completo o a medias, así se puede acercar a un niño a los verdaderos libros. Siempre y cuando usted también se adentre al mundo de su hijo e investigue los temas de agrado podrá servirle de apoyo a la hora de regalarle algo de lectura.

      He aprendido muchas cosas sobre este tema gracias incluso a mi hermanito que desde los 7 u 8 años tenia un xbox y comprendí que incluso un cómic o un manga puede ser de ayuda en estos casos; me refiero al hecho de acercarlos al sexto arte de la humanidad (literatura), y que bueno por ende arrastra su curiosidad hacia los libros más serios (por así decirlo) de donde se sacan algunas buenas ideas para videojuegos, películas, animes,etc.

      ¿Por qué no intenta comenzar con algo así?, podría funcionar la cuestión de incluir los verdaderos gustos de una persona a algo que se piensa inculcar para volverlo atractivo y no sólo eso si no que se convierta en costumbre el crear vínculos, aceptar las diferencias y no imponer nada,se trata también de una adaptación del adulto a la infancia de ahora.
      Cero prejuicios a sus tendencias más bien aprovecharlas; al final del día de todo aprendemos una buena lección, hasta de jugar en la calle con los amigos.

      Es por eso que últimamente al ver un libro los niños ven “tarea” en las páginas y se vuelve aburrido,sistemático. Creo que se empieza por preguntarles que les gusta, conocerlos más y sobre ello investigar que los podría adentrar a este buen hábito, el hecho no es que te digan -¡lee esto!- sino que tomen un libro a su voluntad conozcan, se entretengan y aprendan de ello. Así pronto además de leer creo que su hijo reflejará respeto y tolerancia a diversos temas, obras, autores…

      Un saludo y esperando no ofender ni mucho menos incomodar con este punto de vista 🙂

      1.    Susana González dijo

        ¡Muchas gracias por el consejo! Lo intentaré a ver si funciona.

Escribe un comentario