Alfredo Bryce Echenique y el Rey de las curvas

En recientes declaraciones a la agencia EFE el escritor peruano Alfredo Bryce Echenique a hecho varias afirmaciones que vale la pena repasar.

Por ejemplo, dijo que no cree que la literatura pueda cambiar al mundo pero cree que un libro puede llegar salvarle la vida a alguien.

Y él lo ha comprobado en carne propia. Bryce cuenta que guarda numerosas cartas en las que sus lectores le dan gracias por haberlos a ayudado a superar un mal trance, a salir a flote, a salir del “pozo” o hasta le cuentan que les ha salvado del suicidio.

En los cuarenta años que van desde la publicación de sus primer libro, Huerto cerrado, Bryce ha recibido numerosas cartas de agradecidos lectores. La mayoría de esas cartas las conserva,  más que eso, las guarda como un tesoro y las archiva con sumo cuidado.

Este escritor, que esta próximo ha editar un nuevo libro de cuentos El rey de las curvas, como es sabido ha vivido más afuera que dentro de Perú.

Hasta hace poco vivía en Madrid (luego de recorrer por media Europa, varias ciudades de Estados Unidos y América del Sur), pero ha contado que allí en Madrid recalaban gran cantidad de peruanos de “camino” por España, y lo visitaban, ya sea para conversar, para beber, para compartir recuerdos… Y eso le quitaba mucho tiempo, el tiempo necesario para escribir. Entonces decidió mudarse a Barcelona, donde ha podido escribir con más tranquilidad y ha terminado su nuevo colección de relatos titulada El rey de las curvas,  próxima a editarse.

El título del nuevo libro hace alusión a que el autor de Un mundo para Julius y La vida exagerada de Martín Romaña, en su infancia, hizo a creer a sus compañeros de clase que no era hijo de un tímido banquero, si no del corredor de automóviles Arnaldo Alvarado apodado “el rey de las curvas”.

Cuando la madre de Bryce pasó por el colegio a recogerlo y los niños le preguntaron si la historia era cierta, la madre dijo que si su hijo lo decía era verdad (quién puede pedir más de una madre?).

El futuro encuentra explicaciones en el pasado.


Escribe un comentario