“Áldorei. Sangre en la arena” de David Zanón Sandoval

alderoi_570x375_scaled_cropp
Es una gran satisfacción cuando un escritor novel, prácticamente anónimo para el mundo editorial, y que ha decidido hacer su sueño realidad, escribir y ver su libro editado, te hace llegar su obra en la que tanta ilusión ha puesto para que sea reseñada y demos nuestra opinión, eso, ante todo, es de agradecer.

David Zanón Sandoval es un escritor valenciano que decidió auto-publicar su propia novela, Álderoi, cumpliendo un sueño y brindándonos una novela que, de la mano de un buen corrector o una buena editorial, podría haber sido una novela con unas ventas más que considerables, ya que el mundo que el escritor crea es digno de admiración.

La idea principal de este libro, para ponernos en situación, es muy llamativa, ya que parte de que la raza humana es esclavizada por una raza mayor, los Aldian, y se dedican a realizar cruces creando nuevas razas humanas con el objetivo de beneficiarse de las características que consiguen, siendo una, entre otras, la de crear guerreros llamados Ézdul, para obtener la mayor parte de beneficios posibles en una especie de luchas organizadas por sus amos.

Existen varias casas de cría de guerreros Ézdul que se dedican a crear grandes guerreros y conseguir el máximo posible de beneficios, recordando al entorno que podemos ver en la serie televisiva Sangre y Arena, ya que, al igual que en la serie, una de estas casas de cría consigue un guerrero casi invencible, que se llama Elindos, y que empieza a atraer envidias y deseos de cruce de razas con el gran guerrero. Todo esto con una oscura criatura que, tras miles de años esperando, ha llegado su hora.
La historia atrae desde el principio, si bien los primeros capítulos son difíciles de leer por la gran cantidad de información que recibe el lector en muy poco tiempo, pero termina enganchando, es una fantasía épica muy bien enlazada y con la nueva sociedad como principal atractivo.

Una buena sorpresa es la mejor definición para este libro, que me llegó un buen día a mi buzón y que se ganó en poco tiempo el derecho a estar en mi estantería, donde tengo los libros que he leído y que me han gustado.

Pero no todo son buenas noticias, el escritor tiene calidad de sobra e imaginación para crear mundos de la nada, como ejemplo este primer libro, pero falta profundizar en alguno de sus personajes, se me ha quedado un poco corta la relación con Elindos, no deja de ser el típico héroe llamado a triunfar y a liderar a su raza, pero falta conocerle más, profundizar en su vida y sus sentimientos, poder empatizar con él, y así con algunos personajes que pasan durante la novela y no te llegan.

Posiblemente, esa característica en su escritura vendrá después, con su siguiente libro, que no dudo que lo habrá, y ya tenga la madurez en la escritura y la madurez de haberse expuesto al público y a las opiniones.

Lo mejor, esa sensación de estar leyendo mundos creados de la nada, que pueden recordar a grandes obras como “El señor de los anillos”, y que conllevan un trabajo enorme del escritor, un trabajo llevado a buen puerto, un trabajo sólido y que se sustenta en su propia historia y en la imaginación del autor.

Lo peor, nada, no tiene nada malo, sí tiene cosas mejorables, como la profundización en los personajes y la masiva información recibida por el lector en poco tiempo, cosas que se mejoran escribiendo, y desde mi más sincera opinión, espero que siga escribiendo y no sea un único libro, porque tiene calidad para ofrecernos más.

Me parece necesario destacar una anécdota sobre este libro, es auto editado, eso ya lo había dicho, pero los dibujos que están dentro del libro, la portada y la contra portada han sido diseñados por la mujer del escritor y un bien amigo, un acto que, en mi opinión, hacen que un escritor novel tenga más ganas y más ilusión por realizar su sueño viendo que la gente que le quiere le ayuda y se implica en su proyecto.

Más información – Hitler en Argentina


Escribe un comentario