Virginia Vallejo

Frase de Virginia Vallejo.

Frase de Virginia Vallejo.

Hay personajes cuya vida parece sacada de un relato de ficción. Dentro de esa categoría se encuentra Virginia Vallejo, una renombrada periodista y presentadora colombiana, con una vida cada vez más diluida en las aguas del olvido. Seguramente, muchos dirán que es por decisión propia; ella alegará razones mayores: es cuestión de sobrevivencia.

La periodista ya era un personaje célebre en tierras neogranadinas desde mucho antes de convertirse en una autora súper ventas dentro del mundo editorial. Su obra Amando a Pablo, odiando a Escobar, sigue siendo uno de los libros más comentados en buena parte de Hispanoamérica. Incluso, tras casi 30 años de su lanzamiento, las copias continúan vendiéndose con entusiasmo en todo el mundo.

La historia de una “Miss Latinoamericana”

Los primeros años de carrera mediática de Virginia Vallejo fueron bastante “normales”. Muy al estilo del Caribe suramericano, solo le faltó participar en el Miss Colombia y después de ganarlo, probar suerte en el certamen del presidente Donald Trump (el Miss Universo).

Nació el 26 de agosto de 1949 en Cartago, un municipio del Valle del Cauca. Su cotidianidad como hija de familia pudiente —hacendados— se vio interrumpida por culpa de la violencia partidista. Sin embargo, dichos episodios han sido tildados de “ficción” por muchos de los políticos del país andino.

Una vida de novela

Durante los años 70, Vallejo empezó a hacerse frecuente en las pantallas de cine y televisión nacionales. Tuvo destacadas participaciones en filmes como Paco o Colombia Connection, por ejemplo. En esa década, también obtuvo contratos publicitarios muy significativos. Entre los cuales, ser la imagen de la Cervecería Andina ha sido el más recordado.

Su salto definitivo al estrellato llegó en los años 80. Aparte de protagonizar la telenovela Sombra de tu sombra, se erigió como una de las presentadoras de noticias más emblemáticas del país. Por consiguiente, ganó múltiples reconocimientos (el premio de la Asociación de Periodistas de Colombia fue el más prestigioso).

Antes y después de Amar a Pablo

Identificar el punto de inflexión dentro de la historia de Vallejo no es difícil, tiene nombre y apellido. Además, ha sido uno de los hombres más emblemáticos y controvertidos de la historia contemporánea latinoamericana, sinónimo del crimen organizado… A casi 20 años de su muerte, muchos colombianos lo siguen venerando como “el salvador de los pobres”: Pablo Escobar Gaviria.

Él y Virginia Vallejo se conocieron en 1983 en la Hacienda Nápoles, una antigua propiedad del capo, convertida hoy en un centro de entretenimiento familiar. Al poco tiempo, coincidieron en Medellín y la periodista se convirtió en la amante del siniestro personaje. Por ende, fue testigo en primera línea de muchas de sus acciones y en la única biógrafa que tuvo acceso a su “objeto de estudio”.

Virginia Vallejo: una escritora de un solo libro

Virginia Vallejo es, en los hechos, una escritora de un solo libro. Aun cuando en su página web oficial se habla de “libros”, en plural. El “detalle” es el siguiente: se trata de un título con millones de copias vendidas alrededor del mundo y traducido a 16 idiomas. El título en cuestión: Amando a Pablo, odiando a Escobar, un texto que indaga en la intimidad de un hombre elevado a la categoría de mito.

Del mismo modo, Vallejo ventila muchos detalles oscuros y controvertidos (tanto de la vida de Escobar como de la suya propia). Así como numerosos secretos de las altas esferas del poder de la nación neogranadina. Como ejemplo, basta con mencionar los nombres de tres ex presidentes retratados en el libro: Alfonso López Michelsen, Ernesto Samper y Álvaro Uribe Vélez. Un ensayo que ahonda mucho en este mundo del narcotráfico, pero en España, es Fariña, de Nacho Carretero.

Amando a Pablo, odiando a Escobar

Amando a Pablo, odiando a Escobar.

Amando a Pablo, odiando a Escobar.

Puedes comprar el libro aquí: Amando a Pablo, odiando a Escobar

Vallejo empieza su relato con una introducción fuera de la diégesis de su narración. Allí cuenta en primera persona el momento de su intempestiva salida de Colombia —el 18 de julio de 2006— en un vuelo especial de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos. Pues, la DEA había dado el visto bueno sobre la información y la cooperación ofrecida por la periodista en casos de alto perfil.

Entre los datos más reveladores estaba el caso del asesinato del candidato a la presidencia Luis Carlos Galán. Adicionalmente, suministró datos sobre la actuación de las mafias criminales colombianas en suelo estadunidense y la complicidad de varias autoridades colombianas. Claro, no es el único libro escrito por alguien cercano a Escobar. En su momento, Juan Pablo Escobar, hijo, publicó Pablo Escobar, mi padre. Este título ha llegado a ser, de igual manera, un súper ventas.

Los días de la inocencia y del sueño

En la primera parte de su recorrido, Vallejo justifica (bajo el argumento del enamoramiento) cómo terminó tan vinculada a un campesino “humilde y soñador”. Para ese momento, Escobar era un joven político —que ya estaba casado— y con la misma edad de ella: 32 años.

Los días del esplendor

La parte medular de su obra retrata el camino de su “novio” mientras se transformó en uno de los hombres más ricos del planeta. Según la revista Forbes, la fortuna de Escobar alcanzó en algunos momentos la cifra de los 30.000 millones de dólares. De hecho, Vallejo detalla cómo la industria de la cocaína creció de forma impresionante.

Los días del espanto

Por supuesto, para semejante “éxito empresarial” fue necesaria la cooperación de figuras como Alberto Santofimio, Ministro de Defensa durante el gobierno de López Michelsen. En complemento, se mencionan hechos como el establecimiento de los escuadrones paramilitares, el ejército personal de Escobar.

De igual forma, Vallejo aborda otros dolorosos capítulos de la historia contemporánea colombiana. Entre ellos, el atentado con bomba al vuelo 203 de Avianca, en el cual fallecieron los 110 ocupantes a bordo de un Boeing 727 entre Bogotá y Cali.

Los días de la ausencia y del silencio

La periodista no esconde —si acaso, lo condimenta— el dolor que supuso para ella el final de su relación amorosa con el “enemigo número uno de Estados Unidos». La ruptura en cuestión, se produjo en 1987, luego de cuatro años de noviazgo. Al final, el foco del relato cae sobre los últimos años de la vida de Escobar, hasta su muerte ocurrida el 2 de diciembre de 1993.

El exilio

Hoy en día, Virginia Vallejo vive de las regalías de Amando a Pablo, odiando a Escobar. Es más, esta historia alcanzó la gran pantalla en 2017, estelarizada por Javier Bardem y Penélope Cruz. Si bien ella continúa bajo el programa de Protección a Testigos de EE. UU., todavía mantiene su página web y “todos saben” que vive en Miami.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Gustavo Woltmann dijo

    Es un libro anecdótico, consta de una narrativa simple y atractiva para el lector. Además, el morbo que causa el deseo de conocer la intimidad de un hombre como Escobar, lo ha hecho un best seller.
    -Gustavo Woltmann.