Versos alejandrinos: qué son, características y ejemplos

versos alejandrinos

¿Has oído hablar alguna vez de los versos alejandrinos? Si bien ya no tienen la repercusión que tuvieron en su época, todavía hay aquellos que los recuerdan. Pero, ¿qué son? ¿Cómo se hacen?

Si te interesa saber todo sobre los versos alejandrinos, no solo su concepto, sino su origen, la historia de estos en España, y algunos ejemplos, tienes toda la información a continuación.

Qué son los versos alejandrinos

libro abierto con taza de café

Vamos a empezar aclarándote qué son los versos alejandrinos. Se trata de versos que se utilizan en la poesía y se caracterizan por tener 12 sílabas. Estos se dividen en dos hemistiquios de 6 sílabas cada uno, separados por una pausa métrica que recibe el nombre de cesura.

El origen de los versos alejandrinos

libro de versos abierto

El origen de los versos alejandrinos es bastante antiguo. El primero que los empezó a utilizar fue el poeta griego Alejandro de Éfeso, en el siglo III a.C. A partir de ahí se ha usado en distintos idiomas y épocas.

Alejandro de Éfeso vivió en la ciudad de Éfeso, en la costa oeste de Turquía. Lo cierto es que no se sabe mucho de su vida, pero sí que hay algunas obras poéticas que se le atribuyen, como es «El Médico», un poema épico que narra las hazañas del médico Asclepio.

Estos versos se extendieron muy rápido por Grecia y Roma, usándolo muchos de los poetas de la época. Ejemplos como Virgilio u Horacio fueron de los que más lo usaron. Y poco a poco llegó a la poesía occidental.

La historia del verso en España

En España, el verso alejandrino empezó a utilizarse a partir del Renacimiento. Uno de los primeros fue Garcilaso de la Vega, autor de la «Égloga Primera» y «Égloga Segunda», entre otras obras.

En el Siglo de Oro, el verso alejandrino se convirtió en uno de los tipos de verso más utilizados, donde numerosos poetas de la época, como Lope de Vega, Juan Ruiz de Alarcón o Francisco de Quevedo, son referentes de estos versos, desde en la lírica hasta en la épica o el verso libre.

De hecho, fue en el Siglo de Oro cuando tuvo gran importancia en España y se convirtió en uno de los tipos de verso que más se usaban.

Ejemplos de versos alejandrinos

dos libros abiertos con taza de te

Como sabemos que a veces entender la teoría no es fácil, hemos recopilado algunos versos alejandrinos que puedes ver a continuación.

«El sol sale por el este, se oculta por el oeste»

«La luna llena brilla en el cielo nocturno»

«El viento sopla fuerte, las hojas caen al suelo»

«El mar es un gran misterio, su fondo es oscuro y profundo»

«Los pájaros cantan al amanecer, anunciando el nuevo día»

«Los rayos del sol se reflejan en el agua cristalina»

«El otoño llega con sus colores, oro y rojo»

«Las flores de primavera saludan al sol con sus pétalos»

«El aire fresco del campo llena mis pulmones»

«El río serpentea entre las montañas, su corriente es fuerte»

«La brisa del mar acaricia mi rostro, su aroma es dulce»

«Los grillos cantan en la noche, su música es armoniosa»

«El canto del ruiseñor se escucha en el bosque»

«Los árboles ondean sus hojas al viento»

«El aroma a café recién hecho se extiende por la casa»

«Los gatos duermen en el sol, sus ronroneos son tranquilos»

«El olor a lluvia recién caída llena el aire»

«Los rayos de sol filtran a través de las nubes»

«El viento sopla con fuerza, haciendo ondear la bandera»

«Los pájaros vuelan en el cielo, su vuelo es libre»

«¡Oh noche, madre de sueños, noche más bella del año! (Jorge Manrique)

«Con una sola mirada, un solo suspiro, más me vales (Garcilaso de la Vega)

«Los cuervos con sus gritos se ríen de mi suerte (Lope de Vega)

«El más hermoso amor, el más noble deseo, el más puro sentimiento (Miguel de Unamuno)

«Y aunque el mundo entero se venga de mí con saña (Juan Ramón Jiménez)

«Porque el amor es más fuerte que la muerte, el celos más fuerte que el sepulcro (Cantar de los Cantares)

«¡Oh dulce hogar, regazo de la vida, solaz del corazón! (Francisco de Quevedo)

«¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión (Pedro Calderón de la Barca)

«Mi corazón late fuerte, mi alma está en llamas (William Shakespeare)

«¡Oh muerte, dulce muerte, fin de mis penas! (John Donne)

La princesa está triste… ¿qué tendrá la princesa?

Los suspiros se escapan de su boca de fresa,

que ha perdido la risa, que ha perdido el color.

La princesa está pálida en su silla de oro,

está mudo el teclado de su clave sonoro;

y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.

Rubén Darío. Sonatina

«¡Oh dulces amigos míos! Vosotros, que sois mi consuelo (Juan Ruiz de Alarcón)

«Tú, que eres el sol que alumbra mi día, el aire que respiro (Sor Juana Inés de la Cruz)

«¡Oh tú, que eres el espíritu de mi vida, el amor que me inspira! (Gustavo Adolfo Bécquer)

«¡Oh tú, que eres el anhelo de mi corazón, la luz de mis ojos! (Fernando Pessoa)

«¡Oh dulce hogar, regazo de la vida, solaz del corazón! (Francisco de Quevedo)

«¡Oh tú, que eres el sol que alumbra mi día, el aire que respiro! (Sor Juana Inés de la Cruz)

«¡Oh tú, que eres el espíritu de mi vida, el amor que me inspira! (Gustavo Adolfo Bécquer)

«¡Oh dulces amigos míos! Vosotros, que sois mi consuelo (Juan Ruiz de Alarcón)

«¡Oh tú, que eres el anhelo de mi corazón, la luz de mis ojos! (Fernando Pessoa)

«¡Oh dulce hogar, regazo de la vida, solaz del corazón! (Francisco de Quevedo)

Palomas de los valles prestadme vuestro arrullo;

prestadme, claras fuentes, vuestro gentil rumor,

prestadme, amenos bosques, vuestro feliz murmullo,

y cantaré a par vuestro la gloria del Señor.

Zorrilla

Su verso es dulce y grave; monótonas hileras

de chopos invernales en donde nada brilla;

renglones como surcos en pardas sementeras,

y lejos, las montañas azules de Castilla.

Antonio Machado

Nunqua trobé en sieglo lograr tan deleitoso,

nin sombra tan temprada [nin] olor tan sabroso;

descargué mi ropiella por yazer más viçioso,

poséme a la sombra de un árbor fermoso.

Gonzalo de Berceo

¿Te quedan dudas sobre los versos alejandrinos? Pregúntanos y trataremos de ayudarte.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.