_Un policía en la Luna_. Otra pequeña joya del dibujante Tom Gauld

Leo lo justo de cómics. Digamos que como soy de la vieja escuela, me crie con los tebeos y, ya adulta, me decanté más por las letras que por las viñetas. Solo soy fiel al ronroneo de mi gatito negro preferido, John Blacksad, de Guarnido y Díaz Canales. Pero de vez en cuando echo una ojeada al panorama. Y este verano me he encontrado con esta pequeña joya, Un policía en la Luna, del dibujante y guionista Tom Gauld, y me ha fascinado.

Con dos sobrinitas que están empezando a leer, he vuelto con ilusión a la sección de libros infantiles y de cómics. Así que cada vez que voy a una librería o un centro comercial, me doy una vuelta. Y un día de estos, a refugio del calor infernal, me metí en uno de ellos. He de advertir también que yo es leer la palabra policía en algún sitio y ya me intereso.

Así que el título de este pequeño libro en la estantería de infantiles me llamó la atención. Lo cogí y, sin más, me puse a leer hasta que lo terminé. En total quizás fueron 10 minutos de tiempo invertido. Apenas tiene texto escrito, pero sus dibujos monocromáticos, sencillos y minimalistas consiguen expresar excelentemente la sencillez de una historia muy simple y a la vez profunda.

Tom Gauld

Nacido en Aberdeen en 1976, este dibujante y guionista escocés se ha hecho con un importante hueco en el panorama actual del cómic. Sus tiras e ilustraciones se publican en sitios como The Guardian o The New York Times. Solo tiene otras dos obras largas.

  • Goliat (2012): la historia de David y Goliat desde el punto de vista de este último.
  • Todo el mundo tiene envidia de mi mochila voladora (2015): una recopilación de sus tiras cómicas sobre temas y con personajes variados publicadas en The Guardian.

En marzo pasado estuvo en España para presentar este policía cuyas influencias vienen de la obra Stanley Kubrick o la arquitectura de los años 60 en Gran Bretaña.

Un policía en la Luna

Sinopsis

En 96 páginas nos vamos a la Luna. Allí la colonia que hay ha conocido tiempos mejores y se está vaciando poco a poco. Nadie viene y todos se van. Panorama desolador para el protagonista, el único policía que permanece con su trabajo diario de rondas y vigilancia. Pero estas cada vez son más cortas y los casos por resolver tan pocos como sin importancia. Una anciana que pierde a su perro, un autómata que se escapa del Museo de la Luna, o una chica que huye de casa.

Así un día tan otro donde la vida pasa tan despacio como monótona y profundamente solitaria para nuestro héroe que, sin embargo, continua al pie del cañón. Pero nada es lo que era. Uno de esos días sus vecinos se despiden porque vuelven a la Tierra. Otro, su vehículo de patrulla se avería, pero ya no hay repuestos y los que envían desde la Tierra vienen con distintas configuraciones que ya no sirven allí.

Eso sí. Lo que no falla es ese café y esos donuts en el único sitio que queda ya y que atiende una camarera tan sola como él. Hasta que también falla.

Lo que es

Que no os engañen los trazos simples ni la sobriedad o el monocolor. Tampoco las viñetas vacías de textos, porque expresan como nada el silencio y la soledad que rodean al protagonista. Todo conforma una mezcla de melancolía, humor e ironía admirable. Simplemente también te sientes allí en la Luna y vives con las mismas sensaciones que ese amable y resignado agente de la ley. Sentimos su melancolía, su desengaño por ver que su sueño hecho realidad poco a poco se ha ido convirtiendo en una pesadilla.

Yo recomiendo echarle un vistazo. Quizás no os diga nada o quizás sí encontraréis algo que, como a mí, os dé ese toque de descubrimiento. Pero sin duda no os dejará indiferentes.

Compra los mejores libros
Descubre los libros más vendidos en Amazon. No sabemos si son los mejores pero sí los que más gente compra.
Los libros más vendidos en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *