Un médico rural, de Franz Kafka

Un médico rural.

Un médico rural.

Un médico rural es un relato del autor checo Franz Kafka. Apareció por publicado por primera vez como parte de Ein Landarzt: Kleine Erzaehlungen, durante1919. De acuerdo con el ensayo bibliográfico del Biography Resource Center (GALE Group, 2005), esta obra es reflejo de las propias vivencias del escritor. Pues, en agosto de 1917 se le confirmó un diagnóstico de tuberculosis, enfermedad que terminaría por llevarlo a su muerte en 1924.

Un médico rural contiene todos los rasgos distintivos de los denominados “cuentos kafkianos”. En ellos, su protagonista suele meterse él mismo dentro de situaciones tensas sin explicación aparente y sin escapatoria. Los argumentos de Kafka con frecuencia reflejan la desconcertante alienación de la sociedad moderna y la reflexión eterna en torno a la divinidad y la injusticia humana. A pesar del peso de su obra, el escritor está en la lista de autores que fueron reconocidos luego de morir. Imaginen lo bueno de su obra, que Borges lo recomienda como autor a ser leído.

Síntesis bibliográfica de Franz Kafka

František Kafka nació el 3 de julio de 1883 en Praga, Bohemia (actual República Checa). Murió a causa de una tuberculosis en la laringe el 3 de junio de 1924, en Kierling, Klosterneuburg, Austria. Fue enterrado en el cementerio judío de Praga – Straschnitz. Su padre fue Hermann Kafka, un comerciante y manufacturero; su madre, Julie (Loewy) Kafka. Sus familiares, tanto maternos como maternos, fueron intelectuales y profesionales.

Franz Kafka, la psique de un genio atormentado

Tuvo un hijo con Grete Bloch, pero nunca llegó a concretar matrimonio con ninguna de las mujeres con quien se relacionó. Según Miguel Ángel Flores de la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco (México), “Las mujeres estaban a su alcance, pero él inventaba obstáculos a cualquier relación. El padre tiránico, que lo despreciaba, comerciante de éxito, con sus actitudes le acentuaba su sentimiento de fracaso y desubicación”.

Su última pareja conocida fue Dora Diamond, quien lo acercó al judaísmo hacia el final de su vida. Franz Kafka fue un hombre enfermizo, atormentado, ansioso, cuyo diagnóstico clínico nunca ha sido concertado. No obstante, en la actualidad se cree que padeció un trastorno esquizoide de la personalidad.

Educación y carrera de Kafka

En 1906, obtuvo un doctorado en leyes en la Universidad Ferdinand-Karls de Praga. Trabajó como escritor de noticias legales para Richard Loewy en Praga durante 1906. Entre 1908 y 1922 fue integrante del Instituto de Aseguramiento de Accidentes Laborales del Reino de Bohemia, Praga, como especialista en prevención de accidentes. También, trabajó para la manufacturera Asbestos Works Hermann & Co., en Zizkov, Bohemia.

Un médico rural y los cortos de ficción de Franz Kafka

Ein Landarzt: Kleine Erzaehlungen (Un médico rural: relatos breves), fue publicado durante 1919 en Austria, dentro de una colección de catorce historias cortas. Su lectura es rápida y fluida, puede completarse en quince minutos (o menos). Después de la muerte de Kafka, han aparecido más de una docena de publicaciones de series de relatos de ficción. Sus otros textos compilatorios de narraciones cortas de ficción publicados en vida son:

  • Der Heizer: Ein Fragment (La colección: un fragmento – 1913).
  • Betrachtung (Meditaciones – 1913).
  • Die Verwandlung (traducido como La metamorfosis al inglés por A. L. Lloyd – 1915).
  • Das Urteil: Eine Geschichte (El juicio: una historia – 1916).

Ein Hungerkunstler: Vier Geschichten (1924). Incluye historias traducidas a posteriori, como El artista hambriento, Una mujer pequeña, El primer tormento y Josefina la cantante; o, el Folk del Ratón. Se publicó justo después de su muerte, pero Kafka tuvo tiempo de revisar casi todos los textos.

Igualmente, Kafka elaboró un número considerable de novelas, diarios y su legado ha originado varios trabajos de colección. Esto ha ocurrido así porque el escritor checo no publicó muchas de sus obras en vida. Asimismo, sus amigos y familiares hicieron caso omiso de sus deseos y no quemaron sus cuadernos ni sus notas tras su fallecimiento. Hoy en día, aún se buscan muchos de los manuscritos de Kafka perdidos a causa del nazismo.

Análisis de Un médico rural

Franz Kafka.

Franz Kafka.

Jorge Alberto Álvarez-Díaz de la Universidad Complutense de Madrid, describe a Un médico rural como una posible lectura ética. En la publicación de la Gaceta Médica Mexicana (2008), Álvarez-Díaz explica que, a pesar de la brevedad de la historia su interpretación “Fue, es y seguirá siendo tan interesante como desafiante”.

La responsabilidad bajo la perspectiva de los axiomas kafkianos

En Un médico rural, Kafka desglosa la noción de responsabilidad y la aborda desde distintas perspectivas. Por supuesto, en este punto se manifiestan los famosos cuatro axiomas kafkianos explicados en la revista Authors and Artists for Young Adults (Vol. 31, 2000). En los primeros dos, se enfrentan la teología contra la etología humana. Allí, por más que lo aparente, la ley divina nunca será tan injusta como el comportamiento de las personas.

Los otros dos axiomas son complementarios: existe una forma correcta de vivir la vida. Su descubrimiento depende en el poder individual de descubrir poderes que le resultan casi siempre desconocidos a las personas. Para Franz Kafka, la peor circunstancia final de un ser humano era la pérdida de su dignidad. Esta idea se refleja claramente en el siguiente segmento de Un médico rural:

“—Doctor, déjeme morir. Miro en derredor: nadie lo ha oído. Los padres callan, inclinados hacia adelante, esperando mi dictamen. La hermana ha acercado una silla para que coloque el maletín de mano. Lo abro y busco entre mis instrumentos. El joven sigue extendiéndome las manos, para recordarme su súplica. Tomo unas pinzas, las examino a la luz de la vela y las vuelvo a dejar.

Pues sí —pienso blasfemando—, en casos así los dioses ayudan, nos mandan el caballo que nos falta y, como tenemos prisa, nos dan otro. Por añadidura, nos mandan un mozo de cuadra…”.

Componente afectivo

Su amigo Max Brode —quien conservó gran parte de sus papeles— señaló, “Kafka atrajo mujeres durante toda su vida. Él lo no creía, pero es indudablemente verdad”. En Un médico rural, el protagonista se mete en una situación sin salida —típica de los relatos kafkianos— y “sacrifica” a Rosa, su fiel ayudante. En medio del relato es implícito el profundo respeto que el autor profiere hacia las mujeres.

La pobre compañera es dejada a merced del mismo abusador que hace posible el traslado del médico hasta la casa del paciente. A medida que transcurre la angustiante situación, es evidente el cariño que el médico siente por su colaboradora. La ansiedad va en aumento porque el protagonista entiende que las desventuras que podría sufrir Rosa fueron causadas por él. Cada posible salida es en falso, como puede leerse en el siguiente pasaje:

“Solo ahora recuerdo a Rosa: ¿Qué puedo hacer? ¿Cómo puedo salvarla? ¿Cómo la arranco de debajo de aquel hombre? A diez millas de distancia, con unos caballos imposibles de manejar enganchados a mi coche, que no sé cómo han desatado las riendas, que no sé cómo han abierto las ventanas desde fuera, que pasan por ellas sus cabezas y contemplan al enfermo, sin inmutarse por los chillidos de los familiares. Regresaré en seguida —pienso, como si los caballos me estuvieran pidiendo volver, pero dejo que la hermana, que cree que estoy aturdido por el calor, me quite el abrigo de pieles—. Me ofrecen un vaso de ron. El viejo me da palmadas en el hombro. Ofrecerme su tesoro justifica esta familiaridad. Sacudo la cabeza: me enfermaría sentirme dentro del estrecho círculo mental del viejo. Solo por eso me niego a beber”.

Un médico rural y Franz Kafka, el paciente

Frase de Franz Kafka.

Frase de Franz Kafka.

La fuerza del argumento y los diálogos de Un médico rural probablemente se deben a la factibilidad de los mismos. Si bien, la situación caótica y contradictoria puede parecer totalmente ficticia, la narración se inspira en las experiencias del propio Kafka y de sus familiares. Esto quedó patente en sus Diarios escritos en 1912, así como en la recopilación editada por Heller, Pocket Books, The Basic Kafka (1983).


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.