Trucos para elegir buenos nombres para tus personajes literarios

Todos sabemos quién es Harry Potter si lo nombramos,… Sí, es cierto, que muchos lo conocen únicamente por sus películas, pero casi todo el mundo sabe que hace referencia a una personaje de la gran saga de literatura juvenil fantástica creada por la escritora inglesa J. K. Rowling.

Pero, ¿por qué algunos nombres de personajes literarios se nos queda mejor en la memoria que otros? ¿Pensáis que se debe únicamente al buen éxito que haya podido tener el libro o es algo más? Yo personalmente, creo que se debe a todo un poco: a que el libro sea bueno, a que se haya promocionado lo suficiente y haya llegado al lector, a que haya transmitido valores y sentimientos acordes al lector y a su etapa de vida de ese momento, a que sea un autor conocido, etc. Pero por desgracia, este último punto no todos lo cumplimos. No todos somos Arturo Pérez Reverte o Carlos Ruíz Zafón, por sólo poner dos autores actuales de éxito.

Es por esta razón, que hoy hemos querido ofreceros a los escritores, además de lectores habituales de nuestro blog, una serie de trucos para elegir buenos nombres para los personajes literarios de escritos presentes y futuros.

¿Cómo nombrar a nuestros personajes literarios?

  1. El nombre que elijas para tu personaje tiene que ir con las características y la forma de ser de ese personaje, es decir, debe tener coherencia. Podría ser que un personaje nacido en Gales, por poner un ejemplo, se llame Antonio, pero ¿acaso es lo más habitual? A esto nos referimos con darle un nombre apropiado y adecuado.
  2. No tienes que ser demasiado rocambolesco eligiendo un nombre… Sí, los nombres originales pueden llamar más la atención, es cierto, pero que un nombre sea simple, como por ejemplo María, Juan o Alfonso, no significa que se olvide con más facilidad.
  3. ¡Algunos personajes no necesitan ni nombre! En la escritura a veces solemos pecar de demasiado detallistas y formales, pero ¿por qué todos los personajes deben llevar un nombre propio? Algunos pueden conocerse por su apodo o simplemente por alguna característica física. Ejemplos: “El cojo”, “La rubia”, etc.
  4. Usa sus iniciales. A veces una simple letra, en este caso la inicial de su nombre, puede recordarse incluso mejor y llamar más la atención que el nombre en sí. Ejemplos: M. de Magdalena, X. de Xavier, etc.
  5. Puedes hacer uso del diccionario de nombres, tanto para mujeres como para hombres, si siempre te salen los mismos y quieres algún nombre creativo y distinto.

Y tú, ¿qué técnica usas habitualmente para elegir el nombre de tu personaje principal o personajes secundarios en un escrito?

Compra los mejores libros
Descubre los libros más vendidos en Amazon. No sabemos si son los mejores pero sí los que más gente compra.

Los libros más vendidos en Amazon


Categorías

Literatura, Varios

Opositora como muchos, monitora educacional y con múltiples aficiones, entre ellas la lectura. Agradezco un buen clásico pero tampoco me cierro en banda cuando algo nuevo de literatura cae en mis manos. Agradezco también la comodidad y facilidad de los 'ebooks' pero soy de las que prefieren leer palpando el papel, como siempre se hizo.

2 comentarios

  1.   alfem dijo

    ¿Y eso de que el nombre y el apellido empiecen por la misma letra?

    Como Peter Parker, Matt Murdock, Red Richards, Sue Storm…

    (truco favorito de Stan Lee)

  2.   Daniela de La cruz dijo

    Buenos puntos a tener en cuenta, aunque yo voy más por el significado, la sensación que deja al pronunciarlo e incluso como conjugan unos nombres con otros :3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.