Tal día como hoy nacía Isaac Asimov

Isaac Asimov es recordado sobre todo por sus grandes aportaciones al mundo científico, gracias a sus investigaciones y ensayos, pero también fue un gran escritor de ciencia ficción. Este escritor y bioquímico, mitad ruso, mitad estadounidense (tenía doble nacionalidad), nació tal día como hoy, un 2 de enero, pero del año 1920, en Rusia, concretamente en Petróvichi, pero tan sólo a los 3 años de edad se trasladó junto con su familia a Nueva York, EE.UU.

Se graduó en Bioquímica por la Universidad de Columbia y después realizó un posgrado de química que finalizó en el año 1941, en la misma universidad, que le ayudaría a conseguir un puesto de trabajo como investigador químico en la marina estadounidense, en sus astilleros. Años después se doctoró en Química y paso a formar parte de la plantilla del profesorado de la Universidad de Boston.

Dejando a un lado su vida más profesional y pasando a hablar de su lado más creativo-literario, fue también creador de obras de ciencias ficción e historia. Su obra “Fundación”, también conocida como Trilogía o Ciclo de Trántor, con un total que supera los 500 volúmenes, podemos encontrar tanto obras de misterio-fantasía como textos de no ficción. Sólo Rober A. Heinlein y Arthur C. Clarke les podrían hacer sombra a Asimov, ya que los tres eran considerados los mejores escritores de ciencia ficción del momento.

Como datos curiosos, diremos que la película Yo, Robot estuvo basada en una obra de Asimov y que en el año 1981 se le pondría su nombre al asteroide 5020 en honor a él.

Moriría con 72 años en la misma ciudad que lo acogió, Nueva York.

10 frases de Isaac Asimov y video

  • “En primer lugar, acabemos con Sócrates, pues ya estoy harto de este invento de que no saber nada es un signo de sabiduría”.
  • “En la vida, a diferencia del ajedrez, la vida continúa aún después del jaque mate”.
  • “Solo existe una guerra que se le puede permitir al ser humano: la guerra contra su extinción”.
  • “Nada altera mi concentración. Podrías hacer una orgía en mi oficina y yo no miraría. Bueno, quizá al menos una vez”.
  • “Estoy convencido de que la autoeducación es el único tipo de educación que existe”.
  • “Para mí, escribir es simplemente pensar con mis dedos”.
  • “Rendirse ante la ignorancia y mencionar a Dios siempre ha sido algo prematuro, y sigue siendo prematuro aún hoy”.
  • “Soy un ateo, firme y acérrimo. Me tomó un largo tiempo decirlo. He sido ateo por años y años, pero de algún modo sentí que era intelectualmente irrespetuoso que uno diga que es un ateo, porque ello asume tener un conocimiento que nadie tiene. De alguna manera, era mejor decir que uno era un humanista o un agnóstico. Finalmente decidí que soy una criatura tanto de emoción como de razón. Emocionalmente, yo soy un ateo. No tengo la evidencia para demostrar que Dios no existe, pero tengo una sospecha tan fuerte de que no existe que ni siquiera quiero perder mi tiempo en eso”.
  • “Nunca permitas que el sentido de la moral te impida hacer lo que está bien”.
  • “El aspecto más triste de la vida en este preciso momento es que la ciencia reúne el conocimiento más rápido de lo que la sociedad reúne la sabiduría”.

A continuación, os dejamos con un fragmento de una entrevista que se le hizo al autor, donde preveía la repercusión de internet en la vida de las personas:

Compra los mejores libros
Descubre los libros más vendidos en Amazon. No sabemos si son los mejores pero sí los que más gente compra.
Libros para el día del Padre

Escribe un comentario