Se enciende una luz en torno al destino del Círculo de Lectores, La Biblioteca Nacional de España ha solicitado que se le ceda el archivo del club para su preservación

La Biblioteca Nacional de España quiere salvar el patrimonio del Circulo de Lectores.

La Biblioteca Nacional de España quiere salvar el patrimonio del Circulo de Lectores.

Luego de que el Grupo Planeta anunciara el cierre del Círculo de Lectores hace casi un mes —alegando que “El modelo puerta a puerta ya no funciona y lo vincularemos a la compra digital”—, se ha encendido una luz respecto a la preservación del archivo de tan importante club.

La Biblioteca Nacional de España (BNE) —después de enterarse a través de una publicación del diario El País de que los apoderados del Círculo de Lectores comunicaron a parte de los encargados de los derechos de los volúmenes (entre ellos a los gestores de Mario Vargas Llosa y Francisco Ayala) que harían una “operación de destrucción parcial” de los ejemplares de sus obras completas— pidió que le fueran cedidos todos los libros de la colección para su protección, cuido y puesta en uso.

La BNE está dispuesta a salvaguardar todo el patrimonio del CL

Esta reacción por parte de la BNE es más que lógica. Estamos hablando de que el Círculo de Lectores fue la peña más grande de lectura que el estado español ha tenido. Y si ya con la decisión del cierre hubo una gran polémica, ahora hay mayor desconcierto y preocupación porque se pretende destruir uno de los registros literarios físicos más más amplios e importantes de la historia de lengua española reciente.

Por todos es sabido que el Grupo Planeta compró por completo las acciones del Círculo de Lectores en 2014. Ahora bien, debido a los cambios en las tendencias de los usuarios (mayor inmersión en la lectura digital y adquisición de productos vía web) se decidió cerrar el club.

El Grupo Planeta se pronunció

Respecto a la publicación de El País, los voceros del Grupo Planeta han anunciado:

“Se está informando a los herederos de que, tras el cierre del club Círculo de Lectores, los derechos de la venta por esa vía quedan en el aire. Lo que se hará con el fondo dependerá de los acuerdos que se alcancen con ellos”.

La viuda del escritor Fernando Ayala también alzó su voz

Por su parte, y dando veracidad a la noticia, la viuda del escritor Fernando Ayala manifestó:

“Ese importantísimo proyecto era necesario, en la medida en que equiparaba a la lengua y literatura españolas con las de otras grandes culturas en las que existen proyectos análogos. Su destrucción representa una auténtica tragedia cultural que, en estos tiempos que corren, probablemente sea irreparable”.

Las aguas están en una tensa calma

Los voceros del Grupo Planeta, para calmar los ánimos ante la situación, indicaron:

“Lo que se envió era una carta administrativa tipo que salió sin que quienes la tramitaran supieran de estas negociaciones; en absoluto había ni hay en la casa la voluntad de destruir nada del patrimonio de Círculo de Lectores”.

Círculo de Lectores.

Círculo de Lectores.

Lo que persiste en el ambiente es una tensión notable ante una toma de decisión que parece totalmente absurda en pleno siglo XXI. Por lo pronto, las partes interesadas esperan que la cordura prevalezca, ya que el preservar los libros sería de enorme beneficio para España. Da tranquilidad saber que la voz de la BNE repercutió lo necesario, por lo que los 25.000 ejemplares en juego (y el resto de material informativo de interés del Círculo de Lectores) podrán ser salvaguardados.


Un comentario, deja el tuyo

  1.   Pedro Suenz dijo

    Es difícil de entender por qué Bertelsmann vendió Círculo precisamente a Planeta, una editorial de bajo nivel editorial, que ha demostrado no haber tenido ni idea de cómo se debe llevar un club de libros. Echó a perder el gran nivel y prestigio que Círculo había alcanzado con Hans Meinke, quien entendió que el futuro del club estaría en la edición de libros bien hechos, ilustrados y de literatura de calidad, muy al estilo de la alemana Büchergilde Gutenberg, actualmente una de las dos únicas «comunidades de libros» (Buchgemeinschaften) que han sobrevivido a la voracidad de Bertelsmann, que en Alemania se dedicó a comprar casi todos estos clubes para fusionarlos y destruirlos, acabando por cerrar su macroclub «Der Club» (antiguo Bertelsmann Lesering > Círculo de Lectores Bertelsmann) de golpe y porrazo. Círculo de Lectores, en cambio, en sus buenos tiempos hasta aproximadamente. 2005/2010, sí alcanzaba lo que podría haber sido su porvenir: manteniendo una comunidad de algunos cientos de miles de socios que compran buenos libros. Lo de vender puerta a puerta por medio de agentes ya estaba en desuso hace tiempo, muchos compraban por correo. En Portugal aún sigue Círculo de Leitores como parte de Bertrand (Bertelsmann+Random House). Que en España Círculo perdiera cada vez más socios compradores se debe a la mala gestión por parte de Planeta, con un programa degenerado en una gama de libros de novela policíaca o de terror, mal editados, y sin ninguna amplitud ofreciendo temas de política e historia o de divulgación seria. Que encima echara a perder el amplio fondo editorial de Círculo es otro escándalo. Y no cabe duda que había un elemento más que podría haber perjudicado: con la sede social en Cataluña, Círculo se vería con el problema del boicot a los productos catalanes. Ojalá algún editor serio retomara la andadura de Círculo a un nivel de excelencia y buena selección, aunque no es probable. Una pena.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.