Romance

romance

Hay muchos géneros literarios, algunos más conocidos que otros. Y dentro del género de la poesía, así como de la narrativa, nos podemos encontrar con el romance.

Pero, ¿qué es el romance? ¿Qué lo caracteriza? ¿Por qué hay dos? ¿Hay grandes autores de romance? Todo esto y más es de lo que vamos a hablarte a continuación.

Qué es el romance

Qué es el romance

El término romance hace referencia a dos conceptos diferentes, ambos literarios, pero al mismo tiempo dispares entre ellos. Y es que te puedes encontrar con:

  • Un poema. Este era muy habitual en la tradición oral española, aunque también se puede encontrar en Sudamérica. Se basa en combinar octosílabos rimados en asonante en versos pares.
  • Una narración. Es decir, un relato bastante extenso en el que se contaba la historia de un mundo imaginario donde los personajes vivían situaciones «maravillosas e insólitas».

En conclusión, podemos hablarte de romance de dos formas diferentes. Y para que te quede más claro, a continuación las desarrollamos.

El romance como poema

El romance, como te hemos comentado antes, es en realidad un poema. Fue muy característico, y utilizado, en la tradición española, ibérica e hispanoamericana y popular sobre todo en el siglo XV. De hecho, el primero del que se tiene constancia (porque no se sabe si hubo más antes), es el de Jaume Olessa, de 1421.

¿Y qué caracteriza al romance de la poesía? Pues hablamos de poemas narrativos, concebidos para que fueran cantados por los trovadores o los juglares. En ellos se contaba una historia de temática diversa, y con ritmos diferentes según la zona donde se vivía.

Características del romance

Características del romance

Este poema se caracteriza por estar formado en grupos de versos. Cada uno de esos versos tiene 8 sílabas y riman de forma asonante en los versos pares. Además, es habitual encontrarte con repeticiones de sintagmas (rítmicamente), de usar libremente los tiempos verbales, de hacer variantes, y de un final brusco, como si lo cortaran de golpe.

Otras características son las siguientes:

  • Su tradición oral. No hay que olvidar que estos romances fueron «cantados» o narrados a través de juglares y trovadores, razón por la que no se conocen a los autores porque nadie escribía lo que ellos decían. Y también por eso te puedes encontrar, de un mismo poema romance, varias versiones según quién lo escuchara o la zona en la que se cantaba.
  • Se mezcla narración y diálogo. Esto es algo habitual en los poemas, pero aquí puede ser una característica normal del romance. De hecho, hay fórmulas que se repiten en varios romances, como «Allí habló… bien oiréis lo que dirá», o «Respondióle…, tal respuesta le fue a dar».
  • Se centra en un momento determinado. No es una narración que empieza contando desde el principio, sino que se centra en un hecho o una acción para contar lo que ocurre. Sin embargo, acaba de forma abrupta, dejando con el misterio de no saber cuál es el desenlace de aquello que ha contado.
  • Cuenta con varios recursos. Por ejemplo, repeticiones, anáforas, paralelismos, aliteraciones, imágenes sensoriales, símiles…

Tipos

Dentro de esta figura literaria, nos podemos encontrar con varios tipos de romance, según la forma en que los cataloguemos.

Si es por su cronología, obtenemos dos tipos:

  • Romancero Viejo. Es el más «original» y «tradicional del romance. Sus autores son anónimos y se utilizó en los siglos XIV y XV, de forma oral.
  • Romancero Nuevo. En este caso, son los poemas que surgieron entre los siglos XVI y XXI. Aquí sí conocemos a algunos autores como Antonio Machado, Quevedo, Cervantes, Luis de Góngora, Juan Ramón Jiménez…

Si hablamos de la temática, el romance se puede clasificar como:

  • Romances históricos. Como su nombre indica, cuentan momentos históricos o legendarios, sobre todo relacionados con el medievo español. Algunos más conocidos son el Cid, La muerte del Príncipe Juan, Bernardo del Carpio…
  • Romances épicos. Estos romances se encargan de ser un testimonio de héroes históricos, de ahí que los de Carlomagno, la batalla de Roncesvalles, o los cantares de gesta puedan entrar en esta categoría.
  • Fronterizos. Este término hace referencia a aquellos momentos que suceden en la frontera de España. Uno de los más conocidos es, sin duda, el de la lucha en la reconquista contra los moros.
  • Romance novelesco. Inspirados en el folclore español, te encuentras temáticas variadas, pero siempre de ficción, y basada en la propia subjetividad de quien lo cante o lo narre.
  • Romance tradicional o de ciegos. Es el romance más sensacionalista. En él entraban los que hablaban de hazañas de bandoleros, de milagros, crímenes… Uno de los más famosos es, sin duda, los de Francisco Esteban.

Ejemplos

Si todavía te quedan algunas dudas acerca de lo que es un romance en poesía, o no te queda clara la estructura, vamos a verlo con algunos ejemplos que te dejamos a continuación. Ten en cuenta que hay muchas variantes, siendo el de verdad el octasílabo (hay algunos que eran los romancillos, con versos hexasílabos; el romance endecha, que eran heptasílabos; o el heroico, que eran endecasílabos).

Cuando el alba me despierta 8-

los recuerdos de otras albas 8a

me renacen en el pecho 8-

las que fueron esperanzas. 8a

Quiero olvidar la miseria 8-

que te abate, pobre España, 8a

la fatal pordiosería 8-

del desierto de tu casa. 8a

Por un mendrugo mohoso 8-

vendéis, hermanos, la entraña 8a

de sangre cocida en siesta 8-

que os hace las veces de alma. 8a

Miguel de Unamuno

 

Para emprender la jornada 8-

desta ciudad, que ya tiene 8a

nombre de Ciudad Real, 8-

juntó el gallardo maestre 8a

dos mil lucidos infantes 8-

de sus vasallos valientes, 8a

y trescientos de a caballo 8-

de seglares y de freiles…. 8a

Lope de Vega. Fuenteovejuna

 

Verde que te quiero verde 8-

verde viento. Verdes ramas. 8a

El barco sobre la mar 8-

y el caballo en la montaña. 8a

Con la sombra en la cintura 8-

ella sueña en su baranda, 8a

verde carne, pelo verde, 8-

con ojos de fría plata. 8a

Verde que te quiero verde 8-

bajo la plata gitana, 8a

las cosas la están mirando 8-

y ellas no puede mirarlas. 8a

Federico García Lorca

El romance como narración

como narración

Por otro lado, tenemos el romance como narración. También conocido como «roman», se trata de un relato largo en prosa que trata la historia de un mundo imaginario. En él, tanto los personajes como las situaciones son, cuanto menos, maravillosos e insólitos.

Su origen data de la alta Edad Media, siglos XI y XII, cuando el latín evolucionó de distintas formas en el antiguo Imperio Romano. Así, a esas variantes de las llamó lingua romana; mientras que los que conservaban la lengua latina se les decía que era de la alta cultura. Cuando empezaron a traducirse obras latinas a lenguas románicas, surgieron los términos enromanzier, romanzare, y de ahí a romanz, romant, o romanzo.

En el siglo XV, tanto el romance narrativo como el de poema convivieron juntos. Pero era tan importante el poema que el narrativo tomó otro nombre para no confundirlo. ¿Y cuál fue? Pues hablamos de «novella», una palabra que significa «novedad», y que calificaba a este romance como un relato «breve» de algo nuevo y curioso.

De hecho, en España a este género se le llamó novela o libro, nunca obtuvo el calificativo de «romance» como sí pasaba en otros países europeos.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.