Recursos estilísticos en literatura

recursos-estilisticos-literarios

Desde siempre, los escritores han intentado captar la atención del autor que lee (o escucha, con los audiolibros) sus obras. Para conseguir esto, recurren a dos métodos básicos y principales: crear una historia atractiva que despierte el interés del público lector y utilizar el lenguaje de un modo especial que sea atrayente y consiga que el lector quiera seguir leyendo su obra.

Es por esta razón, que existen gran cantidad de recursos estilísticos en literatura, que aunque muchos se han dejado de usar o al menos no se ven con tanta frecuencia, siguen existiendo y desde hace siglos se utilizan en literatura. Si quieres tener un resumen de todos los recursos estilísticos aquí lo tienes. Los diferenciamos en tres categorías según a qué aspectos del lenguaje afecta.

Recursos fónicos

Estos recursos se utilizan para emplear sonido a la lengua con un sentido estético y expresivo, provocando una sensación determinada en el lector:

  • Aliteración: Reiteración sistemática de un sonido para producir determinados efectos sensoriales. En el siguiente ejemplo se repiten ciertos sonidos para dar sensación de movimiento suave.
  • Onomayopeya: Imitación de un sonido real. La onomayopeya se logra a veces mediante la aliteración. En los siguientes versos, por ejemplo, la reiteración de la “s” evoca el zumbido de las abejas.

Recursos morfosintácticos

Se producen al añadir, suprimir o repetir palabras, o al alterar el orden de las palabras en la oración:

  • Epíteto: Consiste en emplear un adjetivo que expresa una calidad propia del sustantivo al que se une.
  • Sinonimia: Es una enumeración de términos que tienen un significado común.
  • Asíndeton: Consiste en omitir conjunciones para producir un efecto de rapidez.
  • Polisíndeton: Es el recurso contrario al anteriormente citado. Consiste en la repetición de conjunciones innecesarias; produce un efecto de solemnidad, intensidad o lentitud.
  • Elipsis: Consiste en la supresión de términos por considerarse que están sobreentendidos.
  • Anáfora: Consiste en la repetición de una o varias palabras al principio de varios versos o enunciados.
  • Paralelismo: Es la repetición de construcciones similares en dos o más versos u oraciones.
  • Hipérbaton: Consiste en la alteración del orden lógico de las palabras en la oración.

recursos-estilisticos

Recursos semánticos

Estos recursos son los que hacen que el sentido de las palabras cambien en el texto:

  • La paradoja: Figura en la que se relacionan dos ideas o conceptos que parecen opuestos o contradictorios pero que en un sentido más profundo no lo son.
  • La antítesis: Consiste en contraponer palabras o frases de significado contrario.
  • La ironía: Consiste en dar a entender lo contrario de lo que se dice. El sentido real se deduce del contexto.
  • El símil: Es la comparación entre dos palabras o ideas.
  • La hipérbole: Es una exageración.
  • La metáfora (tropo): Consiste en denominar una realidad con el nombre de otra con la que el autor establece una identificación por su semejanza.
  • La metonimia (tropo): Consiste en nombrar una realidad con el nombre de otra con la que mantiene una relación de proximidad, como la que hay entre el autor y su obra, el contenido y el continente, el lugar y el producto que de él procede, etc.
  • La sinécdoque: Es un tipo particular de metonimia que consiste en designar la parte por el todo o el todo por la parte. Ejemplo: “Reunió más de trescientas cabezas”.

Escribe un comentario