Qué son las categorías gramaticales

Libro sobre qué son las categorías gramaticales

Dentro del mundo de la lengua y la literatura hay muchos conocimientos que se deben tener en cuenta, no solo para escribir novelas, sino en general para cualquier aspecto comunicativo. Tal es el caso de lo que son las categorías gramaticales, ¿alguna vez has oído hablar de ellas?

Nos vamos a centrar en estas categorías, clases o tipos de palabras que tenemos en nuestro lenguaje y que, todas ellas, se agrupan en diferentes grupos. Pero, ¿cuáles son?

Qué son las categorías gramaticales

Libro con distintas frases

Como acabamos de decirte, las categorías gramaticales también se pueden conocer como clases de palabras o tipos de tipos de palabras. En realidad, se trata clasificar todas y cada una de las palabras que forman un idioma. Pero si tuviéramos un grupo tan grande sería prácticamente imposible conocerlas todas. Así que se dividen por clases.

Y es que las categorías gramaticales están formadas por 9 grupos: nombre, verbo, adjetivo, pronombre, determinante, adverbio, preposición, interjección y conjunción.

¿Ya te va sonando más?

Categorías gramaticales, qué engloba cada grupo

Libro explicando qué son las categorías gramaticales

Como queremos que te quede claro lo que son las categorías gramaticales, a continuación vamos a hablarte de todas y cada una de las nueve que existen.

El  nombre

También se le dice sustantivo y, tal y como la RAE lo describe, este sería:

«Clase de palabras cuyos elementos poseen género y número, forman sintagmas nominales con diversas funciones sintácticas y designan entidades de diferente naturaleza».

Dicho de otro modo, es una palabra que puede identificar a seres animados, inanimados, reales, abstractos, personas…

Esto implica que es un gran grupo, por eso se divide en pequeños subgrupos que son:

  • Nombres propios: son aquellos que designan a personas o entidades específicas y realistas. Por ejemplo, María, Juan, Madrid, Italia, etc.
  • Comunes: son los que se usan en general para designar a una cosa común. Por ejemplo, un árbol es un nombre común porque no especificamos qué tipo de árbol es.
  • Nombres contables: aquellos que se pueden contar (mesa, silla, vaso…).
  • Incontables. Los que no podríamos contar por mucho que quisiéramos: viento, aire, agua, oxígeno…
  • Nombres concretos: son los que se refieren a cosas que podemos tocar o ver (libro, magdalena, agua…).
  • Abstractos: son para referirse a cosas que no se ven ni se tocan: conocimiento, sabiduría, estrés…
  • Nombres individuales: son los que solo sirven para una entidad (lobo, sofá, rosa, cabra…).
  • Colectivos: aquellos que designan un grupo de esa entidad: jauría, manada, rosal, rebaño…
  • Nombres animados: se refieren a nombres que designan a seres vivos.
  • Inanimados: los que se le da a cosas sin vida (plato, silla, estantería…).

El verbo

El verbo, según la RAE sería:

«Clase de palabras cuyos elementos pueden tener variación de persona, número, tiempo, modo y aspecto».

En otras palabras, es lo que nos dice cuándo tiene lugar la acción a la que se refiere, si está acabada, está pasando u ocurrirá en algún momento.

El verbo tiene tres conjugaciones:

  • Acabadas en -AR, que son la primera conjugación (cantar, bailar, notar…).
  • Acabadas en -ER, que corresponden a la segunda conjugación (comer, beber, encender…).
  • Y acabadas en -IR, la tercera conjugación (vivir, reír, escribir…).

A su vez, los verbos tienen tres tipos de modos, indicativo, subjuntivo e imperativo, y dos tiempos, simples y compuestos que, a su vez, se dividen en muchos más.

Según su morfología, los verbos pueden ser regulares, si mantienen la estructura en todos los tiempos; o irregulares (si cambian).

Adjetivo

Echando mano a la RAE, el adjetivo se define como:

«Clase de palabras cuyos elementos modifican a un sustantivo o se predican de él, y denotan cualidades, propiedades y relaciones de diversa naturaleza.»

Es decir, son las palabras que van a añadirle cualidades al nombre, porque puede decir cómo es ese sustantivo, como se siente o incluso de dónde es o cómo es físicamente.

Podríamos clasificar a los adjetivos en:

  • Positivos. Cuando es algo que no se intensifica o compara con nada.
  • Comparativo: cuando se comparan.
  • Superlativo: cuando se le confiere el grado máximo a la cualidad que denota.

Pronombre

Los pronombres llegan a ser sustitutos del nombre. Sin embargo, normalmente se limitan a nombres propios, ya que si se hace con los comunes en muchos casos perdería sentido la frase.

Los pronombres pueden ser:

  • Personales: Yo, tú, él, nosotros, vosotros y ellos.
  • Demostrativos: para indicar qué tan cerca está de nosotros (este, ese, aquel…)
  • Indefinidos: cuando hacen referencia a algo pero sin especificar más.
  • Interrogativos: también los exclamativos estarían en este grupo y sirven para hacer preguntas o exclamaciones.
  • Relativos: para relacionar un elemento anterior.

Determinante

En cuanto al determinante, este nos permite entender la realidad en que esa frase se lleva a cabo. Es una forma de identificar referencias que ayudan a hacer más realista el contexto.

Estos se dividen en dos grupos:

  • Definidos, cuando concretan a un nombre. A su vez, se dividen en:
    • Determinados (el, la, los, las).
    • Demostrativos (son como los adjetivos que hemos visto)
    • Posesivos (mio, tuyo, suyo…).
  • Cuantificadores. Que se refieren a cantidad o a un número concreto:
    • Indefinidos: un, uno, unas, ninguno, poco…
    • Numerales cardinales.
    • Comparativos.

Ten en cuenta que los determinantes todo, ambos y cada, así como sus variantes, pueden ser tanto definidos como cuantificadores.

Adverbio

Libro de gramática

Según la RAE, el adverbio es una:

«Clase de palabras cuyos elementos son invariables y tónicos, están dotados generalmente de significado léxico y modifican el significado de varias categorías, principalmente de un verbo, de un adjetivo, de una oración o de una palabra de la misma clase».

Hablamos de palabras que nos ayudan aportando más información, como puede ser la cantidad, lugar, tiempo, modo… o incluso si hay afirmación, negación o duda en ciertas partes de un texto o frase.

De hecho, los adverbios se clasifican en base a lo que hemos comentado.

Preposición

Las preposiciones son palabras que sirven de nexo de palabras o bien de frases. Estas son un grupo cerrado y es que no hay más.

Son: A, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para, por, según, sin, si, tras, versus y vía.

Interjección

Hablamos de palabras que en realidad no tienen un significado sino que sirven para expresar un estado o emoción como la sorpresa, el silencio, etc.

Hay muchas, pero algunas de las más usadas son: ¡Ah!, ja, ¡ajá!, ¡eh!, ¡huy!, ¡bah!, ¡anda ya!,…

Conjunción

Por último, tenemos la conjunción, que son un grupo de palabras que relacionan a grupos de palabras, oraciones o palabras sin más.

Como pasa con las preposiciones, también son un grupo cerrado, solo que se dividen en dos subgrupos:

  • Coordinantes, que unen elementos: y, e, ni, o, u, sino y pero.
  • Subordinantes, que unen elementos pero uno de ellos es dependiente del otro: si, porque, aunque, como, conque, luego.

¿Te ha quedado claro lo que son las categorías gramaticales?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.