Psicología punk

Psicología punk

Psicología punk es un libro de 2022 del psicólogo Victor Amat. Está publicado por Vergara, sello de Penguin Random House. Se trata de un manual de psicología que contraviene la norma actual (por eso lo punk),  y que propugna el dejarse ser, con lo bueno y lo menos bueno, para alcanzar un estado más plácido. Sin engañar ni ofrecer falsas promesas.

¿Es entonces este un libro de autoayuda? ¡Sí! ¿Es el típico libro de autoayuda? ¡No! Para nada. De hecho, reniega de los típicos manuales de psicología que están en auge en estos días y de sus frases de positivismo ilusorio y mediocre. Este libro viene fuerte, aunque con sentido del humor. Desmitifica muchas cosas que nos venden otros y crea en positivo una manera más realista de enfrentarse a la vida cuando vienen mal dadas.

Psicología punk

Contra el pensamiento positivo y naif

¡Basta de ingenuidades! Psicología punk es un grito de guerra muy rebelde. Discute lo que se viene haciendo últimamente en divulgación psicológica y desmonta los clichés con los que se intenta saturar a la gente. Es un libro que derriba el mito de que la vida debe ser un camino de rosas, pero lo hace con sentido del humor.

Asimismo, advierte del peligro que supone pensar en positivo permanentemente, sin dejar tiempo ni respiro para lo natural, que es pensar negativo. Porque para eso estamos preparados en nuestra naturaleza. Es una forma de huir del peligro por nuestra capacidad de supervivencia. En lugar de renegar de lo negativo, debemos consentir el pensamiento y sentimientos que giran en torno a él, canalizarlos y aceptarlos. Es una ingenuidad creer que en todo momento, con todas nuestras preocupaciones y dificultades que surgen, podemos sentirnos alegres. No. Y no pasa nada. Amat no quiere ignorar lo negativo, quiere servirse de ello para llevarnos al camino de la conciencia, el equilibrio y la calma.

Psicología punk gira un poco las tornas y nos libera de la culpa, ante la presión social del momento actual en que todo ha de ser un estado de felicidad constante y permanente. Lo que es, claramente, inalcanzable. Excepto si eres un robot. Porque parece que si no te defines como una persona feliz algo está mal en ti o la razón es que no te esfuerzas lo suficiente.

Emociones: feliz, triste.

Hablando claro: ¿la felicidad existe?

Amat explica que si aceptamos que la vida está compuesta de alegrías y tragedias tal vez podamos empezar a cambiar nuestra perspectiva de la felicidad y a librarnos de la obligatoriedad de ser felices. ¿Qué tal si en lugar de aspirar a la felicidad perpetua nos hacemos más conscientes y relativizamos? A lo mejor si comprendemos mejor lo que nos pasa y buscamos el equilibrio en todas sus formas podemos estar simplemente bien.

Si pensamiento en positivo siempre y hacemos caso del: «si quieres, puedes», «tú puedes con todo», «no te rindas», «sé tu mejor versión», etc., realmente nos repetimos mantras impuestos en los que no creemos porque ni siquiera nos hemos parado a pensar en ello. Resulta que si no piensas así eres débil o flojo. Pues aquí va otra verdad: no por pensar menos en lo negativo los problemas van a desaparecer por arte de magia. Es más, el psicólogo advierte de que forzarse a ser feliz puede ser altamente arriesgado y un lastre para nuestra salud mental.

El autor también apunta a que nuestro modo de vida actual, la incertidumbre que vivimos y la mala gestión de la sanidad llevada a cabo por la administración también promueven un estado mental generalizado bastante cojo.

Margaritas, daisies.

Conclusiones

Es un libro que habla claro, pero lejos de desanimar a la gente la llena de optimismo por su sinceridad realista. Es un realismo que fomenta el sentido crítico para no dejarnos llevar por todas las influencias externas de lo que está bien pensar y sentir y lo que no. Amat explicita que nadie puede obligarnos a sentir o ver las cosas de una manera, ni mejor ni peor. La mayoría de las veces lo que necesita una persona es sentirse triste y bregar con una mala situación. Después, solo el tiempo podrá decir si ha aprendido algo o no.

Es un libro de autoayuda hecho para ayudar a la gente, no para convencerla de nada o para que piense que si no ha solucionado ya sus problemas es porque es un desastre. Perseguir un ideal de felicidad inalcanzable puede ser frustrante, y nefasto el no asumir que a veces en la vida hay situaciones que son terribles. Pero hacerlo puede ser toda una liberación. Psicología punk no deprime, sino que desenmascara miedos y mentiras, y nos pone de frente ante la oportunidad de sentirnos bien con la vida… si nos preparamos para ello y nos permitimos estar mal.

Sobre el autor

Victor Amat (Barcelona, 1963) es psicólogo licenciado en la Universidad de Ramon Llull, centro del que es profesor colaborador. También es posible encontrarlo en el Institut Català de la Salut, la Generalitat de Catalunya, la Universidad de Barcelona o la Universidad Autónoma de Barcelona. Y en este momento dirige el posgrado en Intervención Breve, un tipo de terapia en psicología. Ejerce como terapeuta, divulgador y formador.

Es campeón de Europa de kick boxing y se define como autor NAPC: No Apto Para Coelhistas. Lo que da una idea muy divertida de su pensamiento en lo que a la psicología se refiere. Amat huye de fundamentalismos y como escritor, además de Psicología punk, tiene títulos como El secreto de la montaña sagrada (2011), así como colaboraciones con otros autores.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Víctor Amat dijo

    Muchas gracias por la reseña.

    1.    Belen Martin dijo

      Agradecidos nosotros porque te hayas tomado el tiempo de leer la reseña y comentar.