Proverbios chinos

Proverbios chinos

Según la Real Academia Española, un proverbio es una «sentencia, adagio o refrán». No son exclusivos de Oriente, aunque bien conocidos son los proverbios chinos o japoneses. Lo que sucede que en lengua española nos referimos a los propios de nuestra cultura o de la cultura occidental como refrán, de manera general. Si bien es cierto, que los refranes suelen ser anónimos y a muchos proverbios se les puede atribuir una autoría.

¿Qué sabes sobre ellos? ¿Te gustan sus enseñanzas? ¿Te parecen inspiradoras? En este artículo atenderemos a los proverbios chinos, te contamos más sobre sus características y te damos algunos buenos ejemplos.

Proverbios chinos

Se componen por una frase breve que enuncia un mensaje. El mensaje es una enseñanza, una verdad, que a menudo tienen carácter moral. Esta referencia aleccionadora o sentenciosa puede propulsarnos a un comportamiento moral óptimo. Pueden servir para inspirarnos, para aprender o cambiar nuestra perspectiva y visión de las cosas. Hay de muchos tipos, por lo que es fácil encontrar aplicabilidad para diferentes situaciones.

Son muy antiguos, se conocen desde siglos y milenios y pasan de generación en generación mostrando alguna variación, pero nunca pierden la esencia de su mensaje. Este mensaje suele contener una sentencia capaz de traducirse a otras lenguas, de ahí la universalidad e importancia del enunciado. Puede decirse que un proverbio es el mismo tipo de locución que un refrán o aforismo.

Los proverbios orientales están muy apegados a la filosofía budista. Encarnan aprendizajes y enseñanzas con sencillez extrema para transmitir grandes verdades humanas. En cualquier caso, todos están repletos de sabiduría y son capaces de difundir está sabiduría a todas las capas de la sociedad y sus generaciones.

Las características comunes de los proverbios orientales en general y de los chinos en particular son los rasgos de esfuerzo, dedicación, disciplina, respeto o humildad, que comparten estas culturas. Todos los valores morales son innatos de la cultura china y de algunos países de Extremo Oriente.

Una aguja en un pajar

25 ejemplos

  • Las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan solo deseos. No basta con desear algo, tienes que trabajar duro para conseguirlo. La voluntad consigue objetivos, los deseos pueden quedarse únicamente en fantasías.
  • El que teme sufrir ya sufre el temor. El imperecedero miedo al miedo. La preocupación constante ya crea el propio problema o disgusto.
  • Es más fácil variar el curso de un río que el carácter de un hombre. Esto dice mucho del carácter humano. Es difícil cambiar, especialmente las personalidades necias.
  • Excava el pozo antes de que tengas sed. Como el clásico de la cigarra y la hormiga. La previsión es crucial; si quieres atajar un problema cuando se presenta puede ser demasiado tarde o el doble de trabajoso.
  • El sabio no dice lo que sabe, y el necio no sabe lo que dice. El necio habla por demás y sin saber; en cambio, el inteligente, porque lo es, se calla muchas cosas, por lo que muestra su perspicacia y juicio.
  • Antes de ser dragón, hay que sufrir como una hormiga. No se pretenda ser el más fuerte o avezado desde el principio; debe comenzarse desde abajo, aprender muchas cosas y hacer otras tantas menos placenteras, en cualquier ámbito, para acabar siendo un auténtico dragón.
  • El agua hace flotar el barco, pero también puede hundirlo. Ninguna cuestión es buena o mala en sí misma, depende de cómo se mire o cómo se use.
  • Nada sienta mejor al cuerpo que el crecimiento del espíritu. Es, por supuesto, una conjunción, y no puede funcionar el uno sin el otro. Una mente en armonía se traduce en un cuerpo que está en bienestar.
  • Quien cede el paso ensancha el camino. Nos engrandecemos a nosotros mismos en la acción de ver por el otro.
  • Los bellos caminos no llevan lejos. Muchas veces no es posible alcanzar grandes objetivos escogiendo el modo fácil de hacer las cosas. Es necesario ensuciarse las manos.
  • Nadie se baña dos veces en el mismo río, pues siempre es otro río y otra persona. Una enseñanza clásica que también comentó Heráclito; sobre la mudanza de la vida, las situaciones y las personas, que se van moldeando con ellas.
  • Si haces planes para un año, siembra arroz. Si los haces para dos lustros, planta árboles. Si los haces para toda la vida, educa a una persona. Sobre el valor del tiempo y la solidez de las acciones, de la fragilidad a la robustez de la semilla.
  • Si me das pescado, comeré hoy, si me enseñas a pescar podré comer mañana. Es necesario dar apoyo con recursos para crear autonomía; se debe huir de la dependencia (pan para hoy…).
  • Para quien no sabe a dónde quiere ir, todos los caminos sirven. Cuando no se tiene definido un objetivo, bien porque no se conoce, bien porque no se ha buscado, se toman mil caminos superfluos, y no se logra nada.
  • Un copo de nieve nunca cae en el lugar equivocado. Dicho de otro modo, la suerte no existe.
  • Vence al enemigo sin manchar la espalda. Para ganar no es necesario tocar siquiera al adversario; basta con inteligencia y astucia.
  • La inocencia de un ratón puede mover un elefante. Acerca de la fuerza de la inocencia.
  • El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero solo el necio se queda sentado en él. Cualquier persona puede equivocarse, pero solo el ignorante se quedaría con su error.
  • Si te caes siete veces, levántate ocho. Ese es el valor de la constancia.
  • Presta tanta atención a tu interior como la que prestas a tu imagen. Directa relación entre cuerpo y mente. Inmejorable ejemplo para la sociedad de hoy.
  • Asume tus responsabilidades y soluciona el problema cuando seas tú quien lo ha creado. Es decir, ocúpate de lo que está en ti, de lo que depende de ti.
  • Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta. No te dejes dominar por tus emociones; es el valor de la templanza.
  • Si no tienes miedo, no tienes por qué estar preocupado. La preocupación solo llega cuando damos mil vueltas a los problemas (te asalta el miedo, el temor). Si en lugar de eso, te ocupas de los problemas, la preocupación se desvanece.
  • No pidas amor, gánatelo. Céntrate en producir y provocar amor, y no solamente en recibirlo.
  • El trabajo y la constancia son los que te llevarán a ser lo que desees. Poco más hay que añadir. Muchos refranes y proverbios hay de este tipo, algunos añaden constancia, esfuerzo, disciplina, compromiso…, aun así todos coinciden en que la clave se encuentra en el trabajo.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.