¿Por qué el libro en papel continúa ganando al libro digital por goleada?

En plena era digital el libro en papel continua siendo el preferido de los lectores de todas las edades.

Cuando los que crecimos leyendo a Mortadelo y Filemón en papel y apreciamos leer en el formato clásico sobre cualquier otra experiencia digital hayamos desaparecido, el mundo estará poblado por personas que crecieron con YouTube y estudiaron con libros digitales en sus tablets.

Si bien es cierto que aún quedan varias décadas para que eso ocurra eso, no parece probable que, para entonces, el libro en papel se valoré más allá que como un objeto de coleccionista. El olor y el tacto del papel, el placentero y leve crujido que se produce al pasar las páginas, habrá perdido valor frente a las ventajas del bajo peso, la capacidad de almacenamiento y la conectividad que permiten los soportes digitales.

El lento cambio del libro en papel por el libro digital. ¿Por qué nos resistimos al ebook?

Aunque ya podemos ver en el metro o en el autobús a representantes de la generación de los Mortadelos leyendo los últimos éxitos literarios en su móvil, lo cierto es que, seas de la generación que seas, resulta incómodo y si la vista no te acompaña, se convierte en tarea imposible. En el transporte público conviven los lectores del libro en papel con los lectores que llevan su ebook y con los no tan lectores que consultan el whatsapp o las redes sociales en el móvil.

La ventaja actual del libro digital es su capacidad de almacenamiento.

Esto le convierte en el compañero ideal de vacaciones para los ávidos lectores que no necesitan cargar con una maleta llena de los pesados libros en papel. En cambio, para la lectura del día a día, al acostarse, en los desplazamientos al trabajo o en casa durante el fin de semana, esa ventaja desaparece, porque nadie suele leer más de un libro a la vez. La renuncia a los placeres del papel no se compensa por la capacidad de almacenamiento.

El libro en papel cansa menos la vista, no tiene reflejos en sus páginas y nunca se queda sin batería.

Las últimas investigaciones intentan desarrollar un chip mediante el que se pueda implantar en el cerebro el contenido de millones de libros.

El dispositivo único será el detonante del cambio definitivo.

La investigación de las empresas tecnológicas se dirige a concentrar todos los aparatos que utilizamos en uno (móvil, Tablet, portátil, etc..). Entre llevar encima el móvil y un libro en papel o un móvil y un ebook, la diferencia no es suficiente para que los amantes del papel renuncien a él.

Para llegar a un dispositivo único se necesitan dos cosas:  Ajustar el tamaño a cada uso y disponer de baterías de larga duración.

Cuando tengamos un dispositivo que pueda tener el tamaño de un móvil o pueda desplegar sus pantallas hasta el tamaño de una televisión y no tengamos que depender del cargador cada pocas horas de uso, leeremos, veremos cine, hablaremos, jugaremos y navegaremos con él.

Si a estos dispositivos les incorporamos realidad virtual, cuando nos cansemos de leer, podremos desplazarnos en el metro mientras visitamos el MoMA de Nueva York.

Las distancias al trabajo dejarán de ser importantes, estaremos deseando llegar tarde.

Dispositivo único o también…

La alternativa a este tipo de inventos, que según los expertos proporciona la experiencia más real y con la que ya se hacen las primeras pruebas es el chip en el cerebro, pero de momento al ser humano le resulta mucho menos atractiva.

Compra los mejores libros
Descubre los libros más vendidos en Amazon. No sabemos si son los mejores pero sí los que más gente compra.
Los libros más vendidos en Amazon

Categorías

Mundo Digital

Soy Ana Lena Rivera, autora de la serie de novela de intriga protagonizada por Gracia San Sebastián. El primer caso de Gracia, Lo que Callan los Muertos, ha recibido el Premio Torrente Ballester 2017 y el galardón de finalista del premio Fernando Lara 2017. Soy una apasionada de la novela negra desde la infancia, cuando abandoné a Mortadelo y Filemón por Poirot y Miss Marple, así que después de varios años como directiva en una gran multinacional cambié los negocios por mi gran pasión: La novela negra. Así nació Gracia San Sebastián, la investigador protagonista de mi serie de novela policíaca, donde personas normales, como cualquiera de nosotros, pueden convertirse en criminales llegando incluso a matar cuando la vida les pone en una situación difícil. Nací en Asturias, soy Licenciada en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas y vivo en Madrid desde mis tiempos universitarios. De vez en cuando necesito oler el mar, el Cantábrico, fuerte, vibrante y peligroso, como las novelas que os escribo.

2 comentarios

  1.   Javier dijo

    Yo dispongo de un lector electrónico desde hace varios años y lo utilizo para leer novelas: es un género literario que permite ser leído en este tipo de dispositivos sin el engorro del peso y con la comodidad de poder llevar todas las novelas que quieras y cambiar la lectura según deseo. Pero tengo todos los libros de ensayo en papel porque me resulta más fácil fijar las ideas reincidiendo en una hoja subrayando conceptos o anotando notas al margen: eso aún no lo ha conseguido un libro electrónico. Y por otra parte los libros de ensayo son libros que merecen la pena ser leídos varias veces y supone una ayuda inestimable el encontrar esas anotaciones al margen para reinterpretar o revalorar lo que el autor quiere decir

  2.   Alejandro Palma Zenteno dijo

    Me da gusto, yo que soy lector en tablet, de que los libros impresos sigan siendo muy atractivos para la lectura. Quien viaja en transporte público o tiene insomnio y se entretiene leyendo el dispositivo electrónico es ideal. Amante de las librerías y de revisar las novedades, de indagar sobre los libros en general, a mí me ha sucedido una situación muy especial, casi una transformación anímica porque ya no he continuado con mi biblioteca física, en cambio la he acrecentado de manera electrónica. Me parece chocante polemizar qué o cuál es mejor, mejor intento mirarme en mi tiempo, donde sí tengo severas reticencias a las redes sociales aunque tengo facebook y twiter, y me inquieta saber hacia dónde va la lectura. Lo del chip en el cerebro para leer, o cualquier otra manifestación virtual, creo, va ser una experiencia que logre sacar de la crisis a nivel mundial -sobre todo generacional- en que se encuentra la lectura. Es un desafío que apunta a un futuro que fue ayer!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.