Oscar Wilde, un tipo vacilón

Oscar Wide

Resulta que un día los catedráticos de la universidad de Oxford quisieron poner a prueba a Oscar Wilde, del cual dudaban de su preparación. Por ello en un examen oral de griego decidieron darle a traducir precisamente a él el capítulo 27 de Los Hechos de los Apóstoles.

El fragmento tenía trampa, ya que en él están incluídos términos náuticos de verdadera dificultad que solo un erudito podría desentrañar a la primera en pleno examen.

Wilde ni corto ni perezoso, sin temor al fracaso ni a los nervios del examen, comenzó a traducir al inglés como si lo estuviera leyendo.

Tal fue la fluidez del escritor en la traducción, que los mismos catedráticos que estaban tratando de ponerle a prueba se vieron obligados a detenerle para poder alabarle y felicitarle por el espléndido ejercicio que estaba llevando a cabo.

Wilde, al que no debió de gustarle demasiado que primero quisieran ponerle a prueba y luego lo elogiaran como si nada quiso acallar las palabras de los catedráticos y para ello se sobró de la siguiente manera.

“Disculpen –les dijo- no me interrumpan. Quisiera seguir leyendo para ver en que acaba todo esto”.

Genio y figura hasta la sepultura…

Más información – Anécdotas de escritores

Foto – Awesome People

Fuente – Más Ducados

Compra los mejores libros
Descubre los libros más vendidos en Amazon. No sabemos si son los mejores pero sí los que más gente compra.
Los libros más vendidos en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *