Los girasoles ciegos

Calles de Madrid

Calles de Madrid

Los girasoles ciegos es un libro de cuentos del escritor madrileño Alberto Méndez. Fue publicado en enero 2004 por la Editorial Anagrama. La obra cuenta con cuatro piezas cortas entrelazadas entre sí —la última de ellas es la que da nombre al título— y que se desarrollan en los años posteriores a la Guerra Civil española. En 2008 se estrenó en el cine la película homónima, esta fue dirigida por José Luis Cuerda, con un guion a cuatro manos a cargo del autor conjuntamente con Rafael Azcona.

Desde su lanzamiento, el libro se convirtió en un éxito editorial. Hasta la fecha, registra más de 350 mil ejemplares vendidos. Lamentablemente, el escritor no pudo disfrutar del reconocimiento de su obra, ya que murió poco tiempo después de la publicación. Entre los galardones otorgados al libro, destacan: premio de la Critica de narrativa castellana 2004 y Nacional de Narrativa del 2005.

Resumen de Los girasoles ciegos

Primera derrota (1939): “Si el corazón pensara dejaría de latir”

El capitán franquista Carlos Alegría decidió —después de años de servicio— retirarse del conflicto armado en el que se derramó muchísima sangre. Tras renunciar, fue detenido y acusado de traición. Mientras estaba retenido, los republicanos se rindieron y abandonaron el campo de batalla.

Apenas los nacionales tomaron control, Alegría fue condenado a pena de muerte por los actos que cometió durante la guerra. Al llegar el momento previsto para ser fusilado, fue puesto en el paredón junto a otros compañeros. Luego de recibir el tiro de gracia en la cabeza, se les enterró en una fosa común.

Sorprendentemente, Carlos se despertó y notó de inmediato que la bala solo le rozó y no perforó el cráneo. Como pudo, logró salir del hueco y caminó agonizante hasta llegar a un poblado donde fue rescatado por una mujer. Tras varios días, Alegría decidió regresar a su pueblo dispuesto a entregarse nuevamente a la justicia, ya que el sentimiento de culpa no lo dejaba vivir en paz.

Segunda derrota (1940): “Manuscrito encontrado en el olvido”

Dos adolescentes —Eulalio y Elena— emprendieron un viaje a Francia por las montañas de Asturias, huyeron del régimen que se había impuesto. Ella tenía ocho meses de embarazo y se le adelantaron los dolores de parto, lo que les obligó a detenerse. Tras horas de dolor, la jovencita dio a luz a un niño a quien llamaron Rafael. Lamentablemente, Elena murió y Eulalio quedó solo con la criatura.

Frase de Alberto Méndez

Frase de Alberto Méndez

El poeta, aun consternado por la muerte de su novia, fue invadido por un gran sentimiento de culpa. Se encontraba frustrado, además, por no saber qué hacer con Rafael, quien no dejó de llorar por horas. No obstante, de apoco, el joven empezó a tomarle cariño a su hijo y se planteó como única misión de vida el cuidar de él. Al poco tiempo, Eulalio consiguió una cabaña abandonada y decidió tomarla como refugio.

Cada vez que podía, el muchacho salía a buscar alimento. Un día logró robar dos vacas, con las que se alimentó por un tiempo. Pero, tras llegar el invierno, todo empezó a complicarse y la muerte de ambos resultó inminente. Este relato es contado en primera persona, y fue extraído de un diario encontrado por un pastor junto a dos cadáveres humanos y una vaca muerta en la primavera de 1940.

Tercera derrota (1941): “El idioma de los muertos”

El tercer relato cuenta la historia de Juan Senra, un funcionario republicano que estuvo preso en una cárcel franquista. El hombre logró mantenerse con vida porque sabía sobre el hijo del Coronel Eymar —presidente del tribunal—. Senra obtuvo dicha información de primera mano, pues había luchado junto a Miguel Eymar. Para alargar su final, el sujeto mintió a diario, llagando a afirmar que el joven fue un héroe, cuando, realmente, fue un simple perdedor.

En su estancia en la cárcel, Juan hizo amistad con un muchacho llamado Eugenio, y también coincidió con Carlos Alegría. Para Senra, cada vez resultó más complicado seguir con las mentiras. Igualmente, sabía que moriría, pues su cuerpo no estaba en las mejores condiciones.

Cuando todo parecía no poder empeorar, ocurrieron dos eventos que desgarraron a Senra y determinaron su destino: el Capitán Alegría decidió suicidarse, y, un par de días después, Eugenio fue sentenciado a muerte.  Bastante afectado, Juan optó por confesar la verdad sobre Miguel, lo que conllevó al ordenamiento de su fusilamiento días después.

Cuarta derrota (1942): “Los girasoles ciegos”

Este último texto cuenta la historia de Ricardo: un republicano, casado con Elena y padre de dos hijos —Elena y Lorenzo—. Todos en el pueblo pensaban que él estaba muerto, por lo que el hombre, aprovechando las circunstancias, decidió permanecer oculto en su propia casa junto a su mujer y su pequeño hijo. De su hija no sabían nada, salvo que huyó junto a su novio en búsqueda de algo mejor, pues había quedado embarazada.

La familia creó una rutina estricta para que nadie notara que Ricardo seguía con vida. Salvadorel diacono del pueblo y maestro de Lorenzo— se enamoró obsesivamente de Elena, hasta el punto de acosarla cada vez que la veía. Como todo se podía complicar, Ricardo tomó una decisión: huir a Marruecos. A partir de allí, comenzaron a vender algunos muebles.

Cuando todo estaba casi listo, Salvador irrumpió en la casa con la excusa de necesitar hablar con el niño. Tras un descuido de Lorenzo, el diácono se abalanzó sobre Elena, lo que provocó que Ricardo saliera a defender a su mujer. Al quedar al descubierto, el maestro corrió la voz de que la muerte del hombre había sido una vil y cobarde una mentira, lo que provocó que el padre de familia enloqueciera y se suicidara.

Datos básicos de la obra

Los girasoles ciegos es un libro de cuentos cortos ambientados en la Guerra Civil española. El texto consta de 160 páginas divididas en cuatro capítulos. Cada parte cuenta una historia diferente, pero que están relacionadas entre sí; hechos particulares que ocurrieron en un periodo de cuatro años (entre1939 y 1942). El autor quiso reflejar parte de las consecuencias que sufrieron los habitantes durante y después del conflicto.

Sobre el autor, Alberto Méndez

Alberto Méndez

Alberto Méndez

Alberto Méndez Borra nació en Madrid el miércoles 27 de agosto de 1941. Realizó estudios secundarios en Roma. Regresó a su ciudad natal para estudiar Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid. Dicho título de licenciado le fue arrebatado por ser un líder estudiantil y participar en las manifestaciones de 1964.

Ejerció como redactor en importantes empresas, como Les Punxes y Montera. Además, en los años 70, fue cofundador de la editorial Ciencia Nueva. A sus 63 años publicó su primer y único libro: Los girasoles ciegos (2004), obra que recibió ese mismo año el premio Setenil al mejor libro de cuentos.

Durante la presentación de Los girasoles ciegos (2004) en el Circulo de Bellas Artes, Jorge Herralde —editor de Anagrama— argumentó los siguiente acerca de la obra: «Es un ajuste de cuentas con la memoria, un libro contra el silencio de la posguerra, contra el olvido, a favor de la verdad histórica restituida y a la vez, muy importante y decisivo, un encuentro con la verdad literaria«.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.