Lola Fernández Pazos. Entrevista

Hablamos con Lola Fernández Pazos sobre su última novela.

Fotografía: Lola Fernández Pazos, por (c)Alberto Carrasco. Cortesía de la autora.

Lola Fernández Pazos es madrileña con raíces gallegas y andaluzas. Licenciada en Periodismo y con una larga trayectoria en medios de comunicación, presentó su primera novela en mayo, El Pazo de Lourizán, con mucha influencia de su gusto por la época victoriana en la literatura. En esta entrevista nos habla de ella y de muchos otros temas. Le agradezco mucho su gentileza y tiempo dedicados.

Lola Fernández Pazos — Entrevista

  • ACTUALIDAD LITERATURA: Tu última novela publicada es El Pazo de Lourizán. ¿Qué nos cuentas en ella y de dónde surgió la idea?

LOLA FERNÁNDEZ PAZOS: Se trata de una historia típica de saga familiar, en la que una estirpe poderosa esconde una serie de enigmas en torno a un pazo que no se llegaran a desvelar hasta el final. A lo largo de la obra, el lector tendrá que ir poco a poco reuniendo las piezas, como si de un puzle se tratara, para descubrir la verdad. Llegará un momento, incluso, que sabrá más que una de las protagonistas, pero aun así seguirá con ella, no la abandonará a su suerte, para entender el significado completo de la novela.

Además, el libro cuenta con todos los ingredientes de este género: una historia de amor entre diferentes clases sociales, un hermoso palacio donde residen los Carballo, una familia industrial pesquera de las Rías Baixas y un episodio bélico que junto al avance del progreso trastornará la vida y la fortuna de la familia.

La idea surge de mi propia familia, ya que es una historia que ocurrió hace muchos en torno a mis antepasados y me fue contada para que, a su vez, yo la llegara a escribir alguna vez. Así que sí, se trata de acontecimientos verídicos, que ocurrieron de verdad en Marín, un pueblecito pesquero cercano a Pontevedra.

  • AL: ¿Puedes recordar alguna de tus primeras lecturas? ¿Y la primera historia que escribiste?

LFP: La primera lectura que recuerdo es El camino, de Miguel Delibes. Me pareció tan sencilla y a la par tan hermosa, que siempre quise escribir algo así. Una novela que pudiera ser leída y encandilara igualmente a un preadolescente y a un adulto. La primera historia que escribí, si no hablamos de los cuentos de animales que esbocé cuando tenía 5 o 6 años, fue El amor en tiempos de Tinder.

Más que una novela, se trata de un ensayo. En él imagino que Jane Austen regresa del siglo XIX al XXI y se encuentra con que el cortejo entre seres humanos ya no se desarrolla en bailes sino en una aplicación llamada Tinder. A partir de ahí y a través de relatos extraídos de sus obras más emblemáticas, Austen irá aconsejando a los usuarios de Tinder, hombres y mujeres, cómo deberán comportarse para no errar.

  • AL: ¿Un escritor de cabecera? Puedes escoger más de uno y de todas las épocas.

LFP: Para mí, mi escritor de cabecera siempre será el célebre Javier Marías. Gracias a su obra, que me conozco de memoria, empecé a reflexionar en la hoja en blanco. No se trata sólo de contar, sino de observar y meditar por qué los personajes actúan de esta u otra manera. Él fue quien me inculcó el amor a los clásicos británicos, a Shakespeare, Jane Austen, pero especialmente a los victorianos, las hermanas Brontë, Thomas Hardy, Henry James, Charles Dickens, Elizabeth Gaskell, por citar solo algunos. Gracias a esta influencia, me matriculé en Estudios Ingleses, después de terminar Periodismo.

  • AL: ¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado conocer y crear?

LFP: Como hombre, sin duda, Mr. Darcy, de Orgullo y perjuicio. Como mujer, Jane Eyre, de la obra del mismo nombre de Charlotte Brönte. Me parecen perfectos. Darcy realiza la mejor declaración de amor que una mujer pueda recibir en su vida y Jane Eyre, igual. Son ambos tan reales, que creo que Austen escribió ese extracto imaginando lo que le hubiera gustado recibir y Brönte, la que le hubiera gustado hacer.

  • AL: ¿Alguna manía o costumbre especial a la hora de escribir o leer?

LFP: Nada. La verdad. No soy nada maniática.

  • AL: ¿Y tu sitio y momento preferido para hacerlo?

LFP: Escribo en mi escritorio y suelo leer antes de acostarme siempre medio tumbada.

  • AL: ¿Hay otros géneros que te gusten?

LFP: Sí, me encanta las novelas sociales, como Mary Barton, de Elizabeth Gaskell, pero también el género policíaco, como Joël Dicker.

  • AL: ¿Qué estás leyendo ahora? ¿Y escribiendo?

LFP: Estoy con mi segunda novela, que es una mezcla de Dicker, Mary Barton junto con amagos de reflexiones al más puro estilo Marías (salvando la diferencia). Yo lo llamaría un “thriller social” pero también tiene mucho de autoficción. Ahora que se me ha ido mi escritor de referencia, Marías, quería hacerle un tributo especial. Jamás pensaría que se iba a marchar tan pronto y eso me ha dejado no sólo triste, sino también huérfana de maestros. Han sido tiempo catastróficos para mis referentes contemporáneos, que además eran jóvenes para marcharse: Almudena Grandes, Domingo Villar. En serio, no sé a quién voy a leer ahora.

  • AL: ¿Cómo crees que está el panorama editorial?

LFP: Creo que hay libros bastante interesantes pero otros que parecen prefabricados en el sentido de que el autor sabe lo que funciona y lo plasma, sin dejar en sus páginas ningún pálpito, ningún sentimiento y eso lo noto demasiado. A mí me gustan los libros con alma, que impactan. Y algo que me da un poco de pena es que las editoriales apuesten más por rostros famosos más que por plumas interesantes, pero estamos en una competencia atroz y las empresas no viven del aire. Eso lo entiendo.

  • AL: ¿Te está siendo difícil el momento de crisis que estamos viviendo o podrás quedarte con algo positivo para historias futuras?

LFP: Todas las crisis son positivas si uno termina saliendo de ellas. La novela en la que estoy ahora mismo habla de los nuevos sentimientos humanos que este nuevo entorno despertó. Entonces estaba trabajando para una agencia de directora de Comunicación y veía cómo la falta de trabajo derivó en un sálvese quién pueda. A nadie le importaba hablar mal del de al lado, ni la salida de un compañero, lo importante era quedarse uno. Y eso ha sido positivo porque, al experimentarlo, me resulta más fácil contarlo y meditarlo. 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Roberto Escobar Sauceda dijo

    Me pareció muy interesante, es una escritora con mucho talento y estoy de acuerdo con ella, las editoriales sin dejar de hacer su negocio, deberían darle un espacio a los noveles y dejar un poco a los rostros famosos.