La casa alemana

La casa alemana.

La casa alemana.

La casa alemana es la novela debut de la guionista de cine y televisión, Annette Hess. Ambientada en los juicios de Núremberg, la narración aborda los horrores del Holocausto desde la autocrítica. Asimismo, analiza la evolución de la mentalidad alemana desde los años 60 hasta hoy, desde una perspectiva poliédrica de los sucesos contados.

Al respecto, la autora hanoveriana ha declarado: “Este siempre ha sido un tema que no gusta tratar a las familias. Todavía no están superados los traumas de los acontecimientos que se vivieron en la guerra”. Y añade, “Conozco a gente que no ha estado involucrada en ningún tipo de crimen, pero que se siente culpable por lo realizado por sus compatriotas durante el nazismo”.

Sobre la autora

Annete Hess nació el 18 de enero de 1967, en Hannover, Alemania. Sus primeros estudios superiores fueron en pintura y diseño de interiores. Luego, entre 1994 – 1998 estudió escritura escénica en la Universidad de las Artes de Berlín. El guión de sus tesis (en coautoría con Alexander Pfeuffer), What Uses Love in Mind, lo empleó como patrón para la película homónima protagonizada por Daniel Brühl.

Antes de dedicarse a la elaboración de guiones para cine y televisión (a partir de 1998), Hess trabajó como periodista y asistente de dirección. Ella es la creadora de las aclamadas series televisivas Weissensee y Ku’damm 56/59. Las cuales, la hicieron merecedora del Premio Adolf Grimme y del Premio Cámara de Oro (otorgado por la prestigiosa revista alemana de televisión HÖRZU).

Del cine a la literatura

La casa alemana representó un salto arriesgado —pero bien planificado— desde el séptimo arte hacia las letras por parte de Annette Hess. Rápidamente se ha posicionado como una de las personalidades literarias germanoparlantes más exitosas de los últimos años. A corto plazo, se espera que la novela sea traducida en más de veinte países y llevada a la gran pantalla.

Resumen de La casa alemana

Puedes comprar el libro aquí: La casa alemana

Momento histórico

La historia se ubica cronológicamente en 1963, en tiempos de pleno resurgimiento económico de la Alemania Occidental. Justo en las vísperas de los llamados juicios de Frankfurt, en los cuales, 318 testigos —el incluyendo 181 sobrevivientes de Auschwitz— dieron su testimonio. Un proceso que rompió para siempre el muro de silencio reinante en la sociedad alemana.

Se trataba de un statu quo difícil de cambiar, pues en el país germano se priorizaba la construcción de un futuro promisorio. Pero la memoria histórica no perdona, las voces del pasado debían ser escuchadas e ignorar la resistencia de aquellos determinados a eludirlas. Porque al final, la mayoría de las familias alemanas estuvieron relacionadas directa o indirectamente con el nazismo.

La protagonista

En ese contexto aparece Eva Bruhn, una joven traductora cuya familia se encarga de administrar un restaurante tradicional llamado La Casa Alemana. Ella, al igual que muchos jóvenes de esa época, desconocía los detalles horrorosos vividos (y perpetrados) por las generaciones predecesoras de su nación.

Sus mayores preocupaciones eran su trabajo en la agencia de traducción, el restaurante y un novio dubitativo de pedir su mano a su padre. Todo cambia cuando Eva decide —contraviniendo el deseo de su familia— colaborar en labores de traducción para la fiscalía de los juicios de Frankfurt. Un proceso marcado en la historia como el primer juicio de Auschwitz.

Los secretos

A medida que fueron avanzando las declaraciones de los testigos, las preguntas en torno a la familia Bruhn se vuelven incesantes. A pesar del amor inmenso de Eva por sus allegados, la sospecha la invade cuando todos le insisten en dejar de hurgar el pasado. ¿Por qué, si son hechos tan recientes, nadie se los ha comentado jamás?

Detalles considerados “normales” hasta entonces, comienzan a tomar relevancia, ¿por qué las fotografías del álbum familiar están incompletas? En el momento crucial de la trama se revela una información trascendental para ella: La Casa Alemana es un nombre con un legado sombrío a cuestas. ¿Podrá Eva convivir con ella misma y los demás de la misma manera después de vislumbrar la verdad?

Annette Hess.

Annette Hess.

Análisis

La intención explícita de la escritora

“Es nuestra obligación contar una y otra vez el Holocausto para que no se olvide”, declaró Annette Hess en 2019. Aunque el deseo de la autora no fue escribir una novela documental, ella partió de acontecimientos verídicos darle forma a su narrativa. De hecho, los testimonios sobre las atrocidades ocurridas en el campo de concentración de Auschwitz plasmados en la novela, son auténticos.

Si bien Hess no usó nombres reales, algunos —como el renombrado fiscal Fritz Bauer— son fácilmente reconocibles. Adicionalmente, Hess creó un paralelismo entre la protagonista, Eva, y su propia madre, “alguien que no sabía prácticamente nada de lo que había pasado”. Incluso, el abuelo de la escritora hanoveriana fue miembro de la policía en Polonia durante la ocupación alemana.

La sociedad alemana y las cuentas con su pasado

De acuerdo con Annette Hess, la sociedad alemana no puede “dar nunca por cerrado un tema como este”. Después de 75 de la finalización de la II Guerra Mundial, la escritora considera que “cada generación nueva tendrá que posicionarse sobre ello. Ahora, sobre un 40% de los veinteañeros alemanes no saben qué ocurrió realmente en el Holocausto”.

Probablemente, Hess tiene razón. El ascenso la extrema derecha en países como Alemania, Polonia y Austria puede significar una señal de indiferencia. Sin embargo, ella no ve relación entre el olvido y esas agrupaciones radicales, “al menos una relación causal directa”.

¿Es La casa alemana una novela de ficción para mujeres?

Frase de Annette Hess.

Frase de Annette Hess.

Esta es una pregunta muy incómoda para Annette Hess.Women Fitction es una etiqueta que ella siempre ha querido evitar. Por supuesto, es muy facilista para los críticos catalogarla de esa manera debido al alegato feminista encarnado por Eva. La protagonista de la novela sufre las actitudes machistas de su pareja cuando los secretos comienzan a emerger.

No obstante, las reivindicaciones de la mujer solo es una parte del argumento. Es de necios ignorar las grandes reflexiones plasmadas por Hess a través de Eva. La narración trae a la palestra no solo a los monstruos bien conocidos del Holocausto, también señala a quienes lo hicieron posible por omisión. Una actitud cómplice de “mirar hacia otro lado”, como si la barbarie no estuviese sucediendo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.