Goretti Irisarri y Jose Gil Romero. Entrevista a los autores de La traductora

Fotografía.
Perfil de Twitter de los autores.

Goretti Irisarri y Jose Gil Romero llevan como pareja creativa más de veinte años y han publicado títulos como la trilogía Todos los muertos (compuesta por Caen estrellas fugaces, El mecanismo de los secretos y La ciudad encerrada), por ejemplo. La traductora es su última novela y acaba de salir este mes. Les agradezco mucho su tiempo y amabilidad para dedicarme esta entrevista a dos manos y demostrando que sin duda lo hacen bien.

Goretti Irisarri y Jose Gil Romero—Entrevista 

  • ACTUALIDAD LITERATURA: La traductora es vuestra nueva novela. ¿Qué nos contáis en ella y de dónde surgió la idea?

JOSE GIL ROMERO: La novela fabula con lo que pudo pasar en los ocho minutos de retraso con que el tren de Franco llegó al encuentro con Hitler en Hendaya. A partir de ese hecho real desarrollamos una historia de amor y de suspense, protagonizada por una traductora, una mujer que no es valiente, que no quiere sino vivir tranquila, y que se ve involucrada en una trama de espionaje.

GORETTI IRISARRI:  Nos fascinaba la idea de colocar a la protagonista viviendo un montón de intrigas en ese tren a toda velocidad,  es una imagen bastante cinematográfica y enseguida pensamos en Hitchcock, en esos peliculones que empiezas a ver y no te sueltan.

  • AL: ¿Os podéis remontar a ese primer libro que leísteis? ¿Y la primera historia que escribisteis?

GI: En mi caso empecé por Tolkien, El hobbit, o al menos es el primer libro que recuerdo. Fue como descubrir una droga y ya nunca paré.

JGR: Leer probablemente algún libro de Los Cinco, que mi hermana tendría en la repisa. Pero sin duda lo que marcó mi infancia, y diría que mi vida, fue el Hom, de Carlos Giménez. Y escribir… seguramente el guion de alguno de aquellos cómics que dibujaba de adolescente, que eran historias de terror con monstruos, muy influenciado por el Aliens de James Cameron y por los efectos especiales de las pelis de David Cronenberg.

  • AL: ¿Un escritor de cabecera? Podéis escoger más de uno y de todas las épocas. 

JGR: Gore es más leída que yo (risas). Pero hay tantos… García Márquez y Galdós, Horacio Quiroga y Stefan Zweig, Pérez Reverte y Eduardo Mendoza, Bukowski… 

GI: Voy a romper una lanza por las chicas. Pondría la mano en el fuego por cualquier cosa de Sei Shonagon, Virginia Woolf, Marguerite Yourcenar, Susan Sontag o la más famosa surfera, Agatha Christie… 

JGR: ¿Qué?

GI: Es en serio, Agatha fue una pionera del surf, hay unas fotografías chulísimas de ella con la tabla cogiendo olas.

  • AL: ¿Qué personaje de un libro os hubiera gustado conocer y crear?

JGR: Me habría encantado conocer al alienígena que busca a Gurb

GI: ¡Qué buena pregunta! Pues me hubiera encantado crear a la muy ambigua institutriz de Otra vuelta de tuerca. Y en cuanto a conocer… al capitán Nemo, y que me llevase a dar una vueltita por los fondos de la ría de Vigo, que al parecer estuvo por allí.

  • AL: ¿Alguna manía o costumbre especial a la hora de escribir o leer?

GI: Antes de escribir buscar imágenes. Para ponerme con una escena nueva necesito ver imágenes que me sitúen en el contexto, ideas graciosas de vestuario, alguna cara particular. 

JGR: Para leer, no se me viene ninguna a la cabeza ahora… ¡y mira que soy maniático! Ah, sí, mira: suelo comprar bastante de segunda mano, pues no soporto encontrar los subrayados de otro en un libro. Se me va la vista a esos párrafos que otro encontró interesantes y me desconcentra, me desconcentra. Lo dicho, un maniático (risas).

  • AL: ¿Y ese sitio y momento preferido para hacerlo?

JGR: Para leer, sin duda antes de dormir, en la cama.  

GI: Tengo un gusto retorcido por leer donde haya mucho ruido, como el metro. Me encanta la concentración a la que me obliga, me sumerjo mucho más.

  • AL: ¿Hay otros géneros que os gusten?

GI: Me gusta mucho lo que se llama literatura de género, tanto para leer como para escribir. Para escribir es estupendo que haya normas que te encierren, limitaciones como las que definen un género. Creativamente funciona mucho mejor. Hay un documental de Lars von Trier, Cinco condiciones, que lo explica muy bien: Von Trier reta al autor de un cortometraje a rodar cinco remakes de su corto, y cada vez le irá poniendo una condición más dura, más imposible. Pero lo realmente espantoso es cuando Lars Von Trier le dice que esta vez no le pone ninguna condición: deja al pobre autor desprotegido ante un abismo, el de la libertad total. 

JGR: Géneros muchos y variados, pero… eso sí, otra manía: apenas leo literatura que no sea española. Me pone nervioso pensar que la traducción que estoy leyendo no será perfecta y que eso me va a estropear la lectura. Es un pensamiento muy neurótico, lo sé, y me divirtió mucho atribuírselo a un personaje de La traductora, que dice algo así como «Desconfío de la calidad de la traducción que vaya a encontrarme».

  • AL: ¿Qué estáis leyendo ahora? ¿Y escribiendo?

GI: Estoy leyendo La Ruta emocional de Madrid, de Carrere, reeditado por La Felguera. Emilio Carrere, el autor de La torre de los siete jorobados, fue un personaje muy peculiar, un poeta decadentista y bohemio, que después de la guerra se acogió al franquismo. Es de esos literatos cuya ideología no es fácil de etiquetar. En La traductora sale recitando un poema en la radio, donde era famoso. El poema es una loa a los nazis entrando en París, París bajo la esvástica.

Nos interesaba mucho mostrar ese hervidero de la época, en que no estaba todo tan claro como ahora y había intelectuales que admiraban el nazismo. Por ejemplo, hubo una gran exposición en el Círculo de Bellas Artes sobre el libro alemán, que también sale en la novela. En fin, ahí están esas fotografías con grandes esvásticas colgando en las paredes del Círculo… La historia es la que es.

JGR: Yo estoy leyendo El héroe de las mil caras, de Campbell. Me gustan mucho los ensayos. Leo bastante sobre los mecanismos de la narrativa y tal, por aquello de ver si aprendo un poco (risas)

Respecto de lo que andamos escribiendo, acabamos de terminar una novela y estamos muy satisfechos. Ojalá podamos dar noticias sobre su publicación, dentro de poco.

  • AL: ¿Cómo crees que está el panorama editorial? ¿Crees que va a cambiar o lo ha hecho ya con los nuevos formatos creativos que hay?

JGR: Pues yo diría que mejor que nunca y yo diría que peor que nunca. Quiero decir que se publica mucho, muchísimo, pero en condiciones draconianas: los tiempos de explotación son cortísimos y la competencia es feroz. Hay mucha gente buena escribiendo libros magníficos y el lector apenas tiene tiempo y capacidad para elegirlos. La mayoría de los autores desaparecen por el camino o ni siquiera llegan. Y es dramático pensar en la cantidad de gente talentosa que está por ahí, desperdiciada.  

GI: También creo que pesa mucho el nuevo enfoque de la ficción audiovisual, en concreto de las series de televisión, que se han vuelto más literarias y cuidan más el desarrollo de los personajes o la exploración de la narrativas. Y son una fuerte competencia, porque el tiempo que dedicas a ver capítulos y capítulos de una serie no lo dedicas a leer.

  • AL: ¿Te está siendo difícil el momento de crisis que estamos viviendo o podrás quedarte con algo positivo para historias futuras?

JGR: Son tiempos duros. Hay mucha gente sufriendo o que ha sufrido. Por nuestra parte, solo podemos aportar un cierto alivio, una pequeña salida a ese sufrimiento. Algo de eso se habla en La traductora también: de la vía de salvación que los libros suponen para la gente y, en ese sentido, la novela es todo un homenaje a la literatura. Ojalá que, aunque sea por un ratito, nuestros lectores consigan evadirse gracias a nosotros. Eso sería precioso.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.