Fondo y forma en literatura. Lo que decimos y cómo lo decimos.

Hoy voy a tratar un tema que, aunque es importante en todas las artes, en literatura mucho más por sus características propias: me refiero a la oposición y relación entre el fondo y la forma.

Fondo y forma

Si quisiera definir estos términos de manera sencilla y rápida, diría que el  fondo es lo que decimos, y la forma cómo lo decimos. Una misma idea se puede plasmar en dos folios o en doscientos, de la misma manera que el modo de contar una historia influirá en cómo la percibimos. Esto es especialmente importante en literatura, especialmente en la narrativa.

La forma es tu carta de presentación ante el lector, lo primero que le calará antes de que se meta de lleno en tu texto. Descuidar la forma es como salir a cenar con una chica con el mismo chándal que usas para correr. Probablemente ella no quiera repetir, y tu lector tampoco. Hay muchos ejemplos de cómo descuidarte en este aspecto, desde los más básicos como cometer faltas de ortografía, o confundir tiempos verbales, hasta cosas más específicas como abusar de adverbios, rimas internas, etc. Por suerte hay una manera muy sana de corregir esto: leyendo mucho y de todo. No sólo conseguirás aumentar tu vocabulario para no decir que algo es indescriptible, sino que si lees con atención a otros escritores, y te fijas en cómo arman sus textos, irás viendo por qué y cómo escriben.

Palabras que no dicen nada

Aunque no cabe duda de la importancia de la forma, ésta entraña un grave riesgo: el síndrome de las palabras vacías. Me refiero a esos poemas métricamente perfectos, pero insípidos y sin alma, o aquellas novelas en las que el escritor parece que está a cada instante intentando demostrar lo genial que es poniendo palabras unas detrás de otras. Un consejo: si no tienes nada que decir, no lo digas, ya que por muy ingenioso que seas, y por muchas oscuras metáforas que utilices, el lector cerrará tu libro tarde o temprano.

Si te has reconocido en estas frases, no te desesperes, que hay una cura muy sencilla: plantéate escribir sólo lo que a ti te gustaría leer. A mí esta idea me ha salvado muchas veces de caer en la pedantería y el onanismo literario, y creo que a cualquiera le puede servir para juzgarse. La delgada línea entre el texto complejo y el vulcaniano es fácil de cruzar; aunque, por otra parte, no tengas miedo a escribir algo difícil. No hace falta escribir con una sintaxis básica y un vocabulario limitado para que la gente te entienda y te lea, pese a que se pueden hacer muchas más virguerías con estos pocos recursos de las que se piensa. Las ambigüedades, un rico vocabulario, las múltiples interpretaciones, etc. suelen ser signo de buena literatura. El problema es cuando se intenta hacer pasar esta sal y pimienta por el plato principal.

Persiguiendo el sueño

En cuanto al fondo, aquí no hay vuelta de hoja: o lo que cuentas es interesante o no te leerán. Así de simple. Por muy bien que escribas no vas a conquistar a nadie sólo con eso. Es curioso que el caso contrario sí pueda darse, ya que algunos escritores que no son muy habilidosos en el aspecto formal, lo compensan con un torrente de imaginación y buenas ideas apabullante. Pero que esto no nos sirva de excusa: que unos pocos puedan tener éxito así no significa que nosotros debamos hacer lo mismo. Lo normal es que un libro pobremente escrito sea pobremente elogiado.

Resumiendo, y para finalizar: ¿qué es más importante, el fondo la forma? Lo más sabio, como tantas otras cosas de ésta vida, es tener en cuenta lo que dijo el filósofo: la virtud está en el término medio. Para escribir bien hay que guardar un equilibrio entre ambos, ya que es muy fácil centrarse sólo en uno. Sea cual sea tu caso, ¡ánimo! Que escribir merece la pena.

Compra los mejores libros
Descubre los libros más vendidos en Amazon. No sabemos si son los mejores pero sí los que más gente compra.

Los libros más vendidos en Amazon


Categorías

Literatura

Novelista y escritor. Amo las buenas historias, el poder de las palabras, y las mezclas de géneros. Me muevo entre la fantasía, la ciencia ficción, el drama, la comedia, la ficción histórica, la novela psicológica, el terror, la épica y el relato paranormal. Aspiro a escribir los libros que a mí me hubiera gustado leer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.