El viejo y el mar

El viejo y el mar

El viejo y el mar

El viejo y el mar (1952) es la obra de ficción más reconocida del estadounidense Ernest Hemingway. Tras su publicación, el escritor regresó a la palestra literaria. La narrativa está inspirada en la propia experiencia del autor como pescador en Cuba. Plasmó en un poco más de 110 páginas las aventuras de un viejo marinero y su lucha para capturar a un corpulento pez marlín.

Este corto relato fue publicado por primera vez en la revista Life, lo que emocionó a Hemingway, ya que su libro estaría a disposición de muchas personas que no podrían comprarlo. En una entrevista expresó: “… esto me hace mucho más feliz que ganar un Nobel”. De cierto modo, estas palabras se convirtieron en premonitorias, ya que el escritor obtuvo el Nobel de Literatura en 1954.

Resumen de El viejo y el mar (1952)

Santiago es un pescador conocido en la Habana como “el viejo”. Él está pasando por una mala racha: más de 80 días sin obtener frutos de la pesca. Decidido por cambiar su fortuna, madruga para adentrarse en las corrientes del Golfo, todo parece mejorar cuando pica en su anzuelo un pez marlín. Él ve este gran desafío como un modo de demostrarles a los demás sus habilidades.

Una gran batalla

El viejo luchó por tres días contra el gran y fuerte pez; durante esas largas horas pasaron por su mente muchas cosas. Entre ellas, su pasado, cuando su esposa vivía y gozaba de prosperidad en su faena. También recordó a Mandolín, un joven a quien enseñó el oficio desde niño y quien había sido su fiel compañero, pero que se alejó.

Final inesperado

Santiago entregó todo, y con un último esfuerzo logró asegurar al pez hiriéndolo con su arpón. Orgulloso por su hazaña, decidió volver. El regreso a tierra no fue nada fácil, pues el viejo pescador tuvo que lidiar con tiburones que asechaban su pesca. Aunque batalló con varios, de a poco estos lograron devorar a aquel enorme pez y dejar solo su esqueleto, lo que generó en el viejo sentimientos de derrota.

Ya caída la tarde, Santiago llegó a la orilla; dejó su barca y los restos del gran pescado y se fue a casa, agotado y sumamente triste. A pesar de no quedar nada del marlín, todos en el pueblo quedaron sorprendidos por la magnitud de semejante pez. Mandolín estuvo allí y avistó la llegada, y se arrepintió de haber abandonado al viejo, así que prometió volver a acompañarlo en la faena.

Rebajas El viejo y el mar...
El viejo y el mar...
No hay valoraciones

Análisis de El viejo y el mar

Estructura

La historia contiene un lenguaje claro y sencillo, que permite una lectura fluida y amena. A pesar de no contar con demasiadas páginas —en comparación a otras novelas—, brinda un contenido denso y de calidad. Son muchas las enseñanzas presentes en esta narrativa, las cuales, además, dependerán de la interpretación de lector. Es por ello que se pueden encontrar opiniones diferentes acerca de esta obra.

Demostración del estilo

Esta corta historia muestra el estilo único del escritor. Se presenta a un héroe —Santiago, un viejo pescador—, quien, a pesar de su avanzada edad, no se rinde. Como siempre, hay un tema superficial: la falta de pesca; sin embargo, la historia va más allá. El personaje pasa por una serie de situaciones muy humanas, como la soledad, la desilusión, o la pérdida, pero todo lo vive sin perder la voluntad y valentía.

Diferentes interpretaciones

Estamos ante lo que llaman un final abierto. El relato no tiene un desenlace concreto, ya que no se especifica qué pasa realmente con Santiago. Por ende, se deja todo a la interpretación del lector. Por ejemplo, la tristeza y la derrota con las cuales el pescador vuelve a su hogar, podrían interpretarse como el final de su existencia.

Temáticas

Sin dudas, El viejo y mar es un libro que hace reflexionar ante muchas situaciones de la vida. A pesar de tener como tema principal la travesía de un veterano pescador pasando por una mala racha, el relato toca de manera simbólica otros puntos, como: amistad, lealtad, perseverancia, audacia, orgullo, soledad y muerte, por nombrar algunos.

Algunos datos biográficos del autor

El escritor y periodista Ernest Miller Hemingway nació el viernes 21 de agosto de 1899 en la villa Oak Park, al norte de Illinois. Sus padres fueron: Clarence Edmonds Hemingway y Grace Hall Hemingway; él, un reconocido ginecólogo; y ella, una importante músico y cantante. Ambos eran figuras respetables de la sociedad conservadora de Oak Park.los mejores autores estadounidenses

Ernest asistió a la secundaria Oak Park and River Forest. En su penúltimo año, cursó —entre las tantas asignaturas— la clase de periodismo, la cual dictaba Fannie Biggs. En esta materia se premiaba a los mejores redactores con la publicación de sus artículos en el periódico del colegio, llamado: The Trapeze. Hemingway ganó con su primer escrito, fue acerca de la Orquesta Sinfónica de Chicago y se presentó en 1916.

Inicios en el periodismo y la primera guerra mundial

En 1917 —tras negarse ir a la universidad—, se mudó a Kansas. Allí inició su labor como periodista en el diario Kansas City Star. A pensar de solo permanecer en este lugar por 6 meses, obtuvo la suficiente experiencia para realizar sus futuros trabajos. Luego se unió a la Cruz Roja para asistir a la Primera Guerra mundial, ahí se desempeñó con el puesto de conductor de ambulancia en el frente italiano.

Corresponsal de guerra

Tras un accidente en la ambulancia, Ernest debió regresar a su país natal, donde se incorporó nuevamente al periodismo. En 1937 viajó a España como corresponsal por la North American Newspaper Alliance para cubrir la Guerra Civil española. Un año después, reportó los hechos de la Batalla del Ebro y en plena II Guerra Mundial presenció el Día D, donde se dio inicio a la Operación Overlord.

Estilo literario

Hemingway fue considerado parte de la Generación Perdida, un grupo de estadounidenses que comenzó su carrera literaria luego de la Primera Guerra Mundial.  Es por ello que sus obras muestran la decepción y desesperanza de una época difícil. Sus cuentos y novelas se caracterizan por ser escritos en prosa narrativa, con oraciones declarativas cortas y poco uso de signos internos.

El escritor se identificó por tener un estilo único, el cual marcó un antes y un después en el ámbito literario. Su primera novela, Fiesta (1926), dio inicio a su carrera. Esta obra exhibió una forma de escribir muy propia, a la cual Hemingway denominó: la teoría del iceberg. Con ella, el autor sostiene la razón de ser de la historia no debe entregarse al lector de manera directa, sino que debe sobresalir implícitamente.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Areli dijo

    Hola mi nombre es Areli y me encanto este blog, me pareció realmente interesante y voy a regresar muy seguido ya que la forma de mostrar el contenido es tan creativo y tan interesante que para nosotros los amantes de la lectura nos inspira a leer mas y conocer mas sobre el mundo literario. La verdad es que me gusto mucho este blog ya que por un momento me sentí como una niña pequeña en una dulcería sin saber que dulce elegir todo se ve tan interesante que quiero leer todo yaaa.