Cuál fue el primer libro impreso

Primer libro impreso

¿Sabemos cuál fue el primer libro impreso? La Biblia de Gutenberg es considerado el primer libro impreso. Pero eso es en esta parte del mundo. Es decir, desde una perspectiva occidental podemos juzgar la Biblia impresa en el taller de Gutenberg como el primero libro impreso.

Sin embargo, también deben tenerse en cuenta otras consideraciones que desvelaremos en este artículo. Te invitamos a que nos acompañes un paso atrás en el tiempo para descubrir cuál fue el primer libro impreso de la historia.

La imprenta de Johannes Gutenberg

Johannes Gutenberg (c. 1400-1468) nació en Maguncia en el antiguo Sacro Imperio Romano Germánico. Fue el inventor de la imprenta moderna, a partir de tipos móviles alrededor del año 1440.

Los tipos móviles consisten en piezas metálicas organizadas en cajones que los impresores usaban para grabar caracteres en papel. Tenían unas características específicas y medidas determinadas que hacían posible la impresión en papel de elementos tipográficos o letras.

Este artilugio supuso un gran avance para la cultura y para el desarrollo de la humanidad. Y el primer libro que se imprimió fue la Biblia entre 1450 y 1455. Fue denominada Biblia de Gutenberg o Biblia de 42 líneas, porque se corresponde con el número de líneas impresas que había en cada página.

Este fue el primera libro impreso con tipos móviles en Europa (tipografía móvil). En el momento en que sucedió el invento supuso una revolución porque coincidió con la nueva ideología protestante que perseguía la reforma de la Iglesia Católica con la figura de Martín Lutero en el centro norte del viejo continente.

Además, el nuevo invento permitió la producción masiva de ejemplares que supuso el lento, pero progresivo, abaratamiento de los libros y una mayor difusión entre la población del conocimiento. Por supuesto faltaría mucho para la democratización de la cultura y la educación. Pero gracias a la imprenta se abrió un camino que facilitaría el acceso a los libros que siempre habían sido considerados objetos de lujo solamente al alcance de la nobleza y la Iglesia.

Tipos móviles

Los incunables

Después de esta primera impresión de la Biblia de Gutenberg llegaron nuevos incunables. Los incunables son los primeros libros que se imprimieron durante el siglo XV a partir de los tipos móviles metálicos ideados por Gutenberg. Así pues, son considerados incunables todos los libros que fueron impresos hasta el año 1500.

Algunos de los primeros incunables en España los encontramos entre obras de carácter religioso, mitológico, lingüístico y aventuras de caballerías. Valencia fue ciudad precursora en España en la impresión de libros con tipos móviles.

Algunos incunables relevantes son la Biblia (que se imprimió en lengua valenciana en 1478), Los doce trabajos de Hércules (obra escrita en valenciano e impresa en 1483), Tirante el Blanco (en 1490, de Joan Martorell y uno de los libros más importantes de la literatura valenciana), la primera gramática de una lengua romance, la Gramática castellana de Antonio de Nebrija (1492), o la primera edición de La Celestina de Fernando de Rojas en 1499 y clásico de la literatura española.

Jikji impreso

El primer libro impreso

Ahora bien, los tipos móviles metálicos ya fueron utilizados en Corea desde el siglo XIV. El primer libro impreso en este procedimiento y del que se tiene constancia fue un documento de filosofía budista, el Jikji. Se trata de una recopilación de enseñanzas zen, cuya primera edición impresa data del año 1377.

Este libro que en 2011 fue reconocido por la UNESCO como parte del Programa Memoria del Mundo para otorgarle la importancia y el valor que indudablemente posee. Está dividido en dos partes o volúmenes. Pero, lamentablemente, se desconoce el paradero del primer libro.

Asimismo, el libro impreso más antiguo del que se tiene constancia también viene desde el Lejano Oriente: Sutra del Diamante (siglo IX). Se consiguió su impresión gracias a técnicas que usaban materiales como la madera y el bronce. Es un texto que habla de alcanzar la perfección del espíritu a través de sutras o discursos budistas.

No olvidemos que la historia del libro ha ofrecido muchísimas técnicas de reproducción de la escritura. La imprenta de Gutenberg supuso un antes y un después en la cultura del libro a nivel mundial, una especie de eclosión expansiva de la transmisión del saber a través de las páginas en papel.

Pero antes ya hubo diferentes técnicas que la humanidad desarrolló en la medida de las posibilidades de su época. Por ejemplo, antes de Gutenberg y su imprenta ya era posible la impresión en Europa a través de planchas de madera. Unos procesos más rudimentarios y menos eficaces. Y los chinos ya imprimían muchísimo tiempo antes que nosotros; y ellos fueron, por cierto, los padres del papel.

En conclusión, resulta sorprendente ver cómo la ciencia y la técnica se desarrollan indistintamente en un punto y en otro del planeta en épocas en las que las gentes estaban incomunicadas entre ellas. Pero finalmente todos siguen su propio camino y logran avances admirables para el conjunto de su sociedad.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.