El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

2 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Jaime Gil de Biedma dijo

    Si logras que tu niña sea como tu me describes en tu articulo…si logras q se cumpla un 2% Felicidades porque estaremos ante una rebelde con causa y de esas que se comen el mundo nos hace mucha falta en esta España de Princesas y Príncipes, de silicona y programas tipo mujeres hombres y borregos, GH, Tele5 etc. Creo que quien menos miedo me da es Disney.

    Ahhh y los caballeros que salvan el mundo existen y Malefica es muy muy guapa que hace unos días la vi en el cine.

    PD . Magnifico una vez mas tu articulo

  2.   Gema dijo

    Sinceramente, creo que las películas de Disney es de las mejores cosas que pueden ver ahora mismo los niños. Sí es cierto que al principio, las películas de Disney eran sexistas y relegaban a las mujeres a un papel secundario en el que siempre existía un príncipe valiente y guapo que las salvaba de todos los males. Pero se puede considerar que eso se debe a la época en la que fueron creadas las películas: Blancanieves 1937, Cenicienta 1950, La Bella Durmiente 1959….. Si comienzas a ver las películas más actuales: Bella 1991, Jasmin 1992, Pocahontas 1995, se puede comprobar que tienen mucho más carácter y ya no cumple con el prototipo de princesa que limpia en casa y espera pasivamente a que algún principe las rescate. Lo mismo podemos decir de las princesas más recientes: Rapunzel, Anna y Elsa, Mérida o Tiana, en estas películas el papel del príncipe es secundario y ninguna de ellas depende de un hombre que la salve. Así que no es tanto que Disney sea sexista sino que se adaptó a los tiempos en los que sus películas fueron creadas.

    Yo me crié viendo las películas de Disney y no creo que haya sido algo tan malo. De hecho, transmiten muchos valores positivos como la amistad y ayudar a los demás y eso es lo que los niños perciben. Al menos, eso era lo que yo percibía siendo niña.