Cómo hacer un microrrelato

Cómo hacer un microrrelato

Aunque no lo creas, los microrrelatos, por el hecho de ser tan cortos, son bastante difíciles de escribir. Condensar la idea en unas pocas frases, en una incluso, no es nada fácil. Pero siempre algunos truquitos que pueden venirte bien. ¿Quieres saber cómo hacer un microrrelato?

Si has visto un concurso de microrrelatos o bien te gustaría iniciarte en este tipo de género literario, a continuación te vamos a contar todo lo que debes saber sobre ellos.

Qué es un microrrelato

Qué es un microrrelato

Vamos a empezar por lo primero. Y eso es definir lo que se entiende como microrrelato. Según la RAE (Real Academia Española) es un «relato muy breve». Una explicación algo más extensa es la de Vall, que dice así:

«El microrrelato no es un poema en prosa, ni una fábula ni un cuento, aunque comparta algunas características con este tipo de textos, sino un texto narrativo brevísimos que cuenta una historia, en la que debe imperar la concisión, la sugerencia y la precisión extrema del lenguaje, a menudo al servicio de una trama paradójica y sorprende».

En otras palabras, hablamos de una narración muy breve en la que se enmarca una historia o cuento de forma muy condensada.

Características de los microrrelatos

Características de los microrrelatos

De lo anterior, podemos sacar varias características que deberíamos tener en cuenta. Estas son:

  • Brevedad. En el sentido de que un microrrelato es tan breve que suele ser de entre cinco y doscientas palabras. No más.
  • No es un género narrativo. De hecho, tiene un poquito de varios. Por un lado, de poesía, por otro, de otros géneros literarios. Y es que es «libre» para clasificarse en uno solo, ya que te puedes encontrar con microrrelatos de muchos tipos.
  • Condensa la historia. ¿Te acuerdas que una historia debe tener un inicio, nudo y desenlace? Pues eso mismo es lo que encontramos en un microrrelato. A pesar de que hablamos de textos que pueden contener apenas cinco palabras, en todas ellas estará la historia completa. Por eso es tan difícil de hacerse.
  • Cuenta lo esencial. Es decir, que no se va por las ramas sino que va lo más preciso posible a narrar lo más importante para que no se desperdicien palabras por el camino.
  • Usa elipsis. En el sentido de que, cuando son demasiado pequeños, no pueden contar una historia con una estructura fijada, sino que suelen pasarse al clímax o al desenlace de ese nudo que tuvo lugar antes de ser narrado pero al cual se le hace referencia.

Consejos sobre cómo hacer un microrrelato

Consejos sobre cómo hacer un microrrelato

Ahora sí, vamos a dedicar el resto del artículo a ayudarte a hacer un microrrelato “como de verdad tiene que ser”. Eso sí, al ser un texto tan condensado y que debe expresarlo todo en pocas palabras, no es fácil de conseguir, y nuestra mayor recomendación es que lo practiques mucho hasta que consigas que los textos que te salgan sean buenos. ¿Y solo practicar? No, también deberías leer otros microrrelatos para ver cómo lo hacen otros escritores (y mejorar su técnica).

Dicho esto, ¿te decimos cómo hacer un microrrelato?

Trucos para hacer un microrrelato

Ahora que sabes qué es un microrrelato y en lo que te tienes que centrar, es hora de darte algunos trucos para hacer un microrrelato. Eso sí, ten en cuenta que los primeros que te salgan no van a ser muy buenos, pero con la práctica irás mejorando y, quién sabe, quizás empiecen a fijarse en ti.

Ante todo, brevedad

Como te hemos dicho antes, un microrrelato no tiene una extensión concreta de palabras, pero sí se dice que, si supera las 200, ya no se le considera como tal. Por eso, es importante que seas lo más breve posible para contar esa historia.

Busca los géneros en que te sientas más cómodo

En realidad, podrías incluso usar varios a la vez. Al ser una literatura «diferente», eso te permite no encasillarte en un género narrativo, sino ser libre para probar en lo que tú te sientas mejor.

Por ejemplo, una historia de terror que acaba con mucha risa. O una de risa que acaba en drama.

Resume, resume y resume

Un truco que hacen muchos escritores, sobre todo al principio, es dar rienda suelta a su creatividad y escribir sin límite de páginas ni de palabras. Y luego, al volver a hacerla, resume esa historia.

En otras palabras, ellos han contado la historia como querían. Pero después lo que hacen es hacer un resumen de esa historia original. Si queda demasiado larga, se vuelve a resumir hasta que tengamos solo esa «punta del iceberg» que sería el microrrelato.

Elipsis

Las elipsis son uno de los recursos más utilizados porque te permiten saltarte la estructura de un inicio, nudo y desenlace yendo solo a lo que importa, que puede ser la acción (nudo) o incluso el desenlace.

Usa los giros

Los mejores microrrelatos que puedes leer están llenos de giros finales que hacen que todo lo anterior tenga sentido y, al mismo tiempo, que no te lo esperes.

Si consigues eso, lograrás cautivar al lector, sobre todo a los que «beben libros», es decir, a los que leen mucho. Porque de esa manera conseguirás impactar más.

Usa datos que ya se conocen

Es un pequeño truco que muchos usan y lo hacen para no tener que escribir nada más que lo que a ellos les interesa. Como los lectores, al referirle el caso van a saber a lo que se refiere el autor, este no tendrá que explicar sino ir a lo que sería su relato.

Eso sí, no conviene pasarse demasiado porque puede dar una imagen de poca creatividad si no lo manejas bien.

Limita tu creatividad

Cuidado, que no decimos con ello que te centres en apenas las palabras que tienes que tener. Sino más bien en los recursos que vas a usar. Concretamente:

  • Personajes: usa solo uno, dos. Nunca uses más de tres porque no podrás aplicarlo con soltura.
  • Lugares: uno. Dos a lo máximo. En la extensión de los microrrelatos no hay espacio para mucho más.
  • Tiempo: este sí tiene que ser muy breve, ya sea de un día, unas horas, minutos o incluso segundos.

Además de todos esos trucos que te hemos dado, hay uno que debes tener presente siempre: Practicar. Solo así lograrás ser un maestro de los microrrelatos y cada vez irás saltando escalones hasta ser uno de los mejores en hacer microrrelatos. ¿Te animas con ello?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.