Cómo escribir un guion

Cómo escribir un guion

Junto a lo de escribir un libro, aprender cómo escribir un guion siempre nos llama la atención. De hecho, aunque se piense que es más fácil que una novela, en realidad puede convertirse en una verdadera tortura si no aplicas bien los principios y claves que debe tener.

Por eso, si estás en proceso de creación de un guion y no quieres acabar por hacer el trabajo dos o tres veces, aquí te dejamos lo más importante que debes tener en cuenta.

Qué es un guion

Qué es un guion

Vamos a empezar por lo fácil, saber exactamente qué es un guion. Muchos piensan que es solamente decir qué frases tiene que interpretar cada personaje y ya está, una especie de teatro. Pero lo cierto es que va mucho más allá de eso.

Según la RAE, un guion es:

«Escrito en que breve y ordenadamente se han apuntado algunas ideas o cosas con objeto de que sirva de guía para determinado fin».

«Texto en que se expone, con los detalles necesarios para su realización, el contenido de una película, de un programa de radio o televisión, de un anuncio publicitario, de un cómic o de un videojuego».

En otras palabras, hablamos de un documento en el que se refleja lo más importante de un proyecto, pero no solo los diálogos, sino también emociones, contexto, formas de interpretar, etc.

Cómo escribir un guion

Cómo escribir un guion

Ahora que tienes claro qué es un guion, vamos a meternos de lleno en cuáles son los pasos que debes dar para crearlo. Te advertimos que no es un proceso corto, y mucho menos fácil. Requerirá de paciencia, tiempo y mucho pensamiento. Es como una novela pero donde tienes que desarrollar la trama de una manera diferente.

Así, los pasos que debes dar son:

Tener una idea

Es primordial. Si quieres escribir un guion lo primero que necesitas es una idea para dar rienda suelta a tu creatividad y desarrollarla. Lo peor para muchos es que debes condensar toda esa idea en una única frase, que será el título del guion.

Pero no te preocupes, normalmente se pone uno provisional y luego se cambia por el definitivo cuando ya está todo el guion.

Dentro de la idea, tienes que desarrollar todo lo que va a pasar, cuándo pasa, a quién, qué problema van a tener, etc.

Es importante que lo hagas a modo de resumen que te servirá para la sinopsis, pero además, crear un documento más extenso en el que desarrolles al completo toda la historia del guion. Ojo, que no va a ser realmente el guion sino un recurso que utilizarás a la hora de escribirlo.

Los personajes

Es hora de meterse en la piel de cada uno de los personajes que van a formar parte de la historia. Necesitas conocerlos como si fueran de tu familia; saber lo bueno y lo malo, los defectos y virtudes de cada uno. Y el papel que juegan en la historia.

En este punto cada escritor tiene una técnica. Algunos lo que hacen es rellenar una ficha con cuestiones básicas y después, cuando van escribiendo, la editan para saber esos detalles que han descubierto. Otros, sin embargo, los trabajan a fondo antes de ponerse a trabajar. Aquí tienes más libertad.

El juego de las tarjetas

Realmente, no es un juego en sí, porque es otro de los puntos en los que más tiempo vas a tardar. Y es que realmente todavía no hemos empezado a escribir el guion, sino los recursos que necesitas para hacerlo.

¿En qué consiste el juego de las tarjetas? Pues se trata de, con el resumen amplio de la idea, sacar en tarjetas las distintas escenas que va a contener tu guion. Recuerda que, dependiendo de la extensión del guion, este deberá ser más largo o más corto. No es lo mismo uno para una película que para un anuncio de televisión.

Normalmente estas escenas son los puntos fundamentales que debe tener tu guion, desde el principio al final.

Desarrollar esas tarjetas

Ahora, toca saber qué va a pasar en esas tarjetas, quiénes van a participar en las escenas, cómo empezarán y acabarán, qué conflicto tendrán, etc. No es necesario que confecciones pormenorizadamente todas, solo tener una idea de cómo va a quedar.

Hora de crear diálogos y escenas

Hora del guion

Ahora sí, con todo lo que hemos hecho antes, ya nos podemos poner a trabajar con el guion. Y en esta ocasión hay dos formas de hacerlo:

  • Creando un guion literario y después el guion propiamente dicho. Sí, es más trabajo, pero después a la hora de crear el definitivo te ayudará a acortar mucho el tiempo que le vas a dedicar. Este se diferencia del siguiente que te vamos a proponer en que se centra más en desarrollar las escenas pero no poner los diálogos, sino que se haría en el siguiente.
  • Crear directamente el guion. Es decir, escenas y diálogos al mismo tiempo. El problema es que, como no conoces realmente a fondo lo que pasa o cómo ocurre la escena, puedes tener problemas para que los diálogos sean realistas y acordes.

Una vez acabado, lee de nuevo

Es muy habitual que el principio tenga una calidad baja o media y el final alta. Es porque cunado te acostumbras a la historia, y la vives, los diálogos van siendo mucho mejores.

Por eso, una vez acabes, es importante reescribir, si hace falta, de nuevo para ver si puedes darle esa misma calidad del final al principio. Cuando notes que no tienes que cambiar nada habrá llegado el momento de dejarla.

Guárdala en reposo o deja que otro la lea

Llegados a este punto los escritores suelen hacer dos cosas:

  • O bien la guardan en un cajón para cogerla unos meses después y volver a leerla y reescribir las partes que no les gustan.
  • Dejársela a alguien para que lo lea y le dé su opinión. En este caso ha de ser una persona con conocimiento de los guiones y que sea objetivo, que te diga si algo no se entiende, si no está claro, o si tienes fallos en el guion. De lo contrario, su opinión no te va a valer.

En realidad se pueden hacer las dos cosas; ya depende de la experiencia que tengas y lo confiado que estés en tu proyecto para presentarlo.

¿Te han quedado dudas sobre cómo escribir un guion? Pregúntanos e intentaremos ayudarte.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.