Cómo empezar a escribir un libro

Persona empezando a escribir un libro

Muchos escritores tienen siempre el mismo comentario cuando ven que un lector, en el mismo día que ha salido su libro, ya se lo han leído. Y es que escribir no es tan fácil ni tan rápido como leer una novela. Pero, ¿alguna vez te has preguntado cómo empezar a escribir un libro?

Si tienes el gusanillo de la escritura y te gustaría saber qué pasos dan los autores, o qué recomendaciones te podemos dar, a continuación te echamos una mano.

Pasos para escribir un libro

Saber cómo empezar a escribir un libro es fácil. Ponerlo en práctica y que de ahí surja un buen libro, no tanto. Pero no te desmoralices, porque lo cierto es que es más fácil de lo que tú te piensas.

A pesar de que todo escritor quiere que su «bebé», como llaman a sus libros, sea el más apreciado por todos los lectores y que lo catapulte a la fama, lo cierto es que, para conseguir eso, hay que hacer muchas otras cosas.

Mientras, ¿qué tal si te damos las claves para empezar a escribir un libro? Toma nota de ellas.

Crea tu espacio de escritura

Pluma en libro escrito

Siempre que tenemos que estudiar, trabajar o centrarnos en algo buscamos un lugar en el que estemos tranquilos, nos sintamos cómodos y no tengamos ningún tipo de distracción. Eso mismo es lo que debes conseguir para empezar a escribir un libro.

Puede parecer una tontería, y quizá tú puedes concentrarte aun cuando esté la televisión puesta o incluso te hablen, pero si eres novel, es muy adecuado este espacio porque podrás tener todo a tu gusto y además estarás en un entorno que fomente tu creatividad.

Así lograrás que la historia fluya mucho mejor.

Ten una idea

Si quieres escribir un libro, es primordial saber de qué vas a escribir. Además, con un poco de investigación podrás conocer si esa trama que se te ha ocurrido es parecida a alguna de las que ya hay en el mercado.

Ten en cuenta que, cuanto más original sea mejor será, sobre todo para evitar a los haters y personas que irán a por ti por «plagiar», «copiar ideas», etc. de otro/s escritor/es.

Planifica la estructura

Persona escribiendo

 

En tu cabeza es posible que tengas toda la historia. O a lo mejor solo tienes trazos de lo que puede pasar. Sea como sea, una de las mejores recomendaciones de cómo empezar a escribir un libro es que organices los capítulos, lo que va a pasar, etc.

Ojo, que eso no quiere decir que tengas que seguirlo al pie de la letra. Normalmente, cuando un escritor «monta» su planificación, llega un momento en que tiene que reestructurarla porque el libro ha tomado forma y puede ser que un capítulo se divida en 2; que uno desaparezca; que se añadan más…

No es algo fijo, sino que te da la posibilidad de empezar y tener más claras las ideas. Llegará un momento en que serán los personajes el que tomen el relevo en esa planificación y te obliguen a reestructurar todo.

Resumen de personajes

Esto es algo que no siempre se recomienda, pero que lo vemos imprescindible. Sobre todo porque uno de los fallos de muchos escritores primerizos es el hecho de que ponen a su personaje de una manera y después en la historia lo cambian.

Un ejemplo, una chica que es rubia. Y de repente, en cierta parte de la novela, se dice que es morena. Y no ha pasado nada como para ese cambio.

Las fichas de los personajes te ayudan a saber:

  • Nombre y apellido del personaje.
  • Parentesco (si pones padres, primos, tíos…).
  • Descripción física: alto, delgado, gordito, bajo, con algún tatuaje, pelo, barba, etc. Estás describiendo a una persona y cuanto más lo hagas mejor claro te va a quedar ese personaje.
  • Personalidad: es importante porque de esta forma puedes hacer evolucionar al personaje a lo largo de la historia.
  • Curiosidades: algo relacionado con él, con otros protagonistas o secundarios, etc.

Narrador

Libro escrito

Antes de ponerte a escribir como loco, es importante saber cómo vas a plantear la historia. ¿Va a ser en primera persona? ¿En tercera? Esto hará que puedas tener más libertad o menos.

Por ejemplo, si optas por la primera, no podrás dar a conocer el punto de vista de otros personajes, porque tendrás que contar la historia vista desde ese personaje. Por tanto, habrá cosas que no sepa.

En cambio, con la tercera persona sí que puedes contar con varias voces y profundizar en todos los personajes principales que quieras.

Hora de documentarse

Antes de ponerte a escribir, ahora que sabes todo lo que tienes que hacer, debes considerar si es necesaria una documentación o no. Por ejemplo, si vas a hablar de un tiempo presente y en la misma ciudad en la que vives, lo más normal es que la documentación la lleves a cabo al mismo tiempo que escribes.

Pero si haces una novela histórica y quieres que tenga consistencia, necesitas crear al menos las bases y poner cómo sería en esa época. Otra cosa es que tú luego puedas tomarte algunas licencias, es decir, introducir detalles o cosas que no son reales en esa época, pero que tu historia lo tiene. Un ejemplo de ello puede ser que la mujer usar pantalones en lugar de vestidos, cuando no es habitual que pasara esto (y además estaba mal visto).

Centra la escritura a tu público

Si escribes para niños pequeños no vas a poder usar ciertas palabras que ellos no van a entender. Y por mucho que digas que es para «culturizarlos», lo único que conseguirás es que no lean tu libro.

Así que adapta tu lenguaje al público objetivo al que te diriges, ya sean niños, adolescentes, jóvenes adultos, o adultos.

Podríamos decir que el último paso para empezar a escribir una novela es el de disfrutar con el proceso. Habrá momentos en que te bloquees, que la novela no fluya, que tus personajes se metan en ciertos líos y al final tengas que reinventar la novela de nuevo. Pero eso es parte de la creación y ya te decimos que, cuando pongas el punto final, echarás de menos a esos personajes en tu cabeza. Es cierto que dejarán el espacio para otras historias, pero la primera será muy especial. ¿Te animas a ello?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.