Canto yo y la montaña baila

Canto yo y la montaña baila

Canto yo y la montaña baila

Canto jo i la muntanya ball —nombre original en catalán— es una novela bastante llamativa y original a partir de la aliteración del propio título. No obstante, este libro de la poeta, narradora y artista plástica barcelonesa Irene Solà Sàez es muchísimo más que el ingenioso juego de palabras de su portada. En realidad, es una historia muy bien construida llevada por personajes únicos, profundos y, al mismo tiempo, maravillosamente diversos.

De esa manera el lector queda irremediablemente sumergido en un mundo fantástico inspirado en los mitos, las leyendas y la geografía de las montañas catalanas. Allí, todos los elementos tienen voz: el viento, el sol, las nubes, los animales, las plantas, los hongos… Esas expresiones constituyen el núcleo de una trama con cabida para todo tipo de emociones y sorpresas en cada vuelta de hoja.

Análisis y resumen de Canto yo y la montaña baila

El escenario

La ambientación de la novela ha sido calificada de sublime por parte de la mayoría de críticos literarios hispanoparlantes. Para empezar, la representación del Pirineo catalán es refleja una visión única de las montañas y el encanto de su cotidianidad rural. Igualmente, la composición lírica del texto transmite al lector la sensación de respirar aire puro y de una libertad plena (en cuerpo, mente y alma).

Cabe destacar que la cordillera es un personaje más del relato, con una expresión propia más allá de la sensación de paz omnipresente en el entorno natural. No obstante, esa tranquilidad aparentemente perpetua también oculta mucho movimiento —imperceptible para el ojo incauto—, misterios, sorpresas y peligros. Esos giros son presentados en dieciocho capítulos que son contados cada uno por un narrador distinto (ninguno repite).

Un gran canto colectivo

En algunas ocasiones es una persona de carne y hueso quien describe los acontecimientos según su punto de vista. En otras, es el alma de un caído; de pronto una seta toma la palabra, luego, un ciervo, después, una perra… así hasta que la magia se apodera de toda la vibrante montaña. Incluso las nubes, otros animales y algunas entidades no vivientes tienen su espacio de expresión particular para conformar un hermoso canto grupal.

Pero, a pesar de no constituir un coro homogéneo, cada palabra tiene una razón, pues ningún enunciado carece de sentido ni está puesto al azar. Por ello, el gran mérito de Solà es haber creado un hilo narrativo muy coherente a través de muchas locuciones tan distintas entre sí. Todas esas voces aparecen en primera persona para otorgar al relato una cadencia que toma de la mano al lector y lo invita a bailar con la naturaleza.

Argumento y rasgos de estilo

La historia gira en torno a tres generaciones de una familia habitante de los Pirineos desde la Guerra Civil hasta la actualidad. Allí, las vivencias de los protagonistas son narradas a través de los monólogos (subjetivos) de cada elemento. Inicialmente, los testimonios aparecen dispersos y hasta un tanto extraños para el lector. Pero, ese puzzle es un desorden organizado, pues todo encaja perfectamente al final de las 168 páginas del libro.

Por estas razones, Canto yo y la montaña baila parece más bien un texto teatral en la mayoría de sus capítulos. En paralelo, el desarrollo deja espacios para pasajes caóticos de vida y muerte junto a sobresaltos inesperados que mantienen enganchado al lector. Ahora bien, semejante abundancia de intervenciones fantasiosas (una montaña que expresa sus sentimientos, por ejemplo) no le resta congruencia al texto.

Documentación

Irene Solà Sàez explayó en este libro su capacidad para impactar emocionalmente a sus lectores mediante una narrativa poética y la evocación de imágenes artísticas. Por consiguiente, todas las frases del texto tienen un sentido concreto y una intención puntual dentro de una amalgama de ideas maravillosamente plasmadas mediante un léxico muy profundo.

Cabe destacar que esa riqueza expresiva junto a algunos toques oníricos y ciertos rasgos de realismo mágico nunca son excesivamente ornamentados.

Adicionalmente, la autora española demostró sus virtudes como investigadora experta debido a su manejo excelso de eventos, creencias y personajes vinculados con los mitos y leyendas de los Pirineos. Aunque estas historias son bien conocidas dentro de la cultura catalana, las personas de otros territorios rara vez saben sobre alguna de dichas narraciones tradicionales.

Frases de Canto yo y la montaña baila

  • «Llegamos con las tripas llenas. Doloridas. El vientre negro, cargado de agua oscura y fría, y de rayos y ruenos»;
  • “Yo estaba llena de cosas que me pasaban”;
  • “Esperar era más cansado que andar”;
  • “En la montaña no hay guerra, que las guerras se terminan pero la montaña no”.

Sobre la autora, Irene Solà Sàez

Irene Solà Sàez

Irene Solà Sàez

Irene Solà Sàez nació el 17 de agosto de 1990, en Malla, un municipio de la comarca de Osona, provincia de Barcelona, Cataluña, España. Obtuvo su licenciatura en Bellas Artes en la Universidad de Barcelona y un Máster en Literatura, Cine y Cultura Audiovisual en la Universidad de Sussex. Desde su época de estudiante universitaria ha trabajado con la investigación artística multidisciplinaria y en temas relacionados con literatura.

De hecho, su debut literario, el poemario Bèstia (Galerada, 2012), apareció cuando ella todavía estaba cursando estudios superiores y ganó el XLVIII Premio Amadeu Oller. En palabras de la autora osonense, la primera mitad de su ópera prima es una expresión de resentimiento visceral con el mundo. En contraparte, la segunda sección del texto muestra un temple mucho más sosegado y un tono agradable.

Trayectoria y reconocimientos

En 2018, Solà publicó su primera novela Els dics (Los diques, en catalán), ganadora del Premio Documenta de narrativa para menores de 35 años. Se trata de una seguidilla de relatos sobre tres generaciones bajo la perspectiva de Ada, la protagonista. Ciertamente, el libro es una recopilación de micro-historias que forman parte de un mosaico tan particular como colectivo del universo.

Finalmente, Canto jo i la muntanya ball (2019) es considerada la obra consagratoria de la escritora catalana. No en vano, su estilo de abordar las narraciones —con una metodología similar a la de una investigación artística— ha sido muy alabado y reconocido en la esfera literaria española. Por este motivo, Solà se ha erigido como una de las escritoras jóvenes más prometedoras de la actualidad.

Entre las condecoraciones recibidas tras la publicación de Canto yo y la montaña baila, se encuentran:

  • Premio Anagrama de Novela en catalán (2019);
  • Premio Punt de Llibre de la revista digital Núvol (2019);
  • Premio Cálamo, categoría ‘Otra Mirada’ (2020);
  • Premio de Literatura de la Unión Europea (2020).

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.