Analizamos brevemente la obra «Romancero gitano» de F. G. Lorca

Federico García Lorca, el clásico poeta español

Ahondar en la vida y obra del autor granadino Federico García Lorca es una auténtica maravilla, porque siempre se descubre algo nuevo. Hoy hemos venido a hacer exactamente eso: ahondar, profundizar un poco más en una de sus obras más conocidas. Analizamos brevemente la obra «Romancero gitano» de F. G. Lorca, ¿te quedas junto a nosotros?

«Romancero gitano»

La obra poética «Romancero gitano» fue escrita y publicada por el poeta Federico García Lorca en el año 1928 y se trata de una composición de un total de 18 romances, cuyos teman giran en torno al mundo mítico de los gitanos, tratando tema tan universales como el destino trágico que nos acompaña a todos en un momento de nuestra vida, la frustración por las cosas deseadas pero no obtenidas, la culpabilidad por sentir y hacer determinadas cosas, etc.

La expresión poética en esta obra refleja el sincretismo propio de la famosa generación del 27, donde los procedimientos y motivos personales se mezclaban con las metáforas vanguardistas, incluyendo como no algo tan característico del poeta granadino, como son los propios símbolos del universo lorquiano.

Y si quieres leer esta magnífica obra próximamente, te recomendamos que no sigas leyendo por ahora. ¡No queremos desvelarte nada! Vuelve aquí cuando finalices su lectura. Sin embargo, si ya la has leído y quieres seguir analizándola junto a nosotras, sigue leyendo.

La muerte de Antoñito, el Camborio

En esta obra tan famosa, los gitanos adquieren una dimensión mítica: representan el instinto de libertad que lucha contra las normas establecidas y el destino. Lorca, concentra todas las máximas cualidades humanas en ellos (la nobleza, la fortaleza, etc.) para rebelarse y enfrentarse así al trágico destino que se le depara, que aún así se impone y vence con la inevitable muerte.

En este punto, veremos al personaje de Antoñito, el Camborio como el arquetipo de la raza pura gitana.

«Romance de la pena negra»

Del choque entre deseo de libertad y la muerte, surge una honda frustración que los gitanos llaman «la pena negra». Este análisis y descripción del sentir gitano por la «pena negra» lo siente en su libro una tal Soledad Montoya, y podemos sentir su padecimiento en los siguientes versos que ponemos a continuación:

… _Soledad: lava tu cuerpo

con agua de alondras,

y deja tu corazón

en paz, Soledad Montoya.

Por abajo canta el río: 

volante de cielo y hojas.

Con flores de calabaza

la nueva luz se corona.

¡Oh, pena de los gitanos!

Pena limpia y siempre sola.

¡Oh, pena de cauce oculto

y madrugada remota!

Los temas que trata el Romancero Gitano

A pesar de que el Romancero Gitano es muy conocido por hablar de un tema poco utilizado como es el mundo gitano, lo cierto es que no es el único tema al que el autor, Federico García Lorca, hace. De hecho, a lo largo de los 18 romances que componen el Romancero podemos encontrar diferentes temas que conviene saber.

El principal, por supuesto es la represión, el maltrato y la vida de los gitanos, un pueblo que siempre ha estado al margen de la sociedad y que se ve relegado y calificado con adjetivos malsonantes o negativos por su estilo de vida.

Por eso, Lorca trabaja en sus poemas varias temáticas relacionándolas con ellos, como es el hecho de una lucha constante con la autoridad represora, el enfrentamiento, una sociedad minorista, etc. Todo ello enfocado a dar vida y voz a una sociedad poco conocida y muy desprestigiada como son los gitanos. Lo cierto es que el propio autor habla de cómo hay grandes nombres del arte que pertenecen a la etnia gitana.

Sin embargo, algo que muy pocos suelen comentar es que, además del tema sobre los gitanos, Lorca también hace en su obra un espacio para la mujer. El personaje que la representa en este caso es Soledad Montoya, también conocida como la «monja gitana», y es lo que podría calificarse como la «verdadera mujer» para los gitanos.

Por supuesto, a lo largo de los romances, hay muchos temas principales, como el amor, la muerte, las diferencias… Todo ello se rige sobre los gitanos, pero en realidad el autor sí que es capaz de estrapolarlo a otras sociedades.

La división de los romances: dos temas muy diferentes

El Romancero Gitano fue uno de los libros de Lorca que comenzó a escribir en 1924 y fue publicado en 1928. Podemos hablar de que es una de las obras más importante del autor, con un lenguaje muy basado en metáforas, simbolismo, e historias. Destaca, por supuesto, el dar a conocer la cultura gitana y andaluza, sin dejar de lado otros temas.

Lorca trabaja en su Romancero gitano siguiendo las pautas del romancero tradicional, es decir, usando diálogos sin que haya verbos introductorios ni tampoco se diga quién es el que habla. Además, la historia que se cuenta no tiene un preámbulo, es algo que empieza de golpe y que puede crear un halo de misterio en torno a la historia. Así, todos los romances de Lorca se caracterizan por usar fórmulas narrativas comunes, anáforas, repeticiones y también el simbolismo que tanto le gusta al poeta.

Como bien hemos dicho anteriormente, se compone de 18 romances. Pero todos estos no giran completamente sobre el mundo gitano, sino que se puede encontrar dos tipos de romances diferenciados por lo que Lorca quería contar en ellos.

Así, tienes:

Los romances 1 a 15

Estos están enfocados directamente a los gitanos. Pero en ellos también hay otros subtemas importantes como es el de la muerte, la mujer, etc. De hecho, cinco de este grupo de poemas están centrados en la mujer. Hablamos de: Preciosa y el aire; Romance sonámbulo, La monja gitana; la casa infiel; y Romance de la pena negra. Cada uno de ellos ofrece la visión de un tema como puede ser el amor, la pasión, la frustración o la pena.

A su vez, hay otros romances cuya historia es la de gitanos que tienen un fin trágico, como puede ser Muerte de Antoñito el Camborio; Reyerta; o Romance de la guardia civil española.

Finalmente, te encontrarás con tres romances que el autor dedicó a tres ciudades andaluzas. Son: Granada (con San Miguel); Sevilla (con San Gabriel); y Córdoba (con San Rafael).

Los romances 16 a 18

Los tres últimos romances del Romancero Gitano no están tan relacionados con los gitanos, sino que hablan de personajes históricos. Por ejemplo, el de Martirio de Santa Olalla, habla sobre la Andalucía Romanan, y trata de la vida de Santa Eulalia de Mérida.

Por su parte, Burla de Don Pedro a caballo, nos retrotrae hasta la Edad Media, en la cual habla del amor, de su ausencia, y de caballeros que han olvidado.

Por último, Thamar y Amnón trata sobre una historia bíblica y del amor y la pasión incestuosa de dos hermanos.

Se podría decir que, si bien tratan temas que en los anteriores romances se han visto, difiere bastante con lo que se venía tratando en el libro de Lorca y es como si metiera tres romances que, en cierto modo, no tuvieran mucho que ver con lo anterior (a pesar de que, como decimos, sí que tratan los mismos temas).

La simbología en el Romancero Gitano

Para finalizar, te dejamos aquí cuál es la simbología que encuentras en el Romancero Gitano así como el significado que le da el poeta a esos símbolos. Algunos de ellos son utilizados en otras de las obras, pero hay otros que son únicos para este.

Entre ellos, están:

El gitano

La figura del gitano se puede interpretar como una forma de vida, y cómo esta choca con la sociedad «normal» y habitual. A pesar de los intentos de adaptarse a esa sociedad y de convivir en paz con ellos, fracasa y hace que su destino acabe mal.

La luna

Para Lorca, la luna tiene múltiples significados, pero la verdad es que en este caso lo más característico es que es un símbolo de muerte.

El toro

Si bien el toro es un símbolo de poder, de fuerza, de bravura. El fin último de este es la muerte y no una normal, sino que ha de luchar por vivir para, finalmente, haga lo que haga, fallecer.

Por eso, para Lorca, tiene un simbolismo trágico. Es como si al toro le segaran su vida. Y así es como lo representa en su romance.

El caballo

El caballo estuve presente en muchas obras de Federico García Lorca

El caballo es uno de los simbolismos más utilizados por Federico García Lorca en muchas de sus obras. Y en este caso habla del caballo desde un punto de vista masculino, viril, fuerte, lleno de pasión.

Así es como lo representa, pero también que esa pasión siempre lleva a la muerte, a un fin desastroso que acaba sin alcanzar aquello que tanto ansía.

El cuchillo, los puñales, las navajas

A lo largo del Romancero Gitano, se citan algunos metales como cuchillos, puñales, etc. Todos ellos son objetos que simbolizan la muerte para el autor. Hay que tener en cuenta que hablamos de un objeto que inflige dolor y que este puede llegar a ser mortal.

Sin embargo, también hay otros metales como la plata o el oro, así como el bronce o el cobre. Los dos primeros son símbolos positivos para Lorca; en cambio, los otros dos, les da un significado totalmente diferente, ya que los usa para dar a entender el tipo de piel que tiene una persona (o grupo).

Si queréis leer algo bueno de García Lorca os recomendamos encarecidamente la lectura de este «Romancero Gitano», de lo mejor del autor granadino.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.