Adiós a Juan Marsé. Un repaso a su obra más destacada

Nos hemos despedido de Juan Marsé. Tenía 87 años y ha sido uno de los narradores más importantes de la literatura contemporánea de este país. De Barcelona, se ha ido desde allí también. Deja un legado lleno títulos inolvidables como Últimas tardes con Teresa, Si te dicen que caí o El embrujo de Shanghái, además de artículos, cuentos y otras obras. Ganador del Premio Planeta y del Cervantes, su nombre queda ligado a la mejor narrativa. Este es un repaso a su obra.

Encerrados con un solo juguete (1960)

La primera novela de Juan Marsé es un conjunto de muchos de los personajes, temas y escenarios recurrentes en toda su obra posterior. Cuenta la historia de unos jóvenes de clase media, hijos de familias afectadas por la guerra civil.

Últimas tardes con Teresa (1966)

Fue Premio Biblioteca Breve y también su éxito más reconocido también internacionalmente. Con personajes tan únicos como ese Pijoaparte, típico ejemplo de las clases más bajas y marginadas que busca el prestigio social, y Teresa, una bella muchacha, estudiante y de buena familia de la alta burguesía catalana.

Se hizo una adaptación cinematográfica en 1984 por parte de Gonzalo Herralde, que también firma el guion junto al propio Juan Marsé. Y tuvo un reparto de campanillas con Maribel Martín, Ángel Alcázar, Cristina Marsillach, Mónica Randall o Alberto Closas entre otros muchos.

Si te dicen que caí (1973)

Otro título fundamental en la obra de Marsé. Lo escribió a finales de los años sesenta y fue prohibido por la censura, por su cuadro de la vida durante el franquismo. Es también una de sus novelas más personales.

La muchacha de las bragas de oro (1978)

El protagonista es Luys Forest, un viejo escritor falangista, viudo y con un prestigio literario ya muy reducido, que escribe sus memorias retocándolas a su conveniencia y del modo más novelesco posible. El contrapunto lo pone su sobrina Mariana -la muchacha de las bragas de oro-, advirtiéndole de las consecuencias de ese querer rehacer su pasado. Ganadora del Premio Planeta, fue llevada al cine en 1979 por Vicente Aranda y la protagonizó Victoria Abril.

Un día volveré (1982)

Jan Julivert Monn fue guerrillero y atracador de bancos durante la primera posguerra. Cuando sale de prisión, ante la expectación de todos por ver cómo y cuál será su venganza, sin embargo, regresa a casa con esa venganza olvidada y la única intención de rehacer una vida que ya todos dan por gastada.

El amante bilingüe (1990)

Juan Marés es un soñador que se ha hecho a sí mismo, al que su mujer engaña y abandona a pesar de que él está totalmente enamorado. Hundido en la desesperación y la indigencia, se convierte en un marginado que deambula por los barrios bajos de Barcelona hasta que se le ocurre un plan: el de hacerse pasar por un charnego llamado Faneca para reconquistar a su exmujer.

Vicente Aranda fue otra vez el encargado de su adaptación al cine en 1993 que protagonizaron Imanol Arias y Ornella Mutti entre otros.

El embrujo de Shanghai (1993)

Estamos en la Barcelona de 1984, y el capitán Blay aún se lamenta por la guerra perdida y sus hijos muertos allí. Con él va el pequeño Daniel y juntos caminan entre personajes como los hermanos Chacón, que custodian la entrada de la casa en la que vive Susana, una niña enferma, hija de Anita y de Kim, un revolucionario. Allí llega un amigo y compañero de viaje de Kim, Forcat, que narrará a los niños la aventura que el padre de la niña tuvo en Shanghai, enfrentado a nazis, pistoleros sin piedad y mujeres fatales.

Fernando Trueba firmó su versión cinematográfica en 2002 que protagonizaron Ariadna Gil, Fernando Fernán Gómez, Jorge Sanz o Rosa María Sardà.

Rabos de lagartija (2000)

Otra vez tenemos a un adolescente muy imaginativo como protagonista, David y su perro Chispa. Ellos, junto con el enamorado inspector Galván, o Rosa Bartra, una hermosa pelirroja embarazada, vuelven a componer un reparto de personajes inolvidables en una historia con más sueños y fantasmas de por medio.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.