+7 poemas escritos por mujeres

Existen muchas poetisas en el mundo

Porque en muchas ocasiones han sido silenciadas; porque por razones que aún a día de hoy persisten y no llegamos a comprender siguen siendo ninguneadas frente al sexo masculino; porque tienen tanta calidad como aquellos escritos por hombres; porque también es literatura y aquí, en este blog literario, nos dedicamos a hablar sobre buena literatura… Por todos estos motivos y más que os podría seguir dando, os traigo hoy un artículo con 5 poemas escritos por mujeres.

Juzguen vosotros mismos… O mejor aún, no juzguen, sólo disfruten…

La primera poeta femenina del mundo

Muchos poemas famosos se escribieron por mujeres

A pesar de que las mujeres han estado relegadas a un segundo lugar en todas las artes, lo cierto es que fueron ellas las que despuntaron en ciertos casos. Y algo que no se conoce es que, la primera poeta, fue una mujer, y no un hombre. Hablamos de Enheduanna, hija del rey Sargón I de Acad.

Enheduanna fue la sacerdotisa de Nannar, el dios-Luna sumerio. En su época, tanto el poder político como el religioso eran uno, y por eso solía participar en el gobierno de Ur. Fue además, como te hemos contado, la primera poeta del mundo.

La poesía de Enheduanna se caracteriza por ser de índole religiosa. La escribía en tablillas de barro y con escritura cuneiforme. Casi todos los poemas iban dirigidos al dios Nannar, al templo, o incluso a la diosa Inanna, que protegía la dinastía Akkad (a la que pertenecía).

De hecho, uno de los poemas que se conservan es el siguiente:

La exaltación de Enheduanna a Inanna

INNANA Y LAS ESENCIAS DIVINAS

Señora de todas las esencias, luz plena, buena mujer

vestida de esplendor

a quien el cielo y la Tierra te aman,

amiga del templo de An

tú llevas grandes ornamentos,

tú deseas la tiara de la grande sacerdotisa

cuyas manos sostienen las siete esencias,

las has escogido y colgado de tu mano.

Has reunido las esencias sagradas y las has puesto

apretadas sobre tus pechos

INNANA Y AN

Como un dragón has cubierto el suelo de veneno

como el trueno cuando ruges sobre la Tierra

árboles y plantas caen a tu paso.

Eres una inundación descendiendo desde

una montaña,

¡Oh primaria,

Diosa Lunar del cielo y de la Tierra!

tu fuego sopla alrededor y cae sobre

nuestra nación.

Señora montada sobre una bestia,

An te da cualidades, ordenes sagradas

y tú decides

tú estás en todos nuestros grandes ritos

¿Quién puede entenderte?

INNANA Y ENLIL

Las tormentas te prestan alas,

destructora de nuestras tierras.

Amada por Enlil, tú vuelas sobre nuestra nación

tú sirves a los decretos de An.

Oh mi señora, al oír tu sonido

colinas y llanuras reverencian.

Cuando nos presentamos ante ti,

aterrados, temblando en tu clara luz

tormentosa,

recibimos justicia

nosotros cantamos, los lamentamos y

lloramos ante ti

y caminamos hacia ti a través de un sendero

desde la casa de los enormes suspiros

INNANA E ISHKUR

Tú lo derribas todo en la batalla.

Oh, mi señora sobre tus alas

llevas la segada tierra y embetises

enmascarada

en una atacante tormenta,

ruges como una rugiente tormenta,

truenas y sigues tronando y resoplas

con vientos malignos.

Tus pies están llenos de inquietud.

En tu arpa de suspiros

yo escucho tu canto fúnebre

INNANA Y LA ANUNNA

Oh, mi señora, la Anunna, los grandes

Dioses,

Aleteando como murciélagos delante de tuyo,

se vuelan hacia los farallones.

No tienen el valor de caminar

delante de tu terrible mirada.

¿Quién puede domar tu furibundo corazón?

Ningún Dios menor.

Tu malevolente corazón está más allá de la

templanza.

Señora, tú sedas los reinos de la bestia,

tú nos haces felices.

Tu furia está más allá de la temblanza,

¡Oh hija mayor de Suen!

¿Quién te ha negado alguna vez

reverencia,

Señora, suprema sobre la tierra?

INANNA Y EBIH

En las montañas en donde no eres

venerada

la vegetación esta maldita.

Tú haz convertido en cenizas sus

grandes entradas.

Por ti los ríos se inflan de sangre

y la gente no tiene nada que beber.

El ejército de la montaña va hacia ti

cautivo

espontáneamente.

Saludables hombres jóvenes desfilan

ante ti

espontáneamente.

La ciudad danzante está colmada de

tormenta,

conduciendo a os hombres jóvenes

hacia ti, cautivos.

Otros poemas de mujeres que deberías conocer

Disfruta leyendo poemas escritos por mujeres

Las mujeres siempre han formado parte del mundo, y por ende, también han sido creadoras. Han inventado objetos, han llevado a cabo múltiples artes (literatura, música, pintura, escultura…).

Centrándonos en la literatura, la mujer ha dejado una huella en su paso. En la poesía, son muchos los nombres femeninos que destacan, como: Gloria Fuertes, Rosalía de Castro, Gabriela Mistral…

Pero lo cierto es que no son las únicas. Por eso, aquí te dejamos otros poemas escritos por mujeres para que los descubras.

«Yo me levanto» (Maya Angelou)

Podrás describirme en la historia

con mentiras retorcidas,

Podrás arrastrarme en la basura misma

Aun así, como el polvo, me levanto.

¿Te desconcierta mi insolencia?

Porque camino como si tuviese pozos de petróleo

Bombeando en mi sala de estar.

Igual que las lunas y los soles,

Con la certeza de las mareas,

Igual que las esperanzas que alto vuelan

A pesar de todo, me levanto.

¿Querrías verme destruida?

¿Con la cabeza gacha y los ojos bajos?

Y los hombros caídos como lágrimas.

Debilitada por mis conmovedores gritos.

¿Te ofende mi arrogancia?

«La sortija» (Emily Dickinson)

En mi dedo tenía una sortija.

La brisa entre los árboles erraba.

El día estaba azul, cálido y bello.

Y me dormí sobre la yerba fina.

Al despertar miré sobresaltada

mi mano pura entre la tarde clara.

La sortija entre mi dedo ya no estaba.

Cuanto poseo ahora en este mundo

es un recuerdo de color dorado.

«Millonarios» (Juana de Ibarbourou)

Tómame de la mano. Vámonos a la lluvia

descalzos y ligeros de ropa, sin paraguas,

con el cabello al viento y el cuerpo a la caricia

oblicua, refrescante y menuda, del agua.

¡Que rían los vecinos! Puesto que somos jóvenes

y los dos nos amamos y nos gusta la lluvia,

vamos a ser felices con el gozo sencillo

de un casal de gorriones que en la vía se arrulla.

Más allá están los campos y el camino de acacias

y la quinta suntuosa de aquel pobre señor

millonario y obeso, que con todos sus oros,

no podría comprarnos ni un gramo del tesoro

inefable y supremo que nos ha dado Dios:

ser flexibles, ser jóvenes, estar llenos de amor.

«El capricho» (Amparo Amorós)

Yo quiero ser yet-set y viajar

en lujoso avión particular

para llevar el body a broncear

a Marbella y de noche figurar

en las fiestas que sacan las revistas

entre nobles, play-boys, guapas y artistas;

casarme con un conde aunque sea feo

y regalar mis cuadros a un museo.

Me ha cogido el perrengue de salir

en portada del Vogue por lucir

collares rutilantes de brillantes

en los escotes más despampanantes.

Otras que están peor lo han conseguido

a base de fichar un buen marido:

convienen los que son ricos y viejos

si luego puedes mantenerlos lejos

para ligarte un curdo cariñoso

montando así un asunto escandaloso.

¡Mamá, mamá, yet-set yo quiero ser

y desde hoy me lo voy a proponer!

«El jardín solariego» (Sylvia Plath)

Las fuentes resecas, las rosas terminan.

Incienso de muerte. Tu día se acerca.

Las peras engordan como Budas mínimos.

Una azul neblina, rémora del lago.

Y tú vas cruzando la hora de los peces,

los siglos altivos del cerdo:

dedo, testuz, pata

surgen de la sombra. La historia alimenta

esas derrotadas acanaladuras,

aquellas coronas de acanto,

y el cuervo apacigua su ropa.

Brezo hirsuto heredas, élitros de abeja,

dos suicidios, lobos penates,

horas negras. Estrellas duras

que amarilleando van ya cielo arriba.

La araña sobre su maroma

el lago cruza. Los gusanos

dejan sus sólitas estancias.

Las pequeñas aves convergen, convergen

con sus dones hacia difíciles lindes.

«Autoeutanasia sentimental» (Gloria Fuertes)

Me quité de en medio
por no estorbar,
por no gritar
más versos quejumbrosos.
Me pasé muchos días sin escribir,
sin veros,
sin comer más que llanto.

«Quéjase de la suerte» (Sor Juana)

¿En perseguirme, mundo, qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?

Yo no estimo tesoros ni riquezas,
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en mi entendimiento
que no mi entendimiento en las riquezas.

Y no estimo hermosura que vencida
es despojo civil de las edades
ni riqueza me agrada fementida,

teniendo por mejor en mis verdades
consumir vanidades de la vida
que consumir la vida en vanidades.

«El amor que calla» (Gabriela Mistral)

Si yo te odiara, mi odio te daría
en las palabras, rotundo y seguro;
pero te amo y mi amor no se confía
a este hablar de los hombres, tan oscuro.

Tú lo quisieras vuelto en alarido,
y viene de tan hondo que ha deshecho
su quemante raudal, desfallecido,
antes de la garganta, antes del pecho.

Estoy lo mismo que estanque colmado
y te parezco un surtidor inerte.
¡Todo por mi callar atribulado
que es más atroz que el entrar en la muerte!

«La caricia perdida» (Alfonsina Storni)

Se me va de los dedos la caricia sin causa,
se me va de los dedos… En el viento, al pasar,
la caricia que vaga sin destino ni objeto,
la caricia perdida ¿quién la recogerá?

Pude amar esta noche con piedad infinita,
pude amar al primero que acertara a llegar.
Nadie llega. Están solos los floridos senderos.
La caricia perdida, rodará… rodará…

Si en los ojos te besan esta noche, viajero,
si estremece las ramas un dulce suspirar,
si te oprime los dedos una mano pequeña
que te toma y te deja, que te logra y se va.

Si no ves esa mano, ni esa boca que besa,
si es el aire quien teje la ilusión de besar,
oh, viajero, que tienes como el cielo los ojos,
en el viento fundida, ¿me reconocerás?

«Dicen que no hablan las plantas» (Rosalía de Castro)

Dicen que no hablan las plantas, ni las fuentes, ni los pájaros,
Ni el onda con sus rumores, ni con su brillo los astros,
Lo dicen, pero no es cierto, pues siempre cuando yo paso,
De mí murmuran y exclaman:
—Ahí va la loca soñando
Con la eterna primavera de la vida y de los campos,
Y ya bien pronto, bien pronto, tendrá los cabellos canos,
Y ve temblando, aterida, que cubre la escarcha el prado.

—Hay canas en mi cabeza, hay en los prados escarcha,
Mas yo prosigo soñando, pobre, incurable sonámbula,
Con la eterna primavera de la vida que se apaga
Y la perenne frescura de los campos y las almas,
Aunque los unos se agostan y aunque las otras se abrasan.

Astros y fuentes y flores, no murmuréis de mis sueños,
Sin ellos, ¿cómo admiraros ni cómo vivir sin ellos?


Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Ana María Serra dijo

    Excelente elección de autoras y poemas. Es recorrer en el tiempo temas clásicos desde la mirada y la realidad femenina, siempre vigentes, expresados según las técnicas de cada época. Felicitaciones.