+17 de las palabras más bonitas de nuestro idioma

Serendipia

Imagen – Wikimedia/Eloimanlleu

Nuestro idioma, el español, tiene una riqueza léxica de la que ningún otro idioma puede presumir. Para decir una misma cosa podemos utilizar decenas de palabras diferentes… Quizás por esta razón, a los extranjeros les resulte tan complicado aprender nuestro idioma y sus diferentes frases hechas que tenemos para casi todo.

Hoy, en Actualidad Literatura, queremos presumir de lengua y lo hacemos con +17 de las palabras más bonitas de nuestro idioma. ¡Que las disfrutes! Yo ya tengo mi favorita de todas ellas… ¿Y tú?

Selección de palabras bonitas del español

Melifluo

Sonido excesivamente dulce, suave o delicado.

Inefable

Algo tan increíble que no puede ser expresado en palabras.

Etéreo

Extremadamente delicado y ligero, algo fuera de este mundo.

Limerencia

Estado mental involuntario propio de la atracción romántica por parte de una persona hacia otra.

Serendipia

Hallazgo afortunado e inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.

Arrebol

Cuando las nubes adquieren un color rojo al ser iluminadas por los rayos del sol.

Iridiscencia

Fenómeno óptico donde el tono de la luz varía creando pequeños arcoiris.

Elocuencia

El arte de hablar de modo eficaz para deleitar o conmover.

Efímero

Aquello que dura por un período muy corto de tiempo.

Inmarcesible

Que no puede marchitarse.

Otras palabras bonitas del castellano

Ojalá es una palabra muy bonita

Perenne

Continuo, incesante, que no tiene intermisión.

Ojalá

Denota vivo deseo de que suceda algo concreto.

Luminiscencia

Propiedad de un cuerpo de emitir una luz débil, pero visible en la oscuridad.

Compasión

Sentimiento de pena, de ternura y de identificación ante los males de alguien.

Infinito

Que no tiene ni puede tener fin ni término.

Soledad

Un estado de aislamiento o reclusión a ratos perfecto.

Resilencia

Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.

Melancolía

Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que quien la padece no encuentre gusto ni diversión en nada.

Efervescencia

Burbujas en cualquier tipo de líquido.

Alba

Primera luz del día antes de salir el sol.

Aurora

Luz tenue y en tonos rosados, que aparece justo antes de la salida del sol.

Honestidad

Es el acto de ser verdadero y fiel a sí mismo. Una persona honesta es una persona que sabe distinguir el bien del mal y aplica en su día a día actividades que los llevan a cumplir con las «normas» de la sociedad.

Inexorable

Es una persona que no cede a nada que lo desvíe de su camino. También se puede aplicar a lugares.

Madre

Es una de las palabras más bonitas del vocabulario español debido a que es también la persona que más queremos de nuestra vida. Ahora bien, no tiene por qué entenderse como «mujer que da a luz un hijo», ya que muchas madres lo son de sus hijos aunque no los hayan parido.

Reciprocidad

Se refiere a dar a alguien lo mismo que nos ha dado esa persona. El mejor ejemplo en este caso puede ser el amor, ya que entre las parejas el cariño y el amor es algo que es recíproco.

Saudade

La palabra Saudade quiere decir anhelo, y está relacionada con una leyenda. La Real Academia de la Lengua Española (RAE) la define como «soledad, nostalgia, añoranza». Sin embargo, es mucho más que eso.

A pesar de que en España se utiliza (muy poco porque no se conoce demasiado), es una palabra portuguesa, y de hecho su origen (y leyenda) tiene que ver con los portugueses, que la utilizaban cuando se encontraban en otro país que no era el suyo y echaban de menos su casa y a sus seres queridos.

Una palabra más «española» sería «morriña» para definir lo mismo.

Esperanza

La esperanza es una actitud, un sentimiento que te hace no perder la fe en que va a ocurrir algo que se está buscando. O bien en confiar en una persona (o acción) para que esta tenga el efecto deseado.

Mondo

Es una palabra poco conocida, sin embargo, sí que se utiliza en español. Ahora bien, su significado realmente es el de «limpio o libre de cosas que no son necesarias». El problema es que muchos jóvenes la utilizan de otra forma, con la expresión «me mondo», que vendría a significar algo así como reírse abiertamente de algo.

Ademán

Es el intento, bien a través de un movimiento, o de una parte del cuerpo, de querer hacer algo. Pero sin llegar a hacerlo de verdad.

Bonhomía

Según la RAE, es la afabilidad, sencillez, bondad y honradez, ya sea en el carácter y/o en el comportamiento. A pesar de que no es una palabra 100% española, porque proviene del francés, sí que se utiliza en España.

Nefelibata

Originaria del griego, es una palabra que define a una persona soñadora pero que se da cuenta de la realidad.

Ataraxia

Esta palabra significa imperturbabilidad, serenidad. Viene recogida en la RAE y proviene del griego.

Tiquis miquis

Una persona tiquis miquis, es una persona que tiene reparos a hacer algo, pero que estos son nimios, y que no tienen una razón de ser en realidad.

Ósculo

¿Te han dado alguna vez un ósculo? Seguro que sí, porque viene a significar un beso de afecto o de respeto. De hecho, antiguamente esta palabra era muy utilizada, y viene del latín, osculum.

Trapisonda

Trapisonda tiene varios significados que deberías conocido. Por un lado, es muy parecida a lo que sería un «embrollo». Se trata de una riña con voces o acciones (típicas peleas a vocinazos). Pero también tiene un significado más bonito. Y es que, relacionado con el mar, es como se le llama a ese momento en que las olas pequeñas se cruzan en varios sentidos y producen un sonido que se oye en la distancia.

Acmé

Acme lo conocemos por una cocina marca que sale en dibujos animados. Pero acmé, del griego, está reconocida por la RAE y viene a significar el periodo de más intensidad de una enfermedad, o el momento culminante de una persona.

Jipiar

Jipiar viene a significar hipar, gemir, gimotear; es decir, hablamos de la acción de esos verbos. Pero también puede significar cantar con una voz parecida a un gemido.

Uebos

Cuántas veces te habrán dicho que «huevos», va con h y con v. Y cuántas veces te la habrán marcado sin saber siquiera que existe una palabra, que proviene del latín, y que se escribe sin h y con b. Pues sí, uebos existe. El problema es que no significa lo mismo que la anterior, sino que es para referirse a una necesidad.

Agibílibus

Esta palabra tan extraña en realidad significa tener ingenio, habilidad y picardía para la vida. Es decir, una persona que sabe desenvolverse a lo largo de la vida de una manera exitosa.

El origen del español

El español proviene del latín

El español está compuesto por miles de palabras. Concretamente, en la RAE se reconocen más de 93.000 palabras (año 2017), y cada año se incluyen nuevas palabras (aunque también desaparecen otras tantas).

Muy pocos conocen realmente el origen del español, o castellano, así como de las palabras que lo conforman. Pero eso vamos a solucionarlo fácilmente.

Y es que el español sabemos que proviene del latín, como ocurre con el portugués, el catalán, el gallego, el francés, el italiano o el retrromano. Como sabrás, Roma conquistó la mayor parte de la Península Ibérica y, cuando este imperio cayó, aunque el latín fue perdiéndose, en realidad lo que pasó es que se transformó en un idioma nuevo, el llamado «romance castellano», que se expandió desde el Reino de Castilla hasta toda la península en la edad Media.

Realmente, es de ahí de donde surge el español, de un latín más vulgar, ese que se iba perdiendo conforme el imperio romano desaparecía de las tierras españolas. Sin embargo, no era realmente «latín», porque también aceptaba vocablos de otros idiomas, principalmente del griego, el germánico o el celta.

Realmente el idioma español empezó en el año 1200 y se le debe al rey Alfonso X, quien bajo su orden empezaron a escribir obras en castellano, además de a traducir otras tantas a ese español, ayudando así a que el castellano fuera el idioma «oficial» de España.

La verdad es que, si echamos la vista atrás, muchas palabras del español antiguo se han ido perdiendo por desuso, otras tantas nos resultan raras, y a veces utilizamos palabras que tienen un significado completamente contrario a lo que queremos decir. Lo que nos da una idea de lo complejo que es el español.

¿Cuál de todas estas palabras es tu preferida? ¿Tienes otra que no esté en esta lista y que te guste mucho más?


4 comentarios, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   Marga dijo

    ¡Hola! Preciosas palabras sin duda. Solo una puntualización: inmarcesible (mi favorita) significa que no puede marchitarse. Un saludo y gracias por la entrada.

  2.   Jairo Rodríguez dijo

    Saludos, muy agradecido por el artículo. Valioso, aunque repetitivo en la web (al menos la primera parte, las 10 palabras más bonitas).

    Participo con este comentario, por una razón particular, soy lingüista y tengo la obligación profesional de aportar algo a los demás en cuanto a mi área se refiere. Pues bien, estimada Carmen, muy respetuosamente sugiero, se haga una anotación en su publicación, por un término en especial, se trata de la palabra «limerencia», la cual no existe aval alguno sobre su existencia en el idioma español, por el contrario solo hay publicaciones en la web, donde se han hecho malas traducciones del idioma inglés y en las cuales se contempla la palabra origen que es «limerence» y que solo se ha citado en en temas de psicología y nada más, tal que ni el Diccionario de la Lengua Española, ni el Diccionario de Americanismos la incluyen; esto significa que no forma parte del idioma español bajo ninguna circunstancia lingüística, pero sí está siendo citada desmedidamente por muchas páginas web con el artículo que usted publicó.

    En conclusión, el término «limerencia», no forma parte del idioma español, porque no ha sido acuñado por ningún profesional en lingüística, ni mucho menos ha sido agregado al DLE. Es nada más una palabra traducida indiscretamente por algún usuario en la web (incluyendo el autor de un artículo en Wikipedia).

    Pido pues, no se considere mi comentario como un reclamo o un acto de arrogancia, sino como una sugerencia de alguien que vive del idioma.

    1.    Ricardo Medina dijo

      Excelente acotación.Saludos cordiales.

  3.   Luis Duque dijo

    Además del excelente y respetuoso comentario de Jairo Rodríguez, es casi un deber acotar que otra de las palabras destacadas en el artículo, como lo es Resilencia, no es tal, sino que se escribe Resiliencia…