“Yo siempre regreso a los pezones y al punto siete del Tractatus”

Portada de la obra "Yo siempre regreso a los pezones y al punto siete del Tractatus"

“Sobre lo que no podemos hablar es mejor guardar silencio”. Ese es el punto siete del Tractatus de Ludwig Wittgenstein al que siempre vuelve, además de a los pezones, Agustín Fernández Mallo en la obra poética en la que ahora ahondamos, siguiendo así con el monográfico dedicado al genial escritor gallego en esta web a lo largo de los últimos días.

Se trata de poesía en prosa, lo que sumado a su hilo conductor y a cierto carácter narrativo acerca el título al género de la novela, aunque no deja de ser una obra prominentemente lírica.

Regada con cubatas de gin aquí y allí, (entran ganas de beberse uno a medida que vas sorprendiéndote con las páginas de esta peculiar obra), las diferentes instantáneas que se nos presentan constituyen fragmentos de sentimientos y de recuerdos de un hombre al que su chica (al final de la obra descubrimos quizás porqué) ha abandonado. Así expresa su sentir actual y rememora algunos de los momentos que pasaron juntos, mientras que el monigote colgado en la puerta del w.c intercala breves reflexiones y consejos para con el abatido hombre, muchos de los cuales son verdaderamente sorprentedentes.

Por todo ello la crítica ha sido tan benévola con esta obra que sin duda es un pleno acierto poético de nuestro querido Agustín Fernández Mallo.

Más información – Biografía de Agustín Fernández Mallo

Foto – Alfaguara


2 comentarios

  1.   Artaraz dijo

    Interesante libro de reflexión en voz alta, el monigote anuncia la muerte del poeta, del hombre abatido por las circunstancias, de un mundo que comprende pero no acaba de compartirle, todas estas cosas me sugirió su lectura, genial e inconfundible Mallo.

  2.   Diego Calatayud dijo

    Gracias por tu acertado comentario amigo Artaraz. Esperamos verte a menudo por aquí dejando tu impresión sobre nuestros artículos o sobre los libros de los que hablamos en ellos. Un saludo! 🙂

Escribe un comentario