Whedon y Cassaday reinventan a los X-Men

Astonishing X-Men

Astonishing X-Men se ha convertido en serie de culto con todas las de la ley. La espectacular versión de los hombres X que hace el tándem formado por Josh Whedon al guión y John Cassaday a los lápices (y tintas porque no deja que nadie entinte sus maravillosas páginas), regresó después de unos meses de espera que a más de uno (que coño, a una legión entera) le ha puesto los dientes largos.Hay que recordar que publicó los doce primeros números donde Whedon arrancaba la trama con uno de sus personajes favoritos, Kitty Pride regresando a la mansión, esta vez en calidad de profesora de los nuevos alumnos. Con el regreso se reencuentra con los viejos compañeros y una invitada poco agradable (no de ver claro esta): Emma Frost.La atractiva rubia, antiguo (¿seguro?) miembro del Club Fuego Infernal es ahora un miembro de los Hombres X, además de estar enrollada con el soseras de Scott Summers (no sé como se las apaña para acabar siempre con las macizas)

La trama arranca con un secuestro de varios rehenes en una fiesta de postín, por parte de un grupo liderado por un álien y el anuncio, por parte de una genetista llamada Kabita Rao (que por supuesto conoce a Hank McCoy), de que ha hallado la cura para el llamado gen mutante, como si de un catarro se tratara.

A partir de aquí­ es mejor que el que quiera leer un cómic con letras mayúsculas, y no un panfleto lleno de ilustraciones de modelos poniendo poses hasta para levantar una copa de vino, adquiera los once primeros números antes de empezar a leer la segunda tanda, de la que ya se han publicado los dos primeros números. Y este mes yo estoy esperando con ansia desmedida (después de como acabo el segundo número no es para menos) la publicación del número tres (sería el quince contando la primera tirada), al que corresponde la preciosa y elegante portada del maestro Cassaday que hay un poco más arriba.


Escribe un comentario