Una bandera en palabras.

libros decada 50

Esta novela de Juan Rulfo se considera el Quijote de México y aunque no es precisamente fácil de digerir hay que valorar la exclusividad de estilo con el que Rulfo vistió su obra más famosa: Pedro Paramo.

Un joven en busca de su padre y que sin apenas conocer lo que le espera acompaña al lector en un viaje impredecible como si se tratara del destierro de los elefantes, la mezcla del valor por la vida en la muerte que ronda y la hipérboles que te llevan en un ejercicio de casi sobresfuerzo mental para no “perder el hilo” y poder compreder lo que está sucediendo.

En el prólogo de Anagrama destacan las hermosas palabras que el escritor Carlos Fuentes hace a modo de introducción:

” Pedro Páramo….se presenta ritualmente con un elemento clásico del mito: la búsqueda del padre. Juan Preciado, el hijo de Pedro Páramo, llega a Comala: como Telémaco, busca a Ulises.Un arriero llamado Abundio lo conduce. Es Caronte y el Estigio que ambos cruzan es un río de polvo. Abundio se revela como hijo de Pedro Páramo y abandona a Juan Preciado en la boca del infierno de Comala. Juan Preciado asume el mito de Orfeo: va a contar y va a cantar mientras desciende al infierno, pero a condición de no mirar hacia atrás.Lo guía la voz de su madre, Doloritas…..

Y yo me pregunto: qué mejor explicación para tan delicada como enrevesada obra


Escribe un comentario