Un empleado de la Biblioteca de Valencia intentó sustraer El Quijote

donquijote.jpgUn empleado de la Biblioteca de Valencia ha intentado sustraer la segunda parte de El Quijote. La Consejería de Cultura le ha abierto un expediente grave, ya que se trata de un ejemplar datado a finales del siglo XIX, en concreto en 1883, con un valor cuantioso.

Los hechos ocurrieron el pasado mes de marzo, cuando un empleado de la Biblioteca Valenciana -vinculado a la institución con un contrato laboral temporal- fue descubierto cuando intentaba sacar de las instalaciones del Monasterio de San Miguel de los Reyes un ejemplar del Quijote. Ahora son muchas las preguntas que nos podemos formular: ¿y si lo hubiera robado? ¿cuánta seguridad existe en estos recintos? ¿se puede permitir que un trabajador con contato laboral temporal goce de tanta responsabilidad ante obra de tanto rango?

Se trata del primer incidente de estas características del que se tiene constancia e, incluso, la actual directora general del Libro, Silvia Caballer, se ha puesto en contacto con su predecesor en el cargo, Vicente Navarro de Luján, quien también le ha informado que durante su gestión no se registró ningún hecho de este tipo.

La Consejería ha nombrado de inmediato al instructor que lleva el expediente y ha informado al comité de empresa para que se pronuncie sobre la suspensión cautelar de empleo y sueldo que está previsto imponer al trabajador. También cabe destacar que trabajadores de la Biblioteca Valencia dieron la voz de alarma sobre la actitud sospechosa de su compañero de trabajo.

En la Biblioteca de Valencia podemos encontrar infinitas joyas literarias. Entre las piezas más valiosas que se custodian en el Monasterio, figuran una colección de 2.562 manuscritos, 6.250 impresos de los siglos XV a XVIII y más de 30.000 dibujos originales. Además de una valiosa colección de ediciones facsímiles, el Departamento del Exilio Republicano Valenciano con las bibliotecas de Guillermina Medrano y Rafael Supervía, y de Vicente Llorens, los archivos personales de Manuel Sanchis Guarner y Nicolau Primitiu, junto con la copia microfilmada del archivo de Joan Fuster, que sólo pueden ser consultados con las cautelas establecidas y en el marco de la Ley de Patrimonio Cultural Valenciano.


Categorías

Noticias

kafkowski

Mi nombre es Kafkowski (debido a una mezcla de los nombres de mis dos escritores favoritos: Kafka y Bukowski). Tengo más de dos... Ver perfil ›

Escribe un comentario